El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha instado este miércoles a los ciudadanos a «extremar las precauciones» ante el aumento de contagios en el archipiélago, así como debido a la nueva variante sudafricana en la cercanía de las fiestas de Navidad.

Para ello, dijo, el Ejecutivo canario también ha tomado decisiones como la de volver a implantar en los aeropuertos del archipiélago la petición del ‘certificado Covid’ a todos los pasajeros nacionales que aterricen en las islas, ya que con los pasajeros internacionales puntualizó que se estaba haciendo a través de Sanidad Exterior.

A ello, añadió en declaraciones a los periodistas tras la inauguración de un simposio sobre aviación civil, que pretende que se sume la petición del ‘certificado Covid’ en diversos espacios de las islas, cuestión que han solicitado ya al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), y se está a la espera de conocer su fallo, si bien Torres espera que «sea favorable».

«Aumento matemático»

En relación con ello, expuso que el Tribunal Supremo (TS) ha validado la petición del ‘certificado Covid’ en el País Vasco, lo que «es una buena noticia» porque ha señalado que la petición de este documento «lo único que aporta es más seguridad sanitaria, implementa que la gente se vacuna, que es lo más inteligente, y no se evita ningún derecho individual al contrario» se pone «sobre la mesa seguridad sanitaria y cuanto más mejor».

En relación a las restricciones para esta Navidad, apuntó que en el Consejo de Gobierno que el Ejecutivo canario celebrará este jueves en la isla de Lanzarote se analizarán los datos, apuntando que «el aumento de los niveles es matemático», si bien el Ministerio de Sanidad evalúa y corrige cuáles son los indicadores.

Así, ha matizado que actualmente en Canarias «no» hay en «estos momentos una importante presión hospitalaria» pero ha advertido la necesidad de «cuidar todas las medidas» porque avisó que si hay que «tomar alguna decisión, la tomarán por las circunstancias de la Covid y no» quieren afectar a la economía después del trabajo «serio, competente y riguroso» que ha hecho el archipiélago para controlar la Covid.