España

Exteriores incluye la memoria democrática en el temario para acceder a la carrera diplomática

La proyección de las "lenguas cooficiales", la crisis económica provocada por la covid-19 y la evolución de China completan las novedades del programa que regirá la convocatoria con la que se pretende cubrir 37 plazas, tres más que en la oferta anterior

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en la clausura del Congreso de Editores de Medios de la UE y América Latina.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en la clausura de un congreso internacional. EP

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación ha incluido la «memoria democrática» en el temario que regirá el proceso selectivo recién convocado para acceder a la carrera diplomática. Los aspirantes también deberán prepararse otras materias que no eran objeto de examen hasta ahora: la «proyección de las lenguas cooficiales», la crisis de la covid-19 y la evolución de China desde la etapa imperial al nacimiento de la República Popular.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado miércoles la resolución por la que la Subsecretaría de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación convoca 37 plazas -tres más que en 2020- en el cuerpo diplomático a cubrir por el sistema general de acceso libre. Los interesados tienen hasta el próximo 28 de enero para presentar las solicitudes y pagar las tasas (30,79 euros, 30 céntimos más que el año pasado), estando previsto que el proceso esté resuelto a finales de agosto como muy tarde.

El temario que guía la primera fase del proceso selectivo ha sufrido una ligera modificación en relación con el de 2020, según ha podido comprobar este diario. Dos de los cambios se constatan en el bloque de ‘Historia’, uno de los 14 que componen el programa. Así, al capítulo sobre la Transición española (numerado como 34) se le añade el subtema de la «memoria democrática», uno de los asuntos de los que ha hecho bandera el Ejecutivo de Pedro Sánchez desde que llegó a La Moncloa en junio de 2018 y que se incluye en el acuerdo programático firmado por PSOE y Unidas Podemos hace justo dos años.

Detalle del temario que rigió la convocatoria de 2020 y la que guiará el proceso selectivo en curso.

Ese compromiso se ha sustanciado en un anteproyecto de Ley de memoria democrática que el Gobierno acordó enviar al Congreso de los Diputados el pasado mes de julio para su tramitación parlamentaria. El texto incorporaba algunas modificaciones respecto a la versión inicial, entre ellas algunas de las observaciones formuladas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Al bloque de ‘Historia’, asimismo, se le añade un tema específico más bajo la siguiente descripción: «China, uno de los países con más larga historia. Del Imperio a la fundación de la República Popular China. La China de Mao Zedong. Reforma y apertura de Deng Xiaoping. Xi Jinping y el sueño chino». Con diferencia, es el apartado con un mayor número de temas (35).

«Lenguas cooficiales»

La importancia del español y la promoción internacional de la lengua representan el nuevo capítulo que se incorpora al programa de ‘Relaciones internacionales y política exterior’, alcanzando tanto a la «proyección de las lenguas cooficiales» como al papel de la Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española. Por contra, se elimina en dicho bloque el que giraba en torno a la cuestión de la diplomacia pública en España, la ‘reputación país’ y la Secretaría de Estado de la España Global.

También tiene cabida la pandemia de coronavirus en los contenidos susceptibles de ser preguntados a los aspirantes. En ‘Economía internacional’, el capítulo relativo a las crisis financieras (el 21) se refuerza con un subtema centrado en la que ha provocado la covid-19. Por contra, desaparece la parte correspondiente al «papel del G-7» (el club formado por las siete principales potencias del mundo a nivel político, económico y militar: Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), que sí formaba parte del programa que rigió la convocatoria anterior.

Por su parte, el último tema (38) de ‘Economía española’ -junto con el problema del déficit público y la deuda- incluye también una referencia al impacto que ha tenido el coronavirus, que provocó un desplome del Producto Interior Bruto (PIB) el pasado año del 10,8 %. Fue la mayor caída histórica desde que se tienen datos.

Por último, las modificaciones en el temario incluyen también el bloque de ‘Derecho Constitucional’. Los opositores deberán conocer la «estructura y funciones» del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, las relaciones con las Casas, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Instituto Cervantes.

Los opositores no tienen ya que conocer el papel del G-7, al que no pertenece España, pero sí la proyección de las lenguas cooficiales

En total, el programa consta de 203 temas repartidos en 14 parcelas de conocimiento: ‘Derecho Internacional Público’ (21), ‘Organizaciones Internacionales’ (8), ‘Derecho Internacional Privado’ (11), ‘Derecho Civil, Mercantil y Consular’ (10), ‘Sistemas políticos’ (6), ‘Derecho Constitucional’ (11), ‘Derecho Administrativo’ (11), ‘Unión Europea’ (28), ‘Economía general y economía del sector público’ (9), ‘Economía internacional’ (12), ‘Economía española’ (17), ‘Cooperación para el desarrollo’ (8), ‘Historia’ (35) y ‘Relaciones internacionales y política exterior’ (16).

En la primera prueba se ha de responder a un cuestionario con opciones múltiples de 105 preguntas -sólo se califican las 100 primeras, quedando las cinco restantes de reserva por si alguna fuera anulada- en un plazo máximo de 135 minutos. Cada respuesta correcta se valora con 0,10 puntos, sin que penalicen ni las erróneas ni las no contestadas.

Según se detalla en las bases, el tribunal calificador fijará la puntuación mínima para superar dicho ejercicio de conocimientos en función del número y nivel de conocimientos de los aspirantes. Los que pasen el corte serán emplazados a la segunda prueba, en la que se evaluará su nivel de inglés y francés tanto oral como escrito. «Será necesario obtener en cada uno de los idiomas un mínimo de 5 puntos para poder acceder al tercer ejercicio», establece Asuntos Exteriores.

En la siguiente prueba, los opositores que queden en liza tendrán que desarrollar por escrito durante dos horas como tope «un tema general de actualidad política, económica o social de España o del ámbito internacional propuesto por el tribunal, relacionado con el contenido del programa», valorándose la profundidad de los conocimientos, la capacidad de síntesis y de redacción, la claridad y el rigor.

Lectura del texto

En sesión separada, los aspirantes que sean convocados tendrán que leer el texto que han escrito previamente y someterse a las preguntas que durante media hora como máximo puedan formular los integrantes del tribunal. Éste está presidido por el diplomático y ex director general del Servicio Exterior Álvaro Kirkpatrick de la Vega, al que acompañan el diplomático Damián Belloch Ollé, la profesora titular de Derecho Internacional Público Carmen Martínez Capdevila, la funcionaria del Cuerpo superior de Administradores civiles María Dolores González Fernández, el catedrático de Economía Aplicada I Jorge Sáinz González y la profesora titular de Historia Moderna María Dolores Herrero Fernández-Quesada. La secretaría la ostenta la diplomática María Micaela Ossola Revilla.

La cuarta y última prueba consiste en la exposición oral de cuatro temas -elegidos al azar- de los 203 que componen el programa. Se podrá obtener un máximo de diez puntos, siendo necesario lograr al menos cinco para superar el ejercicio. La calificación global de la fase de oposición será la resultante de la suma de las puntuaciones obtenidas en las cuatro.

Los opositores que superen todos los ejercicios que integran la fase de oposición serán nombrados funcionarios en prácticas y seguirán un curso bajo organización de la Escuela Diplomática. Las personas que no lo superen -es necesario obtener al menos un 5- perderán dicha condición y no podrán acceder a la carrera diplomática.

Te puede interesar

Comentar ()