España

Ayuso compró a 2,5 euros el test del covid que Darias adquirió días después por 3,1

La Comunidad de Madrid gastó en diciembre casi 30 millones de euros en la compra de más de 15 millones de unidades de test de antígenos a 12 proveedores | Los precios abonados oscilan entre 1,58 y 2,9 euros, por debajo de lo pagado por el ministerio

Imagen de Carolina Darias con Isabel Díaz Ayuso con una caja y un test de la marca Abbott

Carmen Vivas

La Comunidad de Madrid compró a 2,5 euros un test rápido de antígenos para la detección de la covid-19 que el Ministerio de Sanidad adquirió nueve días después por 3,1 euros. El Gobierno de Díaz Ayuso pagó casi un 20 % menos por idéntico producto del mismo fabricante a pesar de que el número de unidades que encargó era notablemente inferior.

El viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, firmó el pasado 27 de diciembre la resolución por la que adjudicó a Abbott Rapid Diagnostics Healthcare SL el suministro de un millón de test por 2,5 millones de euros. La tramitación se hizo por el procedimiento de emergencia, cerrándose el encargo después de que la Dirección General de Hospitales e Infraestructuras Sanitarias hubiera dado el visto bueno al producto ofertado por esta filial de la multinacional estadounidense.

«La proximidad de fechas de días festivos y de la Navidad, tal y como ha sucedido en otros momentos previos de la pandemia, supone escenarios de aumento de la transmisión social del virus, por lo que se hace necesaria la realización de pruebas de screening a la población de mayor riesgo», justifica el documento. En concreto, esta remesa era para «garantizar la protección de pacientes y profesionales sanitarios de los centros hospitalarios dependientes del Servicio Madrileño de Salud» (SERMAS).

Resolución de la adjudicación a Abbott Rapid Diagnostics Healthcare SL del pedido por parte de la Comunidad de Madrid el pasado 27 de diciembre con la descripción errónea del producto adquirido.

En la resolución de adjudicación, publicada en el Portal de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid y consultada por este diario, se describe de forma equivocada el material comprado como ‘Test diagnóstico rápido antígeno SARS-CoV-2 Lambra Test’. Fuentes de la Consejería de Sanidad han reconocido a El Independiente que es un «error» al haberse utilizado la «plantilla de otro contrato». También Abbott ha confirmado que se trata de un fallo, precisando que el test realmente adquirido es el que comercializa bajo la denominación «Panbio Covid 19 Ag Rapid». «Ya lo hemos reportado a las personas pertinentes de la Comunidad de Madrid», ha indicado una portavoz.

Sanidad compra cinco millones

Se trata del mismo modelo de test de antígenos que la dirección del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) -dependiente del Ministerio de Sanidad- adquirió la víspera del Día de Reyes. En este caso, el encargo consistía en el suministro de cinco millones de unidades, elevándose el coste a 15,5 millones de euros (a razón de 3,1 euros cada uno).

Según se detalla en el anuncio de adjudicación, publicado este martes en la Plataforma de Contratación del Sector Público, se ha elegido a Abbott Rapid Diagnostics Healthcare por «cumplir los requisitos técnicos y legales exigidos». La tramitación se ha llevado a cabo también por el procedimiento de emergencia, fijándose el plazo de ejecución del contrato en «un mes».

Anuncio de la adjudicación a Abbott del contrato de suministro de cinco millones de test de antígenos para el Ministerio de Sanidad.

Este periódico ha preguntado al Ministerio de Sanidad cuál es la fecha de entrega del material que ha pactado con el suministrador -al que ya pidió cinco millones de unidades de test de antígenos en septiembre de 2020 a un coste unitario entonces de 4,5 euros- y si dicho lote se repartirá entre las comunidades autónomas. El departamento que dirige Darias ha indicado que son test «de uso profesional y no de autodiagnóstico» y que este material «forma parte de la reserva estratégica para distribuir a las Comunidades Autónomas».

