La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha informado este martes al Consejo Fiscal de que propondrá como ‘número dos’ del Ministerio Público o teniente fiscal del Tribunal Supremo a la progresista María Ángeles Sánchez Conde.

Sánchez Conde, ahora responsable de la Sección Penal de la Fiscalía del Tribunal Supremo, sustituirá a Juan Ignacio Campos, el fiscal a quien se encomendó dirigir las diligencias de investigación al rey emérito, tras su fallecimiento este diciembre consecuencia de una larga enfermedad.

La fiscal progresista elegida por Delgado, miembro de la asociación Unión Progresista de Fiscales (UPF) a la que perteneció la fiscal general, fue jefa de la Fiscalía del Tribunal Constitucional desde 2009 hasta el año pasado, cuando fue nombrada Fiscal de Sala adscrita a la Sala de lo Penal de la Fiscalía del Tribunal Supremo, cargo que desempeña en la actualidad.

Así, la fiscal general escoge una vez más a una adscrita a la asociación progresista para su núcleo de confianza, pues el jefe de la Fiscalía Técnica del Ministerio Público, Álvaro García, pertenece también a UPF.

Asociación de Fiscales apoya a Mayoral

En la reunión del Consejo Fiscal celebrada esta mañana, Sánchez Conde obtuvo los votos de los vocales del Consejo pertenecientes a UPF, así como de la jefa de Inspección de la Fiscalía, María Antonia Sanz. Por su parte, la fiscal del Supremo que formó parte del equipo de fiscales del juicio del procés y exfiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, obtuvo otros cinco votos de la asociación mayoritaria y conservadora de fiscales, Asociación de Fiscales (AF), a la que se unió recientemente. Finalmente la fiscal general -quien tiene la potestad de proponer al Consejo de Ministros el nombramiento de quien decida- ha dado su apoyo a Sánchez Conde.

Al cargo también optaban el también fiscal del procés Javier Zaragoza, el fiscal jefe Antidroga José Ramón Noreña y José Javier Huete, fiscal de Sala adscrito a la Sala de lo Penal de la Fiscalía del Tribunal Supremo.