La número dos del ministerio de Igualdad, Ángela Rodríguez, ha tachado de «violencia institucional» la decisión del Juzgado de lo Penal 1 de Granada, que este viernes ha decidido no suspender la pena de prisión impuesta a Juana Rivas, la vecina de Maracena (Granada) condenada por sustracción de menores, pese a que el Consejo de Ministros le concedió un indulto parcial. El juez asegura en su auto que ve peligro para sus hijos.

En el auto, el titular del Penal 1 de Granada ha argumentado su negativa a suspender la pena con las mismas razones que ha mantenido desde el inicio del proceso penal, ya que cree que Rivas no se ha arrepentido, que existe reiteración de la conducta y hay peligro para los hijos de Rivas y su expareja, el italiano Francesco Arcuri. En este punto, el juez señala que uno de los hijos sufrió abusos estando al cuidado de su madre, un argumento por el que el abogado de Rivas ya ha anunciado que se querellará contra el magistrado.

Pese a esto, la secretaria de Estado de Igualdad, en un mensaje en su perfil retuiteado también por la ministra Irene Montero, asegura que «en el día de los derechos humanos es más grave aún que un juez haya evitado que Juana Rivas sea puesta en libertad, en contra del indulto y la fiscalía, a pesar de todas sus denuncias por la violencia que ella y sus hijos han sufrido». «Estamos contigo, Juana», cierra en su mensaje Rodríguez.

En la misma línea se ha expresado la directora del Instituto de las Mujeres, Toni Morillas, que en otro mensaje en Twitter también ha hablado de «violencia institucional». «Insoportable esta justicia patriarcal que en lugar de proteger a las víctimas se ensaña con ellas y lanza un peligroso mensaje a todas las mujeres», ha escrito Morillas, que también remata su tuit con un «Juana, no estás sola».

Los motivos del juez

En su valoración, el juez ha destacado que Rivas ha repetido en varias ocasiones que no se arrepiente y «lo volvería a hacer» y ha añadido que la puesta en libertad de Juana Rivas supondría un peligro para los niños, que residen en Italia con su padre.

«El interés y seguridad de los menores, según los datos que obran en la causa, aconseja que la madre no tenga plena libertad para moverse con ellos, contrariamente a lo que opina la defensa y el Fiscal por imposición de la Fiscalía General del Estado», ha subrayado el juez, que cree que «no es veraz ni justificado» que se pida suspender la condena para facilitar la relación familiar.

Como elementos de fuerza, ha apuntado en el auto que estando Rivas al cuidado de sus hijos, uno de ellos sufrió un abuso dictaminado por la pediatra y un forense y expuesto por el propio menor, un hecho hasta ahora reservado para salvaguardar la intimidad del niño.

Ha añadido que «al poco de constatarse estos hechos», Rivas ocultó a los niños y dificultó la investigación de los hechos, lo que ha interpretado como una conducta negligente y la verdadera razón para la desconfianza que genera la penada.

«Es posible que haya sido víctima de malos tratos continuos como ha manifestado a pesar de que no existen condenas, pero también es probable que uno de sus hijos haya sido víctima de abusos sexuales por deficiencias en la vigilancia ejerciendo la guarda y custodia, aunque tampoco hay condena», ha apuntado Piñar.

Piñar recuerda que los artículos que regulan la suspensión de la pena «facultan pero no obligan» a eliminarla, tras lo que determina que no procede el excarcelamiento de Rivas.

‘Este juzgado no va a ser partícipe’

La fiscal del caso de Juana Rivas pidió el pasado miércoles la suspensión de la pena de prisión que le quedaba por cumplir a esta vecina de Maracena tras una reunión de alto nivel encabezada por la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, para aplicar el indulto parcial concedido por el Consejo de Ministros.

Además de exponer la base legal de sus argumentos, Piñar ha calificado de dudoso que corresponda a su juzgado decidir sobre la suspensión de la pena de cárcel porque, con la concesión parcial del indulto, el Poder Ejecutivo ha sustituido al Judicial.

«Este Juzgado no va a ser participe de esa eventualidad, al menos mientras dure la condena, pues la probabilidad de reiteración delictiva disminuye en un régimen penitenciario de tercer grado sujeto a controles», ha resumido el juez, que ha asegurado además que su decisión no es «un capricho ni una cruzada contra nada», sino que está basada en fotografías, informes y periciales.

Juana Rivas se querellará contra el juez

El abogado de Juana Rivas, Carlos Aránguez, ha anunciado este viernes que presentará una querella contra el juez Manuel Piñar por posible prevaricación judicial y calumnias al considerar que ha acusado a esta vecina de Maracena (Granada) de permitir posibles abusos sexuales contra sus hijos.

A través de un comunicado, Aránguez ha lamentado que el juez Piñar haya basado su decisión de mantener encarcelada a Rivas -quien fue condenada de manera firme por sustracción de menores- en lo que considera «tres mentiras»: falta de arrepentimiento, que intentara repetir su conducta en Italia y que represente un peligro para sus hijos.

El letrado ha recordado que Rivas ha manifestado por escrito su arrepentimiento en múltiples documentos firmados por ella y que constan en el procedimiento, tanto en la petición de indulto como en las solicitudes de tercer grado penitenciario.

Además, ha afirmado públicamente que cometió un error y que no lo volvería hacer, aunque solo quisiera en su día proteger a sus hijos, ha recordado el abogado, quien también ha explicado que es «absolutamente falso» que intentara repetir su conducta en Italia.

«No existe ni ha existido nunca ningún procedimiento contra Juana en Italia ni por este ni por ningún otro delito», ha añadido.

Finalmente, ha considerado que el último motivo alegado es «increíble y abyecto», en la medida en que el juez alude al «peligro» que supondría para los menores la plena libertad de la madre, de acuerdo a datos obrantes en la causa, que arrojarían indicios de abusos sexuales a uno de ellos cuando estaban bajo su custodia.

«Acusar a Juana de permitir o colaborar en abusos sexuales a sus hijos es algo tan repugnante que merece nuestro mas enérgico reproche», ha sentenciado Aránguez, quien ha anunciado por ello una querella por prevaricación judicial y calumnias contra el juez.

El abogado también ha recordado que Juana Rivas denunció y sigue denunciando los malos tratos y violencia de género que sufrió ella y sus hijos.

«La Justicia sigue desatendiendo esa circunstancia a pesar de que nadie se ha querellado nunca contra ella por delito de acusación y denuncia falsa», ha concluido.