Estas compras dan una idea de cómo han fluctuado los precios en las últimas semanas a raíz de que se dispararan los contagios por la expansión de la variante ómicron. La transmisibilidad y la mayor actividad social propiciada por las fiestas navideñas han disparado la demanda de los test de autodiagnóstico -una herramienta que ayuda de manera rápida a detectar posibles positivos, lo que permite aislar al enfermo con mayor prontitud y cortar así la cadena de transmisión- y automáticamente han encarecido su precio.

El Gobierno madrileño gastó en diciembre casi 30 millones de euros en la compra de más de 15 millones de test de autodiagnóstico

En el caso de Madrid, el Gobierno regional ha gastado al menos 29.866.580 euros en la compra de 15.039.800 unidades de test de antígenos en 15 contratos adjudicados a 12 proveedores distintos entre el 3 y el 28 de diciembre pasados, según las resoluciones publicadas en el Portal de la Contratación. Con esa provisión, la Consejería de Sanidad llevó a cabo un reparto gratuito a través de las farmacias de la comunidad durante las recientes fiestas navideñas en un intento de contener la propagación. 

Los precios que el Ejecutivo regional ha pagado por esta mercancía oscilan entre los 1,5 euros abonados al distribuidor Lambra SL por cada uno del millón de test que le encargó el pasado 23 de diciembre a los 2,9 euros por el pedido que hizo dos días antes tanto a Genomica SAU -filial del grupo Pharma Mar- como a Inversiones Gemyal SL.

El mayor pedido se cerró con Siemens Healthcare SLU, a la que la Consejería de Sanidad adjudicó el pasado 3 de diciembre el suministro de tres millones de unidades -dos millones a 1,85 euros y el millón restante a 1,99 euros- por un montante de 5.690.000 euros. En ambos casos era para dar protección a pacientes y profesionales sanitarios de los centros hospitalarios del SERMAS.

Del vino con polvo de oro a los test de antígenos

El segundo proveedor que más unidades de test de antígenos ha servido ha sido Vin Doré 24K SL, una empresa madrileña fundada en 2002 para la elaboración de vinos y que en septiembre de 2020 amplió su objeto social a los servicios en el ámbito de la distribución farmacéutica. Como informó eldiario.es, esta compañía -comercializadora de espumosos con polvo de oro- fue uno de los principales suministradores de mascarillas del Hospital Isabel Zendal al inicio de la pandemia.

En concreto, Madrid compró a Vin Doré 24K dos millones de test -un millón de la referencia Flowflex por 2,5 euros la unidad y otro millón del fabricante chino Boson Biotech por 1,95 euros cada uno- el pasado 21 de diciembre. El montante de esta operación, adjudicada de manera directa como el resto, ascendió a 4,45 millones de euros.

El resto de proveedores han sido Lambra SL (dos millones de unidades por 3.241.400 euros), Distribuciones Especiales Dos SL (1,9 millones de unidades por 2.500.000 euros), Omfe SA (1.500.000 por 2.925.000 euros), Inversiones Gemyal SL (1.410.000 por 3.599.000 euros), IPmasD Hospitality Solutions SA (600.000 por 1.080.000 euros), Helianthus Medical SL (568.000 por 1.601.760 euros), Tecnomed 2000 Electromedicina SL (500.000 por 1,3 millones de euros), Crambo SA (500.000 por 800.000 euros) y Genomica SAU otras 61.800 unidades por 179.220 euros (a 2,9 euros la unidad).

Para evitar la especulación y frenar la subida de precios, la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM) se reúne este jueves con la regulación del importe de los test de autodiagnóstico de infección por covid-19 entre los puntos del orden del día. Desde hace semanas, asociaciones de consumidores y grupos de la oposición vienen pidiendo al Gobierno que ponga un tope al precio de venta de este producto, como ya han hecho otros países europeos.

Comentar ()