El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha abandonado el hemiciclo del Parlament visiblemente enojado durante la intervención del diputado de JxCat Joan Canadell, que había arremetido este lunes contra ERC por su pacto con los comunes para salvar la tramitación de los presupuestos catalanes.

Canadell, uno de los perfiles más controvertidos del grupo de JxCat, identificado con el sector más unilateralista y crítico con las izquierdas, ha cargado contra la «vía amplia» de ERC plasmada en un acuerdo con los comunes que considera «preludio de un tripartito» y ha advertido que no encontrarán a Junts «en un giro de 180 grados hacia el autonomismo».

Aragonès no ha escondido su irritación y, tras intercambiar unas palabras con el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, sentado a su lado, ha abandonado el hemiciclo para dirigirse a su despacho en el Parlament.

Una vez terminada la intervención de Canadell, Aragonès a vuelto a su escaño para seguir el discurso del diputado de ERC Lluís Salvadó.