España

La Guardia Civil reconoce que debe 234.465 días de descanso a su plantilla

La directora general garantiza que los agentes no perderán los descansos acumulados por festivos, exceso de jornada o por trabajar en horas nocturnas y en días no laborables | El periodo para disfrutar de estas libranzas expira el próximo 31 de julio

Guardias civiles, desfilando en el Día de la Hispanidad 2021 en Madrid.

Guardias civiles, desfilando en el Día de la Hispanidad 2021 en Madrid. EP

La Dirección de la Guardia Civil reconoce que debe a sus agentes al menos 234.465 días de descanso, una cifra que da una idea del déficit de plantilla con que cuenta el Cuerpo para desempeñar las funciones que tiene asignadas y que pone en cuestión la gestión que se viene realizando en material de personal. El plazo máximo para disfrutar de esas libranzas acumuladas expira el próximo 31 de julio, por lo que se dispone de cinco meses y medio para poner el ‘contador a cero’.

El dato se ha conocido este lunes con motivo de la celebración del pleno extraordinario del Consejo de la Guardia Civil que las asociaciones profesionales han forzado para tratar la jornada laboral de los agentes. Estos vienen denunciando que hacen más horas que otros cuerpos policiales sin ninguna compensación y que siguen sin tener turnos de trabajo para poder conciliar la vida familiar y laboral.

De acuerdo con las tablas facilitadas por la dirección a los representantes de los guardias civiles, la mayor parte de los días acumulados -concretamente 139.309, lo que equivale al 59,41 % del total- corresponde a descansos generados por trabajar en horas nocturnas y días festivos a razón de uno por cada seis servicios nocturnos y uno por cada tres servicios festivos. Según las instrucciones internas, no se pueden disfrutar más de dos de estos descansos al mes, si bien la situación que se ha generado ha llevado a la dirección a ampliar temporalmente ese número: cuatro al mes desde el pasado mes de octubre.

En concreto, son 25.798 guardias civiles a los que se adeudan días por esta circunstancia operativa (de ellos 1.498 en Madrid, 1.385 en Valencia y 1.231 en Alicante, las tres comandancias con mayor volumen), situándose la media en 5,4 descansos. La cifra oscila entre los 14 de los funcionarios adscritos a la Comandancia de Melilla y los 2,4 de los que sirven en Álava.

Por festivos no disfrutados (a cada funcionario le corresponden 14 al año) son ya 42.186 los días que acumulan 14.062 agentes, a una media de tres. La cifra de 234.465 se completa con las 52.970 días de descanso por superación de la jornada a razón de uno por cada 7,5 horas de exceso a partir de las 40 horas (las primeras 10 horas de exceso se retribuyen económicamente). En este caso, el periodo de disfrute se limita al trimestre en que se han generado o al siguiente, según el régimen.

Compromiso de la dirección general

Las fuentes consultadas por El Independiente han informado de que la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha garantizado que ningún agente se quedará sin disfrutar los descansos atrasados. En caso de que resulte imposible agotar los días acumulados en el plazo máximo estipulado debido a las necesidades del servicio, asociaciones profesionales piden al Ministerio del Interior que habilite una compensación económica a fin de evitar el perjuicio que se generaría a estos funcionarios. De lo contrario, avisan, habrá un alud de recursos.

«Esta situación revela una deficiente gestión de los recursos operativos en la Guardia Civil. Si hay déficit de plantilla habrá que tomar alguna medida. Lo que llama la atención es que sí haya personal para lo que nosotros llamamos unidades ‘fantasma’, sacando a agentes de seguridad ciudadana», critica el presidente de la Asociación de Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC), José Francisco Silva Nieto.

Seis asociaciones de la Guardia Civil se unen en un ‘frente común’ para exigir la homologación de la jornada laboral a la de la Policía Nacional

Esta organización no pasa por alto el hecho de que el plan de recuperación con las medidas frente al reto demográfico diseñado por el Gobierno incluye un eje que gira en torno al refuerzo de los servicios públicos en las zonas despobladas y que alcanza al Cuerpo. «Sostenimiento, al menos durante 5 años, del incremento de los efectivos de la Guardia Civil, para ser dedicados a estas zonas, mediante Ofertas de Empleo Público que aumenten al menos en un 10 % las necesidades ordinarias asociadas a la reposición», detalla el documento.

«Los guardias civiles no sólo trabajan de media 150 horas más al año que el resto de policías, sino que abusan y ponen excusas para que los descansos producidos por la actual orden general de servicios [emitida el 23 de diciembre de 2014] no puedan ser disfrutados por los agentes», censura el portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Pedro Carmona. Y añade: «Los guardias civiles seguimos pagando los platos rotos de la nefasta gestión que la Dirección General está llevando a cabo en materia de jornada laboral».

En esta línea se manifiesta también Jucil, que achaca la acumulación de días a una «mala planificación por parte del empleador» -en alusión a la Dirección General de la Guardia Civil- y de la que excluye cualquier responsabilidad por parte de los agentes. «Querer eliminar el disfrute de estos días generados en base a la mejora, tanto de la salud como de la conciliación de la vida familiar de los afectados, genera el efecto contrario al perseguido cuando fueron regulados», exponen. Ante esta situación, la actual asociación mayoritaria aboga por que se amplíe el número de días por descansos compensatorios que se puedan disfrutar al mes.

Más de 10.000 plazas sin cubrir

Las convocatorias de empleo y la aplicación de tasas de reposición superiores al 100 por ciento desde 2019 ha permitido recuperar parte de los efectivos que, tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional, se perdieron durante la última crisis económica debido a las restricciones presupuestarias. Según datos de Jucil, las vacantes en el Instituto Armado ascienden en toda España a 10.160, lo que equivale a un 11,28 % del total. Se necesitaría quintuplicar el número de plazas ofrecidas en la última convocatoria de ingreso en la escala de cabos y guardias (2.091) y que no se produjera ninguna baja para tener la plantilla completa.

De otro lado, seis de las siete asociaciones representativas en la Guardia Civil -ASESGC, Jucil, AUGC, Asociación Profesional de Cabos, AEGC e Independientes de la Guardia Civil- se han unido en un «frente común» para presionar y que se ponga fin al «agravio» que sufren con otros cuerpos policiales al realizar más horas de servicio sin compensación alguna. Sólo Unión de Oficiales (UO) no se ha adherido a este bloque.

Las organizaciones celebran que la directora general haya garantizado que no se perderán los días acumulados por el cumplimiento de la jornada laboral, pero lamentan que no se haya producido avance alguno «en el establecimiento de un turno de servicio con cadencias fijas que recoja las mismas horas de servicio que realiza un miembro de la Policía Nacional, notablemente inferiores».

Comentar ()