Cataluña | España

Becas e Ingreso Mínimo centran el reencuentro de Gobierno y Generalitat en la Bilateral

El vicepresidente del Govern de la Generalitat y conseller de Política Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, durante la Comisión Bilateral

Gobierno y Generalitat reemprenden este viernes las negociaciones, aunque lo harán de momento en el terreno que menos incomoda al ejecutivo de Pedro Sánchez, el de la Comisión Bilateral. Sigue fuera del calendario gubernamental la reunión de la mesa de diálogo, que el PSOE se comprometió a reunir «a principios de 2022» a cambio del apoyo de Esquerra a los Presupuestos Generales.

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, y la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, presidirán una mesa que contará también con el consejero de Economía, Jaume Giró, y la delegada de la Generalitat en Madrid, Ester Capella. El orden del día, todavía abierto, explica que el Gobierno no haya cerrado su delegación, según Moncloa.

Ese orden del día en construcción contempla de momento la transferencia de la gestión de las becas universitarias y del Ingreso Mínimo Vital (IMV) a la Generalitat, así como el traspaso del Canal Xerta-Senia y las carreteras B-23 y B-20. Desde la Generalitat apuntan que podría entrar también en ese orden del día el traspaso de los MIR -la formación especializada de los médicos- pero desde Moncloa enfrían esa posibilidad. Lejos queda el flamante acuerdo de la primera Bilateral, que acordó en agosto la ampliación del Aeropuerto de El Prat, frustrada después por las reticencias de la Generalitat.

Becas, dos décadas después

En Palau reconocen, eso sí, que lo fundamental ahora es cerrar el traspaso de las becas y avanzar sustancialmente en el del IMV, ambos transferidos ya al País Vasco. En el caso de las becas, se trata de una competencia ratificada en tres sentencias por el Tribunal Constitucional, reclamada desde hace dos décadas por los sucesivos gobiernos catalanes.

En agosto, cuando la Bilateral se reunió por primera vez en tres años, el Ministerio de Política Territorial aseguró que se culminaría el traspaso para que las becas pasen a manos de la Generalitat el curso 2022-23.

A partir de este curso, la Generalitat recibirá el dinero que le corresponda en función de los estudiantes becados que viven en Cataluña y será la responsable de hacer la convocatoria y entrega de este dinero, un trámite que ahora hace el ministerio de Educación. El Govern Aragonès confía en cerrar políticamente esta cesión el viernes, aunque todavía tendrá que ser ratificado en la Comisión mixta de traspasos.

Se enfría el traspaso del MIR

Más complejo será ver avances en el traspaso de la formación especializada de los médicos. Un traspaso que de hecho ya recogía el acuerdo de coalición entre el PSOE y Podemos. «Daremos cumplimiento a los dictámenes del Tribunal Constitucional y traspasaremos a la Generalitat aquellas competencias pendientes ya reconocidas en el Estatut en materias como la gestión de becas universitarias, la formación sanitaria especializada, el salvamento marítimo o la ejecución de la legislación laboral en el ámbito del trabajo, el empleo y la formación profesional», apuntaba el acuerdo.

En agosto este punto se puso sobre la mesa, con avances según la consejera Vilagrà. Pero la ministra de Sanidad, Carolina Darias, desmentía dos días después que el examen MIR estuvieran entre los traspasos que se negocian con la Generalitat.

El consejero Josep Maria Argimon ha matizado después las exigencias de la Generalitat. En octubre, aseguraba en un medio especializado en salud que no aspira a gestionar el examen MIR al margen del sistema nacional, sino a tener co-gobernanza con el Gobierno de España “en algunos elementos clave” de la formación sanitaria especializada.

Cercanías, fuera del orden del día

Ni Gobierno ni Generalitat apuntan a avances en el traspaso de Rodalies otra de las reivindicaciones clásicas del gobierno catalán. El pasado noviembre la Comisión de Infraestructuras acordó el traspaso de los recursos que el Estado paga por el «déficit tarifario» a Renfe. Entre 270 y 320 millones de euros anuales que el Gobierno pagaba directamente a Renfe y pasarán ahora por las arcas de la Generalitat, que podría otorgar el servicio a otros operadores, concretamente Ferrocarrils de la Generalitat (FFGG).

La Generalitat, sin embargo, no se da por satisfecha con el traspaso de los recursos económicos. Quiere la transferencia integral del servicio, es decir, ser la titular de los recursos materiales: trenes, la infraestructura y personal. Un traspaso que tanto Renfe como el Gobierno descartan.

Mesa de diálogo

Al margen de los avances de la Bilateral en estos traspasos, el Govern insiste en la necesidad de convocar ya el próximo encuentro de la mesa de diálogo. El escenario en el que ERC sitúa el debate sobre el «conflicto político» de Cataluña. Lo reclamó Pere Aragonès en su conferencia del lunes, advirtiendo a Sánchez que si no es «valiente» en este ámbito será el responsable del crecimiento de Vox y el PP.

«La confianza se desgasta» advertía este martes la portavoz del Govern, Patricia Plaja, que no confirmó si Aragonès asistirá a la Conferencia de Presidentes convocada por Sánchez el próximo 25 de febrero. El presidente catalán necesita exhibir avances en este terreno, ante el asedio al que le someten sus socios de JxCat y la CUP para que rompa ya esa vía de diálogo con el Gobierno.

Te puede interesar

Comentar ()