España

Casado trata de zanjar la polémica con Aznar y defiende su proyecto en el PP

El ex presidente del Gobierno reitera su apoyo al actual líder del PP tras culparle el sábado del crecimiento de Vox

El presidente del PP, Pablo Casado (d), y el expresidente del Gobierno José María Aznar (i).

El presidente del PP, Pablo Casado (d), y el expresidente del Gobierno José María Aznar (i). EP

Pablo Casado no esperaba que José María Aznar fuese quien abriese una grieta en la campaña del PP que tanto la izquierda como Vox han aprovechado para desgastar a los populares en plena campaña electoral. En el único acto que tenía agendado para impulsar a Alfonso Fernández Mañueco a la presidencia de la Junta, el ex presidente del Gobierno se despachó sin medias tintas contra la actual dirección nacional del PP, a la que culpó veladamente del crecimiento de Santiago Abascal en las encuestas y a la que señaló por encender el conflicto con Isabel Díaz Ayuso, a la que posicionó sin mencionarla como uno de los principales activos del partido.

«Hay muchos que se agarran a supuestas soluciones baratas y mágicas, a populismos mentirosos o falsos, porque no tienen un referente fuerte en el que confiar», espetó Aznar, quien cuestionó que el objetivo en este caso del presidente del PP sea el de llegar a la Moncloa, pero no se sepa «para hacer qué». Las palabras del veterano dirigente no cayeron en saco roto y Pablo Casado trató de taponar rápidamente la herida, no sin antes reivindicar su proyecto «reformista» para España con el que pretende llegar a la presidencia del Gobierno. Lo hizo el domingo desde Ávila, y lo ha repetido este lunes desde Salamanca, después de que Aznar corrigiese también sus palabras en Cope ante la tormenta interna que habían desatado.

«Tengo cierto rubor en decirlo por si se considera necesario: yo apoyo a Pablo Casado y deseo que tenga éxito y sea presidente del Gobierno, porque creo que es lo mejor para España», ha expresado, volviendo a la línea discursiva que manifestó el pasado mes de octubre durante la Convención Nacional del PP, en la que reiteró su respaldo al actual líder del PP como próximo inquilino de La Moncloa. Y aunque ha pedido no «interpretar» sus palabras del sábado en Valladolid como un ‘recado’ interno para el PP, sí ha incidido en la necesidad de solucionar «ya» el conflicto con Ayuso por el PP de Madrid.

Para tratar de zanjar ya el asunto y evitar que tenga mayores consecuencias durante la campaña, Pablo Casado ha agradecido este lunes las aclaraciones de su mentor político y su «apoyo» en los días previos a la apertura de urnas en Castilla y León. No obstante, ha blindado de nuevo su liderazgo y su proyecto al frente del PP, unas líneas programáticas que, recuerda, se desarrollaron con la participación del propio Aznar el pasado mes de octubre durante la convención de Valencia.

Sin embargo, el líder del PP no ha hecho mención alguna en su intervención ante los medios de la recomendación de Aznar de solucionar su particular guerra con Ayuso, ahora soterrada por la campaña electoral. Mientras tanto, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha defendido sin cortapisas la intervención del ex presidente del Gobierno en Valladolid y, aunque ha rechazado «recaditos» en clave interna, sí ha secundado la «claridad» discursiva de Aznar respecto a la construcción de liderazgos «firmes» o la necesidad de un PP «fuerte» y «unido». «Él siempre sienta cátedra (…). Si alguien quiere un discurso de palabras vacías, que no le llame», alegaba.

Te puede interesar

Comentar ()