El exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias ha lamentado que los «compañeros troyanos» del PSOE «no han terminado de entender» que pactar con la derecha «es aceptar caballos de Troya», en referencia al «golpe sin precedentes» que habría dado a la izquierda el «tamayazo» en la votación de la reforma laboral.

Así lo ha manifestado, en declaraciones recogidas por Europa Press, en la charla ‘Corrupción política y la propaganda institucional’, en León, donde ha arropado al candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Pablo Fernández, y a la número dos de la lista por León, Pilar González.

«No voy a hablar de la reforma laboral, pero si quiero hablar de regalos envenenados y caballos de Troya», ha comenzado Iglesias para referirse a la «geometría variable» que, a su juicio, defiende el PSOE y que «significa básicamente pactar con la derecha».

Así, el exvicepresidente del Ejecutivo ha advertido de que con la «geometría variable» en relación con la reforma laboral solo se consiguió que «fuerzas de izquierdas se pelearan entre ellas» y que «un tamayazo hubiera dado un golpe sin precedentes a la izquierda», en referencia al voto en contra de la reforma de los diputados de UPN Sergio Sayas y Carlos García Adanero, que contravinieron las directrices de la dirección de su formación.

«La izquierda se salvó de milagro porque hubo uno del PP que se equivocó«, ha recordado sobre el voto a favor de la reforma del diputado Alberto Casero, que los populares han achacado a un error informático pero que decantó la balanza a favor de la reforma.

«Esto es lo que se consigue con la geometría variable, que es pactar con la derecha», ha avisado o en este sentido Iglesias, quien también ha llamado a recordar lo que pasó cuando «esta geometría variable del PSOE empujó un acuerdo con Ciudadanos en Murcia».