El exdiputado canario de Unidas Podemos Alberto Rodríguez, que perdió su escaño este octubre tras condenarle el Tribunal Supremo por pegarle una patada a un policía en 2014 culpa al PSOE de la retirada de su acta de diputado.

La presidenta del Parlamento, Meritxell Batet, fue quien comunicó al diputado que le sería retirada su acta en aplicación de la sentencia de la Sala Segunda que le condenó a un mes y quince día de prisión (sustituidos por una multa de 540 euros) y el mismo tiempo de inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo por un delito de atentado contra agentes de la autoridad.

Rodríguez considera, como ya manifestó su defensa ante el Supremo, que Batet hizo una reinterpretación de la sentencia, entendiendo que implicaba la pérdida del escaño cuando el fallo únicamente decía que no podía concurrir a elecciones durante el tiempo de la condena. Durante una entrevista en el programa Salvados de La Sexta, el exdiputado culpó al PSOE, y no sólo a la presidenta de la Cámara Baja, de la pérdida de su escaño. Expuso que no cree que se trate de una decisión que ésta tomara sin el respaldo del PSOE, partido que gobierna en España en coalición con Podemos.

«Es más difícil descolgar un teléfono que colgar un tuit«

Rodríguez afirmó durante la entrevista que no se sintió decepcionado por el PSOE, sobre quien cantó en manifestaciones durante años «PSOE y PP, la misma mierda es», sin poder decir lo mismo de su propio partido, Unidas Podemos: «Creo que se podría haber hecho más por evitar que 65.000 canarios se queden sin representación en el Congreso», reprochó a su propio partido.

El político relató que en las últimas semanas, tras recibir la condena por un juicio que considera «injusto», recibió las llamadas de políticos de distintos partidos, pero no de las ministras de Podemos Ione Belarra ni Irene Montero. Tampoco del ministro de Izquierda Unida Alberto Garzón. Sí de la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz. «Toda la vida no es un tuit. Es más difícil descolgar un teléfono u otras cosas que colgar un tuit«, dijo en clara alusión de las ministras de Podemos, muy activas en Twitter.

Afirma que ha renunciado a su indemnización

Alberto Rodríguez -que fue condenado por pegar una patada a un policía tras una manifestación contra la LOMCE coincidiendo con la visita del exministro de Educación José Ignacio Wert a La Laguna (Tenerife) en 2014- ha vuelto a Canarias, a su trabajo en una refinería previo a llegar al Congreso de los Diputados.

Según aseguró en la entrevista de este domingo, su sueldo como obrero industrial es superior al que tenía como diputado, con las donaciones de parte de su sueldo realizadas al partido. Según dijo también, ha renunciado a la indemnización que le habría correspondido al abandonar el escaño por el tiempo que estuvo en éste, que como desveló El Independiente, ascendía a 18.303 euros.