España

El Supremo obliga a que haya al menos un 25% de clases en castellano en Cataluña

Inadmite un recurso de casación de la Generalitat contra la sentencia del TSJ de Cataluña que obliga a ese mínimo

Detalle de la fachada del Tribunal Supremo. Europa Press

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo (TS) ha emitido una providencia por la que inadmite un recurso de la Generalitat de Cataluña contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que constataba que en Cataluña «no se había garantizado al menos el 25 % de horas lectivas en castellano.

La providencia, no entra en el fondo del asunto porque explica que las cuestiones planteadas se centran en la valoración de la prueba, y estas no son recurribles en casación ante el Supremo.

«Lo discutido plantea un marcado carácter casuístico, en la instancia se delimitó en virtud de la prueba practicada, comprobando si existió o no incumplimiento en la utilización de la lengua castellana como vehicular en el sistema bilingüe matizado de Cataluña, comprobando en virtud del Informe aportado por la propia recurrente, que no se había garantizado al menos el 25% de horas lectivas en castellano», recuerda el Supremo.

Añade a esto que «las cuestiones fácticas quedan excluidas de examen en el recurso de casación». De esta manera, el Supremo rechaza admitir el recurso y se reafirma en que debe haber un mínimo del 25 % de enseñanza de castellano dentro del sistema educativo catalán.

La pronunciación del Govern

Para el president de la Generalitat, Pere Aragonès, la decisión del Tribunal Supremo es una «injerencia» y «una falta de respeto a los docentes».

«El catalán en la escuela no se toca. El modelo de inmersión lingüística que tenemos es una garantía de cohesión social y de igualdad de oportunidades», ha declarado Aragonès durante la entrega de los Premios Nacionales de Comunicación que concede el gobierno catalán, que se ha celebrado en el Palau de la Generalitat.

En sus declaraciones también ha mandado un mensaje a la comunidad educativa: «Decirle que no delegaremos las responsabilidades en los maestros, en los docentes, en las profesoras y profesores, sino que las asumiremos como Govern para defender un modelo de garantía de cohesión y que tiene consenso».

Por su parte, el conseller de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, ha lamentado la reafirmación de impartir un mínimo del 25% enseñanza en castellano dentro del sistema educativo de Cataluña. En una rueda de prensa este martes en el Palau de la Generalitat acompañado de la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, Gonzàlez-Cambray ha afirmado que el tribunal no ha admitido el recurso de casación del Govern contra la sentencia del TSJC y ha sostenido que los centros no deben cambiar sus proyectos lingüísticos.

Ha añadido a esto que «las cuestiones fácticas quedan excluidas de examen en el recurso de casación». De esta manera, el Supremo rechaza admitir el recurso y se reafirma en que debe haber un mínimo del 25% de enseñanza de castellano dentro del sistema educativo catalán.

«Es un grave ataque a los fundamentos de la escuela catalana perpetrado por un tribunal alejado y desconocedor de la realidad de los centros educativos catalanes», ha lamentado el conseller, que ha añadido que la pronunciación del Supremo es una muestra más de la necesidad de una Cataluña independiente.

Otras reacciones

El eurodiputado y expresident de la Generalitar, Carles Puigdemont, también ha entrado a valorar críticamente la reafirmación del Tribunal Supremo: «España lleva siglos intentando liquidar el catalán, la lengua propia de Cataluña. Nunca ha abandonado esa obsesión».

Para el líder de Junts per Catalunya (JxCat) «sólo hay una única posibilidad de salvar la lengua», que es «materializar la independencia que proclamamos». Porque «está claro que el pactismo mágico no sirve de nada», ha comentado Puigdemont en su perfil de la red social Twitter.

En contraposición a las valoraciones independentistas, el diputado de Vox en el Parlamento de Cataluña, Antonio Gallego, ha calificado -también por Twitter- la decisión judicial de un triunfo de la «democracia».

«El Tribunal Supremo acaba de confirmar que la llamada «inmersión lingüística» de Cataluña es ilegal y obliga a impartir, como mínimo, el 25% de las clases en castellano. Como los separatistas hacen lo que les da la gana, no cambiará nada. Esta es nuestra ‘democracia'», ha expresado el representante de Vox.

Por su parte, desde la asociación Sociedad Civil Catalana (SCC) consideran que la inadmisión del Supremo «es un triunfo histórico de la igualdad y de la inclusión y un varapalo al sectarismo lingüístico que ha practicado la Generalitat y sus organizaciones civiles satélites. Así lo ha valorado la entidad a través de un comunicad0.

Te puede interesar

Comentar ()