La Fiscalía ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional, José Luis Calama, que decrete el secreto de las diligencias de investigación por el hackeo de los móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Este martes, el instructor incoó diligencias de investigación por un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos a raíz de la denuncia presentada por la Abogacía del Estado alertando de que los móviles de los miembros del Ejecutivo fueron infectados con el software de espionaje Pegasus.

Según trasladan fuentes fiscales y jurídicas, el Ministerio Público ha solicitado que la investigación se siga bajo secreto y el titular del Juzgado Central de Instrucción 4 decidirá en las próximas horas.

El juez Calama dio traslado ayer de la apertura de la investigación a la Fiscalía y solicitó que ésta le informara sobre las diligencias que considera deben practicarse para «determinar la naturaleza y circunstancias de los hechos objeto de denuncia, así como de las personas que en ellos hayan participado».

En el auto de este martes con el que el magistrado dio inicio a la investigación, situó las fechas de los dos accesos «externos e ilegales», como han descrito desde el Gobierno, al móvil del presidente Sánchez. El primero fue el 19 de mayo de 2021, dos días después de la entrada irregular en Ceuta de más de 10.000 personas procedentes de Marruecos ante la pasividad de la policía de ese país, lo que llevó a España a movilizar a su ejército. La entrada masiva e ilegal de marroquíes en nuestro país se relacionó en aquél momento, como una respuesta del país vecino, con la acogida en España para ser atendido de Covid del líder de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y principal enemigo del Gobierno marroquí, Brahim Ghali.

Precisamente el segundo ataque, el 31 de mayo de 2021, coincidiría con la vuelta a Argelia de Ghali (de manera oculta a la opinión pública, igual que la entrada). Las últimas informaciones conocidas, incluido un informe de inteligencia sobre ataques a teléfonos de 200 objetivos, apuntan a Marruecos como posible responsable del espionaje.