España

La resolución sobre el cese de Pérez de los Cobos pone a Marlaska en la picota

La Audiencia Nacional decide si el despido del coronel de la Guardia Civil por no informar al ministro sobre la investigación del 8-M que estaba en curso, como prohibió la instructora, fue ilegal y debe ser readmitido según se dictó en una primera sentencia

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. EUROPA PRESS

Arranca una semana decisiva para el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Este martes, la Audiencia Nacional decide si el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos fue cesado de manera ilegal por negarse a aportar a sus superiores información sobre la investigación de la manifestación del 8-M de 2020 en Madrid que afectaba al dirigente socialista José Manuel Franco, delegado del Gobierno en la capital española.

La instructora de la causa -en la que de manera indirecta también se abordaba en qué momento tuvo conocimiento el Ejecutivo de las consecuencias de la pandemia y si debió o no permitir manifestaciones masivas- prohibió al coronel revelar información sobre ésta a sus superiores en el Ministerio del Interior. De ahí que el titular del Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 8, Celestino Salgado, diera la razón a De los Cobos el pasado 31 de marzo frente a Marlaska por su cese.

El magistrado consideró que el motivo de su destitución (no informar del curso de la investigación como le pidieron) no fue legal y que el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid obró correctamente puesto que, de haber trasladado la información requerida, «podría haber sido constitutivo de un ilícito penal». En su sentencia, obligó a Interior a restituirle. La Abogacía del Estado, en representación del departamento de Marlaska, recurrió la decisión. Este martes, los magistrados de la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional abordarán el recurso.

La peor crisis del ministro

El asunto Pérez de los Cobos es la piedra en el zapato de Grande-Marlaska. Según trasladan fuentes próximas al ministro, en caso de confirmarse el revés judicial éste podría provocar su salida del Gobierno.

El titular de Interior se ha mantenido en el puesto a pesar de haber sido el responsable de algunas de las decisiones más polémicas del Gobierno de Pedro Sánchez y las más criticadas por la oposición. Recientemente, una jueza de Ceuta paralizó las devoluciones de 55 menores a Marruecos que su equipo autorizó sin respetar la legalidad, sin analizar individualizadamente los casos de los jóvenes como está previsto en la Ley de Extranjería. El propio presidente del Gobierno tuvo que reunirse con el presidente de Ceuta para abordar la crisis provocada por tal decisión y asegurar que las devoluciones se harán «respetando la ley». Previamente, el Ministerio del Interior también respaldó la entrada de policías nacionales en un domicilio de Madrid utilizando un ariete para disolver una reunión social no permitida en el estado de alarma decretado por el Gobierno para contener la expansión del Covid. Algunos de esos agentes están ahora investigados por la «patada en la puerta» justificada desde Interior. La semana pasada, sin ir más lejos, Marlaska también volvió al foco mediático y no quedó bien parado tras sus intervenciones sobre la investigación de una supuesta agresión homófoba a un joven en el centro de Madrid que acabó reconociendo que fue consentida. Después de ofrecer una rueda de prensa sobre los detalles de la agresión y afirmar que la investigación sería «compleja», el ministro acabó achacando la importancia que dio a los hechos a la «poca información» que le transmitió la Policía.

Marlaska ha capeado las sucesivas crisis de su cartera, pero la más grave, por el cese de Pérez De los Cobos, aún no ha terminado. El ministro dio hasta tres versiones distintas antes de que saliera a la luz el verdadero motivo de la destitución, que se produjo el domingo 24 de mayo, por teléfono, después de negarse el coronel a dar la información de la causa del 8-M que le fue requerida, como adelantó El Independiente.

La sentencia del juez Celestino Salgado sobre el cese del coronel fue un varapalo para el ministro

El coronel presentó un recurso de alzada en mayo ante el Ministerio del Interior. Puesto que Grande-Marlaska confirmó que prescindía de él, presentó un recurso por la vía de lo Contencioso-Administrativo ante la Audiencia Nacional que se resolvió con una sentencia que supuso un varapalo para el ministro.

«Pérdida de confianza»

Marlaska, a través de la directora de la Guardia Civil María Gámez, alegó razones de «pérdida de confianza» para cesar al coronel. Sin embargo, el magistrado Salgado vio claro que la razón verdadera fue que el alto cargo de la Guardia Civil se negó a dar una información sobre la que estaba obligado a guardar secreto.

«Lo que es indiscutible es que a pesar del deber legal de reserva y de la orden expresa de la Magistrada a la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ), se cesó al recurrente por no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento”, expuso en su sentencia recogiendo un escrito en el que se recogieron las razones del cese.

«No constando -añadió el magistrado- en modo alguno qué información se consideraba que debería haber comunicado el recurrente en su condición de Jefe de la Comandancia de Madrid, no podemos concluir más que el motivo de la decisión discrecional de cese era ilegal, en tanto que el cese estuvo motivado por cumplir con lo que la ley y el expreso mandato judicial ordenaban tanto a la UOPJ como a sus superiores, no informar del desarrollo de las investigaciones y actuaciones en curso; lo que, entre otras cosas, podría haber sido constitutivo de un ilícito penal».

El recurso de la Abogacía del Estado contra dicha sentencia se fundamenta en que Pérez de los Cobos era un «cargo de confianza», que su nombramiento era discrecional y por lo tanto el cese no tenía que estar justificado como si se tratara de otro miembro de la Benemérita, por lo que no puede haber un «control judicial» sobre tal puesto. Los magistrados estudiarán el recurso el martes y se espera que en los próximos días tomen una decisión al respecto que podría marcar el futuro de Grande-Marlaska en el Gobierno.

Te puede interesar

Comentar ()