El rey emérito, Juan Carlos I, comunicará la próxima semana si vuelve a España o no después de que la Fiscalía haya descartado presentar querella contra él ante el Tribunal Supremo.

Así lo traslada su abogado, Javier Sánchez-Junco, en un comunicado emitido inmediatamente después de que la Fiscalía le haya notificado los decretos de archivo de las investigaciones que tenía abiertas alrededor de la fortuna en el extranjero del exjefe de Estado español.

«En cumplimiento de lo acordado en los Decretos de Archivo, trasladaré
personalmente en los próximos días a S.M. el Rey D. Juan Carlos el contenido de estos. Tras su estudio, asimismo, la próxima semana se harán, en su caso, las valoraciones que correspondan, haciéndome eco igualmente de las decisiones que pueda tomar D. Juan Carlos que comunicaré oportunamente», se lee en el breve escrito firmado por la defensa del emérito.

Juan Carlos I decidió marcharse de España el 3 de agosto de 2020, dos meses después de que la fiscal general del Estado comunicara que se había abierto una investigación alrededor del rey emérito en relación con la entrega de 65 millones de euros que le hizo en 2008 el rey saudí por si tenía relación con la concesión del contrato de ampliación del AVE a La Meca. Quince días después de conocer que había decidido irse del país, la Casa Real confirmó que se encontraba en Abu Dabi, donde todavía reside.

Descarta ilegalidades

Por medio del comunicado hecho público por su defensa este miércoles, Juan Carlos I se da por enterado del archivo de la investigación y descarta haber cometido ningún delito: «La Fiscalía del Tribunal Supremo me ha notificado los Decretos correspondientes a las Diligencias de Investigación no 40/2020 (a las que se habían acumulado las no 17/2020) y a las Diligencias de Investigación no 44/2020, por los que se acuerda respectivamente el Archivo de cada una de ellas».

«Los mencionados Decretos, sin perjuicio del estudio detallado que precisan, concluyen que en ninguno de los casos que motivaron su incoación, existen
circunstancias que permitan apreciar la existencia de ilícito alguno imputable a S.M. el Rey D. Juan Carlos de Borbón y Borbón o conducta que sea susceptible de reproche penal. En cumplimiento de lo acordado en los Decretos de Archivo, trasladaré personalmente en los próximos días a S.M. el Rey D. Juan Carlos el contenido de estos. Tras su estudio, asimismo, la próxima semana se harán, en su caso, las valoraciones que correspondan, haciéndome eco igualmente de las decisiones que pueda tomar D. Juan Carlos que comunicaré oportunamente», informa la defensa del emérito.