50 puntos porcentuales separan el apoyo a la independencia entre los catalanes divididos por lengua materna. Una distancia que se amplía hasta casi los 70 puntos si se añade el factor de los medios de comunicación en los que se informan. Así lo constata un estudio de Sociedad Civil Catalana (SCC), según el cual en el segmento de población con el castellano como lengua materna que no se informa en TV3 y Catalunya Ràdio, -que representa el 42,6% del censo- el apoyo a la independencia es minoritario, del 16%.

Por contra, el segmento de los que tienen el catalán como lengua materna y se informan en los medios de la Generalitat el apoyo a la independencia es del 85,8%. El apoyo a la independencia es mayoritario también, aunque no de modo tan apabullante, entre los que se declaran de lengua materna catalana y se informan en medios de ámbito estatal.

Si se atiende solo a la cuestión de la lengua, al margen del consumo de medios de comunicación, el apoyo a la independencia entre quienes tienen el catalán como lengua materna se mueve entre el 75% y el 80%, con el punto álgido de esta tendencia el 1-O. Entre los castellano hablantes, mayoritarios en el conjunto de la población, el apoyo pasa del 20% en 2015 a rozar el 30% en 2019.

Independentismo y TV3

«Hemos mostrado una fuerte asociación entre el apoyo a la secesión y el seguimiento selectivo de los medios de la Generalitat» y esta asociación «permanece incluso cuando controlamos el factor lengua» señalan las conclusiones del estudio. La asociación tan alta entre secesionismo, seguimiento de TV3 y Catalunya Ràdio y lengua familiar, «apuntan sospechas de recursos autonómicos empleados en una política que es divisoria entre catalanes» añaden.

Desde SCC señalan además que este proceso ha «erosionado peligrosamente el segmento con sentimiento nacional dual, esencial para la cohesión social». El crecimiento en este grupo del «sentimiento extremo, solo catalán, es uno de los resultados más tangibles y preocupantes del procés«, concluyen. Es un cambio, insisten, que afecta principalmente a la parte de la ciudadanía que tiene el catalán como lengua materna.

Por contra, en el grupo de ciudadanos catalanes con el español como lengua materna «se constatan cambios mínimos en su sentimientos de pertenencia». Dicho grupo, que es mayoritario en Cataluña (57%) «emerge como inmune al paso del procés «con excepción de los que siguen las noticias en TV3 o Catalunya Ràdio«.

Sentimiento de pertenencia

El estudio constata además «grandes diferencias en el sentimiento de pertenencia» entre las dos comunidades lingüísticas, que se reproducen en «grandes diferencias» en el apoyo a la secesión. Y añade que «los cambios más destacables se producen en el grupo lingüístico cuya lengua materna es el catalán».

En otras palabras, en el segmento de población que tiene como lengua materna el catalán se produce una brusca caída del grupo que declara sentirse tan catalán como español, mientras suben quienes afirman sentirse solo catalanes, hasta superar el 50%. Estos representaban el 30% en 2006, cuando se aprueba el Estatut, y el cambio de tendencia se dispara a partir de 2012, cuando se produce el cambio en CiU, que abraza el discurso independentista.

En 2014, coincidiendo con la consulta del 9N, alcanza su máxima cota, en torno al 55%, para perder cinco puntos a partir del referéndum ilegal del 1 de octubre. Por contra, baja la identificación binaria, tanto si se siente tan catalán como español, como la que otorga una cierta preferencia a la pertenencia catalana. Esta última, que era mayoritaria en este segmento en 2006, cae diez puntos después de tres lustro de procés.

Entre el segmento que tiene el castellano como lengua materna, por contra, no se producen cambios bruscos en el sentimiento de pertenencia.

Medios y pertenencia

La incidencia de los medios públicos catalanes incide también de forma determinante en este ámbito. Así, no hay cambios sustanciales en cuanto al sentimiento de pertenencia en los que no ven TV3, mientras el grupo lingüístico de castellano como lengua materna que sigue los medios de la Generalitat registra cambios sustanciales.

Aunque el mayor incremento (22%) en el porcentaje de personas que cambian su sentimiento de pertenencia a solo catalán se produce entre los que tiene el catalán como lenga materna y siguen los medios de la CCMA. El estudio concluye que, «con independencia de la lengua materna, no hay cambios apreciables» en el segmento que sigue la actualidad política en medios de comunicación de ámbito estatal.