España

Ferraz amaga con una moción de censura contra Ayuso para aprovechar la crisis popular

Impulsa al líder del partido en Madrid, Juan Lobato, al que encarga la respuesta socialista a la profunda crisis del PP

El secretario general del PSOE-M, Juan Lobato Europa Press

El 4-M enterró en Madrid al Partido Socialista y provocó un cambio de ciclo por el cual Pablo Casado volvió a ponerse en primer lugar en las encuestas por delante de Pedro Sánchez. Menos de un año después, el choque de trenes entre la Puerta del Sol y Génova 13 abre una ventana de oportunidad para el PSOE como nunca podía haber imaginado. La administración de esta insondable crisis, aún muy, muy lejos de terminar, va a permitir a los socialistas sacar cabeza en Madrid y promocionar a su nuevo líder, aún un desconocido Juan Lobato, a quien Ferraz ha encargado la respuesta del partido.

Uno de los pasos a dar sería la presentación de una moción de censura a Isabel Díaz Ayuso. La decisión no está tomada, pero Ferraz y la dirección regional han estudiado si el calendario lo permite, según ha podido saber El Independiente. De momento han llevado a la Fiscalía el cuestionado contrato por el que el hermano de la presidenta intervino en la compra masiva de mascarillas durante la primera ola de la pandemia. También han propuesto la creación de una comisión de investigación, que será rechazada con toda probabilidad con los votos de PP y Vox, y pedido la comparecencia de la presidenta en un pleno monográfico.

Lobato necesitaría los votos de Rocío Monasterio

Tampoco la moción de censura prosperaría, porque para ello Lobato necesitaría de los votos de Rocío Monasterio -no bastaría siquiera con su abstención- algo impensable, pero le permitiría aprovecharse de la debilidad del PP, de la división que hay tanto en el grupo popular como en el ejecutivo autonómico y cuestionar las actividades empresariales del entorno familiar de Ayuso, algo que incomoda especialmente a la baronesa popular. Y, de paso, Lobato conseguiría el plus de conocimiento que necesita tras hacerse con el liderazgo del partido en Madrid.

El nuevo líder socialista tendría ocasión de promocionarse, mucho antes de lo esperado, como una alternativa con plan de gobierno y con vocación de permanencia en la política madrileña, no como han hecho todos sus antecesores.

Es la dirección federal del PSOE tan consciente de que debe aprovechar esta oportunidad, que ha concentrado en Lobato la respuesta política a esta crisis, llegando a comparecer en la sede de la calle Ferraz, algo bastante inusual, pero que da una idea de cómo quieren proyectarlo.

Este mismo domingo, durante su intervención en el congreso de las Juventudes socialistas, Lobato ha ofrecido a los votantes del PP un proyecto «serio» y «honesto» para la Comunidad de Madrid, informa Europa Press.

Ferraz concentra en Lobato la respuesta política a esta crisis

Tras anunciar, además, que ampliarán su denuncia contra Ayuso por la presunta comisión de delitos de malversación y prevaricación con los nuevos datos aportados por la presidenta regional en relación al contrato vinculado con su hermano, aprovechó para afirmar que el PSOE pondrá sobre le mesa un proyecto «honrado, justo y que piense en la mayoría de los madrileños».

El PSOE obtuvo el 4 de mayo del pasado año el peor resultado de su historia en unas autonómicas madrileñas. Y, lo que resultó más catastrófico, quedó como tercera fuerza política en la Comunidad por detrás de Más Madrid. Ello acabaría provocando la marcha de Ángel Gabilondo, información que fue adelantada por este medio y posteriormente desmentida a pesar de sus veracidad. Los hechos dieron la razón a este medio.

El plan del nuevo líder de los socialistas madrileños pasaba por intentar recuperar el mes de mayo del año que viene el segundo puesto en las autonómicas y, a partir de ese momento, intentar forzar en la Comunidad un cambio de ciclo político que les pusiera en disposición de disputar las siguientes con posibilidades de éxito. Esto es, una estrategia a seis años, todo ello contando con que Díaz Ayuso, ante un descalabro electoral de Pablo Casado, no diera antes el salto a la política nacional.

Son tantas las incógnitas que se antoja imposible hace cualquier tipo de predicción, pero, de momento, Lobato aprovecha su oportunidad.

Te puede interesar

Comentar ()