España EL NACIMIENTO DE UN NUEVO RIVAL

La rebelión política de la España Vaciada: "Aspiramos a grupo propio en el Congreso"

Decenas de plataformas provinciales y regionales acuerdan la creación de "una herramienta política" para competir en las elecciones generales y autonómicas

Manifestación de la plataforma Soria Ya frente al Congreso de los Diputados E.I.

De las calles del mundo rural a las bancadas del Congreso de los Diputados. A punto de cumplirse dos años de la irrupción de Teruel Existe en el Hemiciclo, plataformas similares desperdigadas por todo el territorio nacional apuestan por imitar el modelo y se preparan ya para abrirse camino por la escena política. Un órdago al bipartidismo clásico, al que acusan de haberles olvidado, que aspira a lograr grupo propio en la Cámara Baja y condicionar las políticas del próximo Gobierno. «La España Vaciada» se hace mayor.

“El objetivo es conseguir grupo parlamentario propio y poder estar en el fondo donde se toman las decisiones e influir sobre las mismas para hacer el camino hacia el reequilibrio territorial de este país”, reconoce a El Independiente Tomás Guitarte, el diputado de Teruel Existe que en los comicios de noviembre de 2019 inauguró la ruta. Un itinerario que ahora en una asamblea celebrada en el monasterio de San Miguel de la Victoria de Priego (Cuenca) ha sumado a los más de 160 colectivos de treinta provincias y doce comunidades autónomas que integran “La España Vaciada”.

Teruel Existe como detonante

La apuesta por emular a Teruel Existe no será, en ningún caso, automática. Cada plataforma provincial deberá decidir si ejecuta un paso en calidad de agrupación de electores y bajo unas siglas unitarias a nivel federal, probablemente “La España Vaciada”. “Para nosotros es fundamental conservar el movimiento ciudadano. Lo que se ha decidido es que vamos a crear una herramienta con la que participaremos en los procesos electorales. Cada plataforma acordará cómo participar en ellos”, precisa a este diario Antonio Saz, portavoz de «La España Vaciada». “Se encuentra en fase embrionaria pero estamos ya trabajando en su construcción”, confiesa.

Participantes en la III asamblea de La España Vaciada en Priego (Cuenca) E.I.

“Dar este paso es algo que venía ya dado. En nuestro caso, son ya veintiún años reivindicando y viendo que no se consigue nada y que todo va a peor. Al final es lo que tenía que pasar”, admite Toño Palomar, portavoz de Soria Ya, una de las plataformas más veteranas que ha denunciado sistemáticamente el despoblamiento de la España rural, la falta de inversiones públicas y los agujeros negros del acceso a internet, las conexiones por carretera y ferrocarril o los servicios públicos. “Los antiguos responsables del grupo ya nos decían que presentarse a las elecciones era la única manera de intentar cambiar esto. Quien no está en el Congreso no existe y la labor de Teruel Existe nos está animando a los demás colectivos a dar el paso”, desliza tras reconocer que su grupo se halla estudiando todavía las opciones de la vía política.

Presentarse a las elecciones es la única manera de intentar cambiar esto. Quien no está en el Congreso no existe y la labor de Teruel Existe nos está animando a los demás colectivos a dar el paso

Toño Palomar, portavoz de Soria Ya

Todas las plataformas que barruntan su intento de alcanzar la Carrera de San Jerónimo rubricarían en estos momentos un desenlace tan feliz como el que Teruel Existe vivió en el otoño de 2019. Los 19.696 votos que cosechó entonces le sirvieron para convertirse en la primera fuerza de Teruel, por delante del PSOE y el PP, que se repartieron los otros dos diputados en liza. Fue la primera vez que un movimiento social bajo la fórmula de una agrupación de electores accedía al Hemiciclo. Su llegada supuso la salida de Ciudadanos, que siete meses antes había logrado un escaño que resultó fugaz.

La aventura podría recomponer el mapa político de España. A falta de que se concreten las plataformas que finalmente abrazan la conversión, serían un nuevo y serio contrincante en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura o la provincia de Jaén. En la mayoría de los territorios, donde hay entre dos y cinco diputados en liza, la pugna había sido hasta ahora entre los dos grandes partidos nacionales. Y los escaños se han asignado históricamente por márgenes estrechos, de cientos de sufragios. En un panorama marcado por el reagrupamiento de la derecha en torno a los populares y la caída electoral de Podemos frente a la consolidación socialista, los amenazados residen en Génova 13 y Ferraz 70, representantes del regreso a cierto bipartidismo.

Amenaza al bipartidismo

“En nuestras provincias siempre ha dominado el bipartidismo. Sería una opción que lo rompería, sobre todo teniendo en cuenta que hacemos un esfuerzo real por ser transversales y que, como se hace en el mundo empresarial, vamos a trabajar por objetivos y proyectos más que en la defensa de unas siglas o una ideología concreta”, recalca Guitarte. “Los perjudicados, si es que hay que hablar de perjudicados, serían los partidos mayoritarios. No creo que sean los otros porque realmente no han sido todavía ninguna alternativa”, señala Guitarte.

El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, saluda a la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, durante la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno en 2020 EFE

El propósito es irrumpir en el Congreso por la puerta grande, con un grupo propio al que, según el reglamento, se puede acceder con al menos 15 diputados. En caso de no alcanzar ese mínimo, es posible constituirse a partir de 5 diputados, siempre que la candidatura haya obtenido un 15 por ciento de los votos en todas las circunscripciones en las que se presentó o un 5 por ciento de los votos en el conjunto del Estado.

