España

Una juez condena al líder del sindicato policial UFP por desobediencia a la autoridad

Víctor Duque llamó "niñato" e "inútil" a un policía que intentó mediar durante la trifulca que protagonizó en la Feria de Algeciras de 2018 | El dirigente sindical, condenado a una multa de un mes, se enfrenta ahora a una suspensión de empleo y sueldo

El secretario general de la UFP, Víctor Duque, en un congreso de su sindicato.

El secretario general de la UFP, Víctor Duque, en un congreso de su sindicato.

Un juzgado de Algeciras (Cádiz) ha condenado al secretario general del sindicato Unión Federal de Policía (UFP), Víctor Duque, a una multa de un mes a razón de seis euros diarios y al pago de las costas judiciales por la comisión de un delito de desobediencia al insultar a tres agentes del Cuerpo cuando estos intervenían para frenar un altercado ocurrido a las puertas de una caseta en la Feria de esta ciudad gaditana en 2018.

La sentencia es firme desde el pasado 11 de octubre, después de que el acusado y su defensa mostraran su conformidad al inicio del juicio oral con el escrito de acusación presentado por la Fiscalía tras modificar parcialmente sus conclusiones provisionales. El fallo del Juzgado de lo Penal 3 de Algeciras desencadenará la imposición de una sanción disciplinaria como funcionario policial.

Los hechos por los que Víctor Duque ha sido condenado tuvieron lugar en el recinto ferial de Algeciras sobre las 21 horas del 27 de junio de 2018, cuando el secretario general de la UFP se personó a las puertas de una caseta increpando a un controlador -identificado como Francisco Javier C. Q.- después de que éste no le hubiera permitido el acceso a su hijo al sospechar que era menor de edad. Según se detalló en el atestado policial, el vigilante declaró que durante el forcejeo «le cogió del pecho» y le rompió el polo de color rojo que vestía mientras le gritaba: «Te voy a buscar la ruina, tú no sabes dónde te has metido. Te voy a acosar, te voy a hacer la vida imposible».

El inspector de policía responsable del dispositivo que medió en la trifulca, «con clara intención conciliadora», intentó apartar a Duque del controlador de seguridad de la caseta y llevarlo sin éxito a un lugar «más calmado y distanciado» mientras el líder sindical mostraba una actitud «agresiva y nerviosa». Fue en ese momento cuando, dirigiéndose al agente, le gritó: «Eres un niñato, no me digas lo que tengo que hacer que lo sé antes de que tú nacieras. No tienes ni idea de quién soy yo».

En la sentencia, a la que ha tenido acceso El Independiente, la magistrada declara probado por conformidad de las partes que Víctor Duque profiriera estas expresiones ofensivas hacia un compañero del Cuerpo Nacional «con ánimo de menoscabar el principio de autoridad que los agentes de Policía representan». Y añade: «Siendo requerido de identificación por la fuerza actuante, el acusado continuaba con su actitud hostil y desafiante para con los agentes, lanzando todo tipo de improperios como: ‘No me voy a identificar ante ti, que eres un niñato, inútil. Si quieres me detienes».

Hechos probados de la sentencia por la que ha sido condenado el líder de la UFP, Víctor Duque.

La resolución judicial no hace mención a los supuestos golpes sufrido en el pecho y los brazos por uno de los policías, como se detalló en el atestado. Esta versión fue avalada por otro de los controladores que se encontraban a las puertas de la caseta -Óscar D. P.- cuando sucedieron los hechos. Este testigo declaró que Víctor Duque empujó al policía, poniéndole «las dos manos en el pecho» y dándole varias veces «en la zona de los antebrazos».  

Los funcionarios policiales aseguraron que, pese a requerirle «en reiteradas ocasiones» que se identificara verbalmente o les enseñara la documentación, Duque se negó. Con todo, el inspector que dirigió la actuación dio instrucciones expresas de que ni se le detuviera ni fuera trasladado a comisaría para su identificación a fin de «evitar males mayores» debido a la actitud «no colaborativa, hostil y desafiante» de Duque y a la multitud de personas que se había aglomerado en ese punto.

A las 9.13 horas del día siguiente, según precisó en la diligencia, la instructora de la denuncia telefoneó al secretario general de la UFP para que se personara en dependencias policiales al objeto de que prestara declaración pero aquél le manifestó que no podía «por estar en Madrid». La funcionaria hizo constar en dicho oficio que también se negó a facilitarle datos sobre sus hijos.

Cuando este periódico recabó su versión de los hechos en julio de 2018, Víctor Duque defendió que el atestado policial estaba «falseado» y que los insultos que se le atribuían no los profirió él. Tres años y cuatro meses después terminó dando su conformidad al atestado policial que recogía que llamó «niñato» e «inútil» a los agentes que se personaron a las puertas de la caseta La providencia debido a la «fuerte discusión» que se produjo aquel miércoles de Feria.

En su artículo 556.2, el Código Penal prevé la imposición de una pena de uno a tres meses a quien faltare al respeto y consideración debida a la autoridad en el ejercicio de sus funciones, por lo que la condena a Víctor Duque se halla en el rango bajo. Cuando este periódico le preguntó la pasada semana si existía ya sentencia, el líder de la Unión Federal de Policía contestó: «Yo no tengo nada notificado».

Expedientes disciplinarios

La condena judicial acarreará medida disciplinaria como funcionario del Cuerpo Nacional. Fuentes policiales aseguran que ya existe una propuesta de sanción de dos meses de suspensión de empleo y sueldo, cuya efectividad está pendiente de firma por parte del director general. Duque asegura desconocerlo: «Tengo conocimiento de la apertura de varios expedientes y nada más. Sé que algunos se han cerrado y otros siguen vivos«.

En su artículo 8, la ley orgánica del régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía tipifica «la grave desconsideración con los superiores, compañeros, subordinados o ciudadanos, en el ejercicio de sus funciones o cuando cause descrédito notorio a la Institución Policial» como falta grave, sancionada con la suspensión de funciones por un periodo que puede ir desde los cinco días a los tres meses.

Te puede interesar

Comentar ()