España

La Policía niega la medalla a 'Gamo 32', el antidisturbios que murió por covid tras volver de un servicio

El agente, destinado en Málaga, enfermó tras participar en un operativo de dos semanas en Canarias ante la llegada de migrantes | El sindicato CEP califica de "injusticia imperdonable" la decisión e insta al Ministerio del Interior a reconsiderarla

El agente de la UIP fallecido en Málaga, Antonio Jesús Martín Lozano.

El agente de la UIP fallecido en Málaga, Antonio Jesús Martín Lozano.

«Cuando murió dijeron que ayudarían a la familia. Que tengan ahora valor y el director general, el DAO o quien corresponda llame a la viuda e hijos de Antonio y les digan que su marido y padre no se merecen ningún tipo de reconocimiento». Habla un agente de los antidisturbios de Málaga, que resume la indignación que siente la plantilla de la V Unidad de Intervención Policial (UIP) tras conocer que Gamo 32 no recibirá medalla a título póstumo.

Antonio Jesús Martín Lozano falleció por coronavirus el pasado 4 de enero, cinco días después de regresar a la base tras haber prestado servicio durante dos semanas en Las Palmas de Gran Canaria ante la llegada de pateras con migrantes irregulares. Una prueba PCR confirmó el contagio por covid-19 después de que el test de antígenos que se le realizó en la comisaría a los integrantes del contingente hubiera dado negativo previamente.

Su nombre no figura entre los beneficiarios que ingresarán en la orden al mérito policial este año con motivo del Día del Patrón de la Policía (los santos ángeles custodios, que se celebran el 2 de octubre. Que fuera a título póstumo no es impedimento alguno. En septiembre de 2017, el Ministerio del Interior impuso la medalla de oro a Blas Gámez Ortiz, un subinspector de 51 años asesinado en Valencia durante un servicio.

La concesión a Antonio Jesús Martín Lozano de una medalla fue una de las propuestas que había formulado la Confederación Española de Policía (CEP), sindicato al que estaba afiliado el funcionario fallecido. La petición no ha prosperado.

«Pese a que la Confederación Española de Policía ha venido reclamando un acto de reconocimiento y de justicia con este servidor público, no se le ha incluido en el listado de funcionarios propuestos para el ingreso en la orden al mérito policial de este año, evitando así que obtuviera la recompensa profesional, aunque fuese póstuma, tras haber perdido la vida en un servicio, el de la recepción de pateras en Canarias, que comportaba un altísimo potencial de contagio por covid-19 debido a las condiciones sanitarias en las que los inmigrantes llegaban a nuestras costas», ha denunciado el sindicato en un comunicado.

El sindicato al que estaba afiliado el agente fallecido dice que Interior comete una «injusticia imperdonable»

La CEP califica de «injusticia» y «falta de respeto» imperdonables que no se haya otorgado la distinción a este agente, lo que -en su opinión- «demuestra muy poca humanidad y nula empatía con el sacrificio que asumieron los efectivos» de esta unidad de intervención policial durante la pandemia. «Corriendo un riesgo indudable, sin haber sido vacunados frente a la covid-19 y debiendo además velar por la salud de sus familias, siguieron prestando servicio allí donde se les necesitaba, allí donde podían ayudar y atender a los más débiles y, sin embargo, allí donde más se jugaban por tener que interactuar con inmigrantes que llegaban a nuestras costas en malas condiciones sanitarias y, en no pocas ocasiones, contagiados por el coronavirus», agrega.

Fuentes de esta organización han dicho que éste es el «único» caso de fallecimiento por coronavirus en el Cuerpo en el que un agente se ha contagiado en una comisión de servicio a la que no podía renunciar. «Fue a Canarias porque tenía la obligación de ir, se contagió allí y a los cuatro días murió. Los hechos son incontrovertibles», declara a este diario un compañero de Gamo 32.

La CEP ha pedido al Ministerio del Interior y a la Dirección General de la Policía que reconsideren esta decisión y se reconozca a Antonio Jesús Martín Lozano, al que ha descrito como un funcionario «ejemplar y abnegado». Se trataría de «un último gesto de respeto a la memoria de un agente que merece ese homenaje y que estaba, cuando más se le necesitaba, allí donde los que ahora se niegan a recompensar su valor jamás estuvieron ni estarán», apostillan.

Te puede interesar

Comentar ()