España

Euskadi entra hoy en emergencia sanitaria y activa nuevas restricciones

El incremento de casos ha disparado la incidencia entre los niños de entre 6 a 12 años a los 1.686 casos por cada 100.000 habitantes. Las autoridades vascas aplicarán la 'Ley vasca antipandemia' aprobada en verano.

Un hombre camina con mascarilla el primer día sin mascarilla obligatoria en exteriores. Lo hace delante de una obra del artista @Sentydo ART en una campaña dedicada a los besos sin mascarillas.

EFE/ Eloy Alonso

La situación parece ya insostenible y el Gobierno vasco se ha decidido a actuar. Euskadi entrará hoy en estado de emergencia sanitaria después de que el repunte de casos siga imparable en los últimos días. La decisión adoptada por el lehendakari conllevará el retorno de las restricciones y limitaciones a la actividad y que esta tarde podrían darse a conocer. El País Vasco, junto a Navarra, encabeza la incidencia de la que ya es ‘sexta ola’ de la pandemia de Covid. Lo hacen con una incidencia acumulada que duplica la media nacional.

El dato más llamativo es el relativo a los menores de edad de entre 6 a 12 años, cuya incidencia acumulada ha alcanzado ya los 1.684 casos por cada 100.000 habitantes, según el último informe de la sanidad vasca. En el conjunto de la sociedad la incidencia es menor pero elevada, 577 casos, muy por encima de los 217 casos de media que registró nuestro país el miércoles. Unos indicadores que fijan el nivel de transmisión como «muy alto». En su Orden, la consejera recuerda que durante el mes de enero la incidencia ha crecido a un ritmo diario medio del 7% y el número de ingresos en UCI se puede considerar «crítico». Un escenario que justifican la necesidad de adoptar medidas «extraordinarias y urgentes».

La orden del Ejecutivo Urkullu la firmó ayer el lehendakari y está en vigor desde este viernes. Con él el Gobierno aplicará además la ‘Ley vasca antipandemia’ aprobada el pasado verano y en la que se recoge una batería de limitaciones y restricciones de acuerdo a la incidencia de la pandemia. El Ejecutivo autonómico no podrá implantar restricciones que afecten a derechos fundamentales, como los cierres perimetrales, las limitaciones del derecho de reunión o los toques de queda. Todas estas limitaciones sólo serían de aplicación en caso de declararse un Estado de Alarma. Sin embargo, la emergencia sanitaria que se activa en el País Vasco sí permitirá a las autoridades establecer restricciones de aforos, de acceso o de modos de consumo y otras.

Así, todo apunta a que Euskadi apruebe en las próximas horas limitaciones relativas a la exigencia del ‘pasaporte Covid’ para el acceso no sólo a locales de ocio nocturno y restaurantes con capacidad para más de 50 comensales, sino que lo pueda exigir para otro tipo de situaciones y establecimientos. Entre ellos se podría contemplar el acceso a las residencias de personas mayores, hospitales o determinados espectáculos. Serán «medidas proporcionadas», aseguró ayer el lehendakari Urkullu.

Además, la ‘ley vasca antipandemia’ capacita al Gobierno para volver a implantar restricciones al consumo en la hostelería, limitar los aforos en establecimientos de gran concentración de personas o la obligación de uso de mascarilla en determinadas circunstancias.

20% de jóvenes sin vacunar

El alcance de las medidas no se conocerá hasta esta tarde, al menos de las que se adopten en una primera fase. La ley vasca diseñada contra la pandemia establece que las restricciones serán las ya recogidas en el llamado ‘Plan Biziberri’, elaborado por el Gobierno y que contempla cinco niveles y escenarios de acuerdo a la incidencia. Salud anunció que en caso de rebasarse el ingreso en las unidades UCI de Osakidetza de medio centenar de pacientes se decretaría la emergencia. Ayer la cifra alcanzó los 57. El plan situaría a Euskadi, con la incidencia acumulada actual -577 casos por cada 100.000 habitantes- en el máximo nivel, el quinto, donde el rango de restricciones es más alto. Sin embargo, la consejería ha apuntado que se realizará una evaluación conjunta de indicadores antes de establecer cualquier limitación.

Hacía casi dos meses que se había dejado en suspenso la emergencia sanitaria. El 7 de octubre pasado la mejora de la situación hizo que Urkullu la desactivara e incluso disolviera el Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI). Hoy lo ha vuelto a convocar y esta tarde, tras analizar la resolución del Tribunal Supremo que finalmente permitirá la exigencia del certificado de vacunación en determinados casos, podría anunciar las primeras medidas. Serían restricciones que entrarían en vigor en el inminente puente de la Constitución y que el Gobierno vasco no descarta mantenerlos durante el periodo navideño.

Hace semanas que las autoridades sanitarias habían levantado la voz de alarma ante el repunte de casos. La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, insiste en el llamamiento a la vacunación de los colectivos más jóvenes. Los indicadores de vacunación en Euskadi muestran que en la franja de edad comprendida entre los 20 y 39 años cerca de un 20% de jóvenes o no se ha vacunado o sólo lo ha hecho con una dosis.

Sanidad tensionada

La sanidad vasca confía en que los mensajes lanzados en los últimos días puedan surtir efecto y reduzcan el porcentaje de jóvenes sin vacunar. Junto a ello ha insistido en que se acelerará lo máximo posible la vacunación de los niños de entre 5 a 12 años, cuyas primeras dosis de vacunas está previsto que lleguen a España el próximo 15 de diciembre.

Pese a que la situación de la red asistencial por ahora no preocupa, sí se ha activado el segundo nivel de habilitación de recursos con un refuerzo de las camas hospitalarias. Junto a ello, se reconoce que se detecta ya cierto tensionamiento en la red al tener que destinar cada vez más recursos al diagnóstico y tratamiento de casos. Otro de los indicadores del tensionamiento que comienza a producirse es la ralentización que ha sufrido la reorganización de citas quirúrgicas. Osakidetza había comenzado a poner en marcha un plan para restablecer la espera media tras el retraso de operaciones acumulado por la incidencia de la pandemia.

El Gobierno vasco ha reiterado en los últimos días la petición al Ejecutivo central de que apruebe mecanismos que no sólo doten de amparo legal a las Comunidades Autónomas sino que asuma su responsabilidad y decrete medidas urgentes. Entre ellas Euskadi ha reclamado la necesidad de permitir que se decrete como obligatorio el uso de la mascarilla en el exterior.

Te puede interesar

Comentar ()