Castilla y León | España

Mañueco incluirá al PSOE en las negociaciones para formar Gobierno en Castilla y León

El PP evita mencionar a Vox y defiende que "el cambio de ciclo es imparable" por el hundimiento de la izquierda

El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco.

El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco. EP

No hay autocrítica en el PP. Al menos, de momento. Con la práctica totalidad del voto escrutado, el presidente de Castilla y León y candidato a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado sentirse «satisfecho» de los resultados electorales de este 13-F. «¡Hemos ganado las elecciones en Castilla y León!», proclamaba el dirigente, que avanzaba que en los próximos días iniciaría una ronda de diálogo para «formar Gobierno» con todas las fuerzas con representación en el arco parlamentario, «empezando por los partidos que tienen más representación» en las Cortes.

Alfonso Fernández Mañueco ha evitado excluir al PSOE de la ronda de contactos. De sus palabras se puede intuir que, además, levantará el teléfono para sondear a Luis Tudanca antes que a Vox, a cuya fuerza no ha mencionado en ningún momento en su discurso. «Voy a dialogar con todos para formar un Gobierno de todos y para todos», reiteraba. El PP ha logrado prácticamente el mismo porcentaje de voto que en 2019, aunque sí ha sumado dos procuradores más, posicionándose como primera fuerza con 31 escaños, a diez de la mayoría absoluta.

No obstante, el ganador indiscutible de la noche ha sido Vox, que se ha disparado de uno a 13 procuradores. Sus votos resultan además indispensables para que Mañueco repita al frente de la Junta y, como ha avanzado Santiago Abascal este mismo domingo, no les saldrá gratis. Vox ha lanzado el primer órdago y ya ha avanzado que exigirá su respectiva cuota de poder en el eventual ejecutivo del PP. Si los populares aceptan, Vox haría historia y entraría a formar parte de su primer gobierno autonómico.

La otra gran noticia de la jornada es el hundimiento de la izquierda en Castilla y León, lo que dibuja un panorama pesimista también en la esfera nacional. El PSOE ha caído siete escaños respecto a 2019, y Podemos ha rozado la desaparición con tan sólo un procurador. Esta circunstancia es precisamente la que en parte mitiga el hundimiento del PP -cuyas expectativas iniciales avanzaban que rozarían los 40 procuradores-, ya que los populares suman en solitario más que el bloque de la izquierda. Esta es la tesis que reinaba en la dirección nacional y a la que se aferran en el PP para declarar lo ocurrido esta noche como un éxito: mientras se sume un escaño más que la izquierda, «habremos ganado».

«El cambio de ciclo en España es imparable», manifestaba el presidente de los populares, Pablo Casado. Génova no ha cumplido las expectativas que planteó a finales de diciembre, cuando Alfonso Fernández Mañueco activó la cuenta atrás para unas elecciones inesperadas que inauguraban un ciclo electoral que no se cerrará hasta las próximas elecciones generales. Entonces, el PP rozaba la mayoría absoluta y su horquilla mínima era la de los 38 procuradores. Su objetivo era desprenderse de Ciudadanos -que conservaba 12 diputados en las Cortes-, tumbar a la izquierda y mantener a raya a Vox, o lo que es lo mismo: extender el ‘modelo Ayuso’ más allá de Madrid.

Al margen de Vox, las tres fuerzas de la España Vaciada han sido protagonistas este 13-F. Unión del Pueblo Leonés; Soria Ya y Por Ávila han arrasado en sus respectivas provincias, convirtiéndose en el partido más votado en todas ellas, por encima de PSOE y PP. Leoneses y sorianos entrarán en las Cortes con tres procuradores, mientras que los abulenses logran un procurador.

Te puede interesar

Comentar ()