España

Yolanda Díaz en el Vaticano: entre un obispo, dos cardenales y la Vida Consagrada

La audiencia del Papa con la vicepresidenta estaba incluida en la agenda oficial de la Santa Sede copada ese día por encuentros con miembros de la jerarquía católica

El Papa Francisco y Yolanda Díaz

El Papa Francisco y Yolanda Díaz Europa Press

El pasado sábado por la mañana el Papa Francisco tenía previstas cinco audiencias, todas ellas de marcado acento religioso, salvo una, la de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. Díaz fue citada entre el «excelentísimo cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos» y una representación de la congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, con quienes el Papa cerró su agenda de ese día, tal y como puede verse en el documento adjunto.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Mucho se ha especulado si aquella fue una visita a título personal de Díaz y si hizo, por tanto, un uso abusivo del Falcon, pero contra lo que se dijo en un principio, sí estaba en la agenda oficial de El Vaticano y se le recibió en calidad de vicepresidenta segunda y ministra Trabajo y Economía Social de España, como especifica la actividad del Santo Padre prevista para ese día. La agenda estaba embargada hasta su publicación por la sala de prensa de Roma, que, en caso de haberse tratado de un encuentro privado, no la hubiera incluido.

En caso de haberse tratado de una audiencia privada no hubiera constado en la agenda de prensa

Sin embargo, no dejó de ser un formato inédito para alguien que no es jefe de Estado o de Gobierno por muchas razones, la principal que tuvo carácter de audiencia privada, esto es, a solas, lo que no significa que fuera a título personal. En audiencia privada fue recibido el mes de octubre del año pasado Pedro Sánchez, que viajó a Roma en compañía de su esposa, Begoña Gómez, aunque su encuentro fue más breve que el de Díaz. Otras vicepresidentas primeras como María Teresa Fernández de la Vega, Soraya Sáenz de Santamaría o Carmen Calvo nunca lo consiguieron.

La visita, preparada en tiempo récord gracias a los buenos oficios del ministro de Trabajo en Italia, ha levantado cierta controversia. Sánchez fue informado de la misma apenas quince días antes y ha escocido a parte del sector socialista del Gobierno en pleno ascenso político y mediático de quien pretende ser candidata a la presidencia del Gobierno encabezando una plataforma transversal o frente amplio. También ha reabierto la polémica por el uso del Falcon, aunque en su entorno matizan que viajó en calidad de miembro del Gobierno, que «siempre que puede se traslada en vuelos comerciales» y, a diferencia del jefe del Ejecutivo, no oculta el uso que hace del avión oficial.

Según los mismos medios, el presidente del Gobierno no manifestó ningún tipo de reserva sobre dicha audiencia. Tampoco hubo dudas respecto a que acudía en calidad de miembro del Gobierno de España para tratar cuestiones que interesan al Pontífice como el trabajo digno. Nada que ver «con el diálogo entre marxistas y cristianos», afirman con cierta sorna aludiendo a la militancia comunista de la vicepresidenta.

Díaz recomendó a García Egea la lectura de un pasaje de la Biblia

El Papa inauguró su agenda de esa mañana con el obispo de Brasilia (Brasil), Paulo Cezar y, posteriormente, con el cardenal Peter Kodwo Appiah, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Luego recibió a Ouellet y Díaz fue su cuarta audiencia.

No es de extrañar que después de tantos miembros de la jerarquía católica Díaz viniera impregnada de espíritu religioso como para invitar al secretario general del PP, Teodoro García, la lectura San Mateo 19: 23-30, ese pasaje de la Biblia que recoge que «Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios».

Te puede interesar

Comentar ()