Cataluña | España

Las cuentas catalanas se tramitan con nueva bronca entre ERC y JxCat por el pacto con los comunes

JxCat exige una "reunión de urgencia" con ERC para analizar las consecuencias de la ruptura con la CUP y el pacto con los comunes

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (c), junto a su vicepresidente, Jordi Puigneró (i), y la consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà (d), a su legada a la reunión extraordinaria del Govern en la que el presidente catalán ha anunciado a los miembros de su gobierno que ha alcanzado un acuerdo in extremis con los comunes para salvar la tramitación de los presupuestos catalanes para 2022

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (c), junto a su vicepresidente, Jordi Puigneró (i), y la consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà (d), a su legada a la reunión extraordinaria del Govern en la que el presidente catalán ha anunciado a los miembros de su gobierno que ha alcanzado un acuerdo in extremis con los comunes para salvar la tramitación de los presupuestos catalanes para 2022. EFE

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha anunciado este lunes a su Govern que ha alcanzado un acuerdo ‘in extremis’ con los comunes para salvar la tramitación de los presupuestos catalanes para 2022. Un pacto que permitirá salvar la votación de este lunes para que las cuentas sigan su trámite parlamentario, pero que ha provocado una nueva bronca entre ERC y JxCat. La portavoz de Junts, Elsa Artadi, ha reclamado una «reunión de urgencia» de las cúpulas de los dos partidos tras lo que consideran una traición de Aragonés a «la mayoría del 52%» y al pacto de investidura.

Pese a las advertencias lanzadas ayer por JxCat, que expresó su veto a un acuerdo con los de Ada Colau, el presidente catalán cerró anoche un acuerdo con los morados que Junts ha conocido esta mañana, a unas horas de la votación de los presupuestos de la Generalitat en el parlamento catalán. «Este preacuerdo puede suponer la aprobación de las cuentas pero es un fracaso del independentismo y sobre todo es un fracaso de Aragonés, que es el principal responsable de velar por la legislatura del 52%» ha advertido Artadi.

Este preacuerdo es un fracaso del independentismo y sobre todo es un fracaso de Aragonés»

La oficina de Aragonès ha anunciado el acuerdo con un comunicado de la Generalitat, emitido mientras el ejecutivo se encontraba todavía reunido. El president convocó anoche la reunión extraordinaria del Govern este lunes a las 8:30 horas, antes de que a las dos de la tarde arranque en el Parlament el debate de totalidad de los presupuestos.

Aragonés ha defendido el acuerdo en una declaración solemne en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat, mientras sus socios de JxCat reunían al grupo parlamentario sin haber dado garantías de su voto a ERC. «Es buen presupuesto» ha defendido el presidente catalán, quien ha asegurado que «estoy convencido de que todos estaremos a la altura, convencido de que se tramitara y aprobará» el presupuesto para que entre en vigor el 1 de enero, como se comprometió en verano.

Los presupuestos «son de todo el Govern», ha argumentado Aragonés, «en todo momento he tenido el apoyo de todos los consejeros, también Giró ha tenido todo mi apoyo para una negociación que ha liderado el Departamento de Economía».

Veto de JxCat

Minutos después, Artadi confirmaba que JxCat apoyará la tramitación de las cuentas porque «son los presupuestos de Giró», pero ha dejado claro que no comparten la apuesta de Aragonés por la negociación con CatEC. Ante la negativa de la CUP, ERC «aprovechó para abrir las puertas a los comunes, un partido abiertamente hostil al independentismo que trabaja por romper la mayoría independentista» ha denunciado la portavoz de JxCat.

Por ello, JxCat ha reclamado una «reunión de urgencia con ERC», en la que a su juicio deben analizar «dónde queda el acuerdo de JxCat con ERC» tras el pacto con CatEC. Y, sobre todo, «qué recorrido nacional tienen esta legislatura que tenía que ser la del 52% para avanzar hacia la independencia».

Fracaso independentista

Artadi ha concluido que el acuerdo con los comunes no cambia sustancialmente los presupuestos «porque el objetivo es salvar el Ayuntamiento» con el apoyo de ERC a las cuentas de Ada Colau, pero supone un «fracaso» por la ruptura de la mayoría independentista.

El anuncio de acuerdo llegaba después de la reunión de tres horas mantenida este domingo por la parte republicana del Govern y los comunes en el Palau de la Generalitat. Un encuentro que de hecho había convocado el consejero de Economía, Jaume Giró (JxCat) quien sin embargo no participó finalmente en la negociación.

Paralelamente, JxCat reunía de urgencia a su ejecutiva, tras lo cual el secretario general del partido, Jordi Sánchez, advirtió públicamente de que no están dispuestos a acordar las cuentas de la Generalitat con los comunes. «No queremos repetir las fórmulas que han fracasado en el Ayuntamiento de Barcelona» advirtió Sánchez para exigir a ERC que rompiera las negociaciones con los comunes para volver a la mesa con la CUP.

Tras el rechazo de la CUP a retirar su enmienda a la totalidad y la negativa de Aragonès a negociar con el PSC, el president ha encontrado en los comunes su única tabla de salvación para superar la admisión a trámite de las cuentas. El último escollo a resolver son las reticencias de JxCat a aceptar un acuerdo presupuestario que rompe el bloque de la mayoría independentista.

Pero los de Puigdemont han aceptado el acuerdo para evitar una prórroga presupuestaria que impediría a la Generalitat utilizar la ampliación de recursos que suponen los fondos europeos.

Pacto en el Ayuntamiento

El acuerdo alcanzado con los comunes afecta también a la negociación presupuestaria en el Ayuntamiento de Barcelona, donde ERC votó en contra de la tramitación presupuestaria el pasado jueves. Una de las exigencias de CatEC para permitir la tramitación en el Parlament ha sido que los republicanos apoyen las cuentas en el Consistorio, donde Ada Colau tuvo que recurrir a BCNpCanvi, el partido de Manuel Valls, para salvar sus cuentas.

El líder de ERC en el Ayuntamiento, Ernest Maragall, ha aceptado la decisión de su partido pero no ha ocultado su enfado por la «política de cambio de cromos y mercadeo» de la que ha responsabilizado en exclusiva a los comunes. «Sigo pensando lo mismo» que el día que votó en contra de los prespuestos en el Ayuntamiento, ha asegurado Maragall, aunque asume la directriz de su partido para apoyar las cuentas de Colau.

Te puede interesar

Comentar ()