España | País Vasco

Euskadi se prepara para recibir 3.000 ucranianos: vivienda, ayuda económica y sanidad

Aprueba un primer plan de contingencia para distribuir a los desplazados entre los recursos habitacionales públicos y los pisos ofrecidos por la ciudadanía.

La llegada de refugiados a España ya ha comenzado. El número se irá incrementando de modo progresivo en los próximos días. Euskadi aprobó ayer un plan de contingencia provisional que contempla escenarios de actuación para dar asistencia hasta a 3.000 refugiados ucranianos.

El plan ha previsto la habilitación de recursos habitacionales de urgencia de hasta 15 días, prorrogables, y en los que además de los centros asistenciales públicos se han incluido habitaciones de hotel y viviendas ofrecidas de modo voluntario por la ciudadanía.

El plan de actuación implica al Gobierno vasco, las diputaciones y los ayuntamientos. En el País Vasco hace días que ya se presta servicio a los primeros refugiados llegados y que ya se alojan en los centros asistenciales y en algunos hoteles que han ofrecido sus instalaciones. Es el caso del Hotel Illunion de Bilbao, donde se ha acogido a 25 personas y ante el que la ciudadanía ha hecho llegar material de apoyo para todos ellos.

El Gobierno vasco aprobó ayer un primer plan con vigencia hasta el día 31 de este mes, cuando se actualizará la hoja de ruta a medida que se conozcan más detalles de la situación de la invasión rusa en Ucrania. El documento hecho público ayer recuerda que ACNUR ya trabaja con escenarios de hasta 4 millones de desplazados y en el que “en el supuesto nada descartable” de que el Sistema de Acogida e Integración del Estado se vea desbordado se deberán complementar y ampliar los recursos.

Apoyo económico

El primero de los escenarios contemplado habla de una llegada de refugiados a Euskadi de entre 500 y 700 personas. A todas ellas se les alojaría en recursos de las entidades sociales y las instituciones. Los centros de Irún, Oñati, Tolosa y Berriz, en los que ya se acoge a los primeros refugiados llegados, se podrá asistir hasta a 200 desplazados.

A estos recursos se sumarían los disponibles por los ayuntamientos y los pisos ofrecidos por los ciudadanos, así como viviendas que brindan las familias ucranianas afincadas en Euskadi. En caso de ser necesario, el Gobierno vasco cerraría acuerdos con hoteles y hostales para sufragar el alojamiento por periodos de hasta siete días -prorrogables- hasta la localización de una solución habitacional estable.

En el segundo escenario, que contempla tener que dar servicio hasta a 3.000 refugiados, se habilitarían, además de más viviendas, otros servicios. Uno de ellos sería poder disponer de servicios de traducción recurriendo para ello a ciudadanos ucranianos instalados en Euskadi que de modo voluntario quieran colaborar. Además se establecerían servicios de información en estaciones de tren y autobús y en los aeropuertos.

El plan contempla también servicios especiales para asistir a menores no acompañados y personas en situación de vulnerabilidad. A todos los refugiados se les dará acceso a los servicios públicos esenciales, en el campo asistencial y educativo, además de apoyo económico para poder facilitar un sustento básico.

Te puede interesar

Comentar ()