España

Navarra cede ante Bildu en euskera, salud y educación sin desvelar si hay "compromisos políticos"

El Ejecutivo de María Chivite cierra, a falta de pequeños flecos, el acuerdo con la izquierda abertzale que, por tercera vez, facilitará los presupuestos de la Comunidad Foral.

María Chivite junto a la consejera de Hacienda, Elma Saiz, y la portavoz parlamentaria de Bildu, Bakartxo Ruiz.

María Chivite junto a la consejera de Hacienda, Elma Saiz, y la portavoz parlamentaria de Bildu, Bakartxo Ruiz. EH Bildu Nafarroa (twitter)

Por el momento ambas partes prefieren guardar silencio. La negociación entre el Gobierno de María Chivite y EH Bildu para la aprobación de los presupuestos ha alcanzado ya la fase de preacuerdo a falta de cerrar algunos aspectos, como los relativos a cuestiones fiscales que faciliten darlo por seguro. Por el momento ambas partes se muestran optimistas de que la coalición de la izquierda abertzale respalde por tercera vez las cuentas del Ejecutivo foral. Hasta el momento el Gobierno sólo ha revelado que las cesiones en la negociación con EH Bildu corresponden a aspectos del ámbito del euskera, la educación, la sanidad y las políticas sociales. Preguntado por si en la negociación también se han incluido «compromisos políticos» han preferido no pronunciarse.

El Gobierno foral ha defendido la negociación con Bildu, que ha desvinculado del proceso de presupuestario en marcha a nivel nacional, por ser la única formación de la oposición que ha estado dispuesto a ello. El portavoz del Ejecutivo, Javier Remírez, ha acusado a Navarra Suma, -la coalición que lidera la oposición-, de haberse «autoexcluido» y haber dado «la espantada» al rechazar si quiera reunirse para negociar las cuentas. La coalición había instado a Chivite a desvincularse de EH Bildu, en especial tras las manifestaciones en apoyo a los presos de ETA hechas por Arnaldo Otegi la semana pasada, para explorar un acuerdo de las cuentas con NA+: «Navarra suma está en un proceso de autoexclusión», ha asegurado Remírez.

La consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, ha apuntado que será más adelante, una vez se pueda alcanzar el acuerdo cuando se detalle «con rigor y transparencia» todos los aspectos consensuados. De igual manera, la portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz remite al final del proceso para conocer todos los extremos «que se harán públicos con luz y taquígrafos».

A la espera de Tráfico e IMV

El Gobierno ha evitado cuantificar el importe del total de cesiones presupuestarias que se ha accedido a hacer a Bildu. Sí ha detallado que los compromisos adquiridos corresponden a modificaciones en «políticas de igualdad, Educación, Salud, guarderías de 0 a 3 años o el impulso a la enseñanza del euskera de adultos». Saiz ha asegurado que con el consenso alcanzado con la izquierda abertzale se «refuerzan» aspectos y puntos que el propio Gobierno ya dotaba de relevancia en el proyecto presupuestario.

El proyecto de cuentas para 2022 cuenta con 5.273 millones de euros, un 8,2% más que el año pasado, del que algo más de la mitad se destina a gasto de carácter social. Las áreas de Salud, Educación y políticas sociales representan el 54% de las partidas previstas. A partir del 8 de noviembre próximo el proyecto será remitido para su aprobación en la cámara gras al respaldo de todos los grupos excepto de la coalición NA+ integrada por UPN y Cs.

En las cuentas no se han incluido partidas referidas a dos competencias que Navarra confía en poder recibir próximamente. Se trata del Ingreso Mínimo Vital (IMV) y la transferencia de la competencia de tráfico. Remírez ha señalado que la ley permite que las cuentas de 2022 puedan ser modificadas en el momento en el que ese tipo de traspasos se hagan efectivos.

Comentar ()