La fórmula de comparecencia electoral tampoco se ha concretado aún así como la participación en comicios autonómicos o generales. “Se baraja combinar el arraigo local como tenemos nosotros con un proyecto global que sería el de La España Vaciada. Las siglas podrían ser perfectamente ‘Teruel Existe-La España Vaciada’ o ‘Soria Ya-La España Vaciada’. Que sea vea también que responde a un proyecto global de país, que es lo que realmente nos une a todos porque el origen de los problemas de todos estos territorios es casi siempre el mismo y eso hay que cambiarlo a nivel de todo el país”, replica Guitarte.

Unidos por el desamparo

Una de las pocas certezas actuales es que no se buscarán coaliciones con partidos preexistentes con los que se puede compartir ideario o análisis de los desafíos. Desde tierras castellanas descartan, por ejemplo, cualquier pacto con formaciones regionalistas como la Unión del Pueblo Leonés. “En principio, no. Lo que queremos es diferenciar claramente lo que es una propuesta de carácter civil y, en ningún caso, participaremos en una coalición con un partido político ya constituido. Son momentos difíciles en los que la sociedad empieza a entender que hay un cambio y que no siempre la política tienen que hacerla los partidos políticos”, responde a este diario Sergio Díez, representante de León ruge.

Son momentos difíciles en los que la sociedad empieza a entender que hay un cambio y que no siempre la política tienen que hacerla los partidos políticos

SERGIO DÍEZ, REPRESENTANTE DE LEÓN RUGE

En el caso leonés, el proyecto de establecerse en herramienta política implica a hasta tres plataformas, un desafío añadido al de hacerse un hueco en la vida política. “Hemos tenido los primeros contactos y debemos seguir hablando y reuniéndonos con otras plataformas para ver si existe esa ilusión. Está claro que León es una de esas provincias donde se dan las condiciones para que esto pueda seguir hacia adelante”, comenta Díez. Las plataformas provinciales consultadas por este diario aseguran no tener ni siquiera encuestas que apoyen sus aspiraciones ni constaten que existe un caladero de votos suficiente en todo el espectro ideológico, a izquierda y derecha.

A la futura incursión política de «La España Vaciada» les une una misma experiencia de abandono. Son grupos que surgieron hace décadas o años para reivindicar en la calle la lenta agonía de sus territorios. Su “tour de force” se fraguó el 31 de marzo de 2019, cuando una multitudinaria manifestación en Madrid alzó la voz de esos cuatros millones y medio de ciudadanos que residen en el 70 por ciento del territorio español. Su lema desde entonces es “Ser pocos no resta derechos”, un grito a favor de la vertebración del país. La pandemia del coronavirus lo sacó del primer plano pero, con la crisis sanitaria en evidente retroceso, ha regresado a escena.

Protesta de la plataforma Soria Ya en Soria E.I.

“Solo hay dos modelos de desarrollo, el que planteamos nosotros y el que se está configurando por la vía de los hechos, el actual. Planteamos una alternativa de modelo al desarrollo del país. Somos precisamente lo más alejado a cualquier opción cantonalista o localista. El verdadero centralismo lo están produciendo las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, que se constituyen casi como ciudades-estado donde se despreocupan de lo que sucede a su alrededor”, opina Guitarte.

Un modelo unitario

En su breve andadura, Teruel Existe se ha ganado una abultada lista de enemigos. A principios de 2020 a Guitarte se le asignó protección tras haber recibido amenazas en más de 9.000 correos con su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez como detonante. “Decidimos quitarle importancia porque precisamente no creemos que sea en modo alguno conveniente conducir a la sociedad española a ese nivel de crispación”, indica el diputado de Teruel Existe. En los límites de la confrontación política, desde filas rivales se ha censurado su irrupción. Hay quien critica los peligros de convertir el Congreso en una cámara territorial frente a un Senado que debiera serlo y arrastra una incapacidad histórica de cumplir esa función.

Somos lo más alejado a cualquier opción cantonalista o localista. El verdadero centralismo lo están produciendo Madrid o Barcelona, que se constituyen casi como ciudades-estado

Tomás Guitarte, diputado de Teruel Existe

Socialistas como Ignacio Urquizu, alcalde de Alcañiz (Teruel), alertan de que la propagación de la fórmula turolense aboca al país al desgobierno. “Me parece problemático, por decirlo de forma suave. Al final la política consiste en tener un modelo de sociedad que reúna el conjunto de intereses socioeconómicos y territoriales de todo tipo. Esto de ir cada uno a lo suyo, que puede funcionar en algunos sitios y puede resultar atractivo, no es mi modelo y menos ir de forma victimista”, alega en conversación con este diario.

Una acusación que desde «La España Vaciada» y su génesis, Teruel Existe, rechazan. “Es una percepción absolutamente errónea y absurda. No sólo no se dificulta la gobernabilidad del país sino que probablemente estemos defendiendo el único modelo que defiende la Constitución. Que alguien reivindique el reequilibrio territorial. Esto no son ya movimientos aislados sino la defensa de un modelo de desarrollo equilibrado para todos que también tiene una solución para las grandes ciudades. El futuro y la calidad de vida en los núcleos urbanos no es seguir creciendo de manera desordenada y sin limite”, arguye Guitarte.

El diputado que aspira a acabar con su soledad en el Hemiciclo ilustra su voluntad con las acciones que ha protagonizado estos dos últimos años y ve aún remoto cualquier opción de condicionar las políticas participando en un Gobierno. “Esa es una hipótesis que da hasta vértigo pensarla y que no considero próxima. Lo que sí queremos es condicionar las políticas más que estar o no en el Gobierno. Para nosotros con que cambien las políticas, sería suficiente. Lo otro es hacer castillos en el aire”, murmura. «España es un gran trasatlántico. Hemos sido capaces de comenzar a girar el timón pero ahora hay que vencer las inercias del barco». 

Te puede interesar

Comentar ()