JxCat llevará ante la Oficina Antifraude de Cataluña la compra de 14 locales comerciales por parte del Ayuntamiento de Barcelona por un monto de 3,2 millones de euros. Una operación que también ha sido denunciada por Esquerra por la opacidad del gobierno municipal a la hora de explicar la compra de locales.

El gobierno de Comunes y PSC pactó con ERC un plan para adquirir locales vacíos para dinamizar el tejido comercial de Barcelona. El Ayuntamiento adoptaba así el papel de inmobiliaria pública tras la pandemia, que ha dejado 3.000 locales vacíos en Barcelona. El proyecto se concretó en el anuncio de la compra de 50 locales para implantar «proyectos económicos y de dinamización cultural» con un presupuesto de 16 millones de euros.

El problema, señala la oposición, es la concentración de la compra en 16 locales en el distrito de Les Corts. De ellos 14 no estaban vacíos y los responsables de los negocios instalados en ellos han recibido un burofax según el cual deben abandonar los locales en junio, para entregarlos vacíos al Ayuntamiento.

Mobbing inmobiliario

Se trata de 14 locales, todos del mismo propietario, de los que tres tienen contrato en vigor y 11 con contrato prorrogado vigente, todos con actividad económica. «No solo es solo un contrasentido, es una barbaridad, un escándalo» denuncia el líder de ERC en Barcelona, Ernest Maragall.

Además, de los 14 locales que no están vacíos, ocho tampoco están en planta baja, de modo que no se cumplen las dos condiciones fijadas por el plan «Arriba persianas» del Ayuntamiento: locales vacíos en planta baja para dinamizar la actividad comercial de la ciudad.

Sin embargo, el concejal de distrito aseguró «por escrito» a JxCat que los locales estaban vacíos, ha explicado la líder de Junts en Barcelona, Elsa Artadi. «Ahora los dueños de estos negocios están sufriendo mobbing inmobiliario» ha denunciado Artadi, que ha reclamado explicaciones al Ayuntamiento. «El ayuntamiento tiene que dar marcha atrás en esta operación», reclama Maragall.

Indicios de irregularidades

El Ayuntamiento se ha negado, hasta ahora, a entregar los expedientes de estas operaciones, lamentan desde la oposición, que reclama los datos de los vendedores y fecha de compra, además de los criterios de elección de esos locales.

«Después de dos meses trabajando en este tema hemos decidido llevar al Ayuntamiento a la Oficina Antifraude» porque «tenemos indicios cada vez más alarmantes» de que «hay irregularidades» en la operación, ha anunciado Artadi.

«Ante la opacidad del Ayuntamiento» ha concluido «iremos a la OAC» porque «la situación nos preocupa». En este sentido, ha recordado que el proceso participativo para lanzar la operación «ya fue extraño» porque de los 3.000 locales vacíos en Barcelona «solo se presentaron 60 y van a comprar 50».

3,2 millones a un propietario

Además, denuncian desde JxCat que todos los locales en cuestión en el distrito de Les Corts pertenecen al mismo propietario, que los compró en 2019, justo antes de la pandemia. «De la partida de 16 millones pactada con ERC para comprar locales comerciales vacíos 3,2 millones han ido a parar a un único propietario y, sorpresa, los locales no están vacíos» lamenta Maragall.

También ha trascendido que otro de los locales escogidos por el Ayuntamiento pertenece al consejero de distrito de los comunes Max Cahner -hijo del histórico consejero de Cultura de Convergencia-. Se trata de un semisótano, sin salida a la calle, vendido por 250.000 euros.

Los locales seleccionados por el Ayuntamiento se encuentran en Ciutat Vella (10), Eixample (5), Sants-Montjuïc (3), Les Corts (16), Gràcia (2), Horta (6), Nou Barris (3), Sant Andreu (1) y Sant Martí (4).