Felipe VI ha vuelto ha ser víctima en Barcelona del vacío institucional impuesto por Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona. Una dinámica que se ha reproducido en la entrega de los Premios Nacionales de Investigación y en su participación en las jornadas del Círculo de Economía. Con la única excepción, en el caso del Círculo, del quinto teniente de alcalde del consistorio, Albert Batlle (PSC-Units).

Ada Colau sí ha asistido a la entrega de los Premios Nacionales de Investigación, que por primera vez se entregaban fuera de Madrid. Pero ha evitado el saludo protocolario a los Reyes.

El vacío de la Generalitat ha sido completo. A la misma hora, el president Pere Aragonès visitaba la sede de la ONCE en Cataluña, el titular de Economía, Jaume Giró, recibía a representantes de la escuela concertada, y el consejero de Empresa, Roger Torrent, clausuraba la ‘Ruta del Xató’ -plato tradicional de la gastronomía del Penedés-.

Sin políticos entre el público, el Rey ha defendido en su intervención la necesidad de «no relajarnos» en un momento de crisis económica derivada de la pandemia y de la invasión de Ucrania. Un «momento tan cambiante nos obliga a reflexionar profundamente sobre el devenir de nuestras sociedades» ha advertido Felipe VI ante el empresariado.

Colau esquiva el besamanos

Ha sido el segundo acto del Rey este jueves en Barcelona, donde también ha entregado los Premios Nacionales de Investigación 2021. De nuevo sin presencia de representantes de la Generalitat. La alcaldesa, Ada Colau, sí ha acudido a la entrega, pero no ha recibido a los Reyes a las puertas del Centro de Convenciones del Forum, como marca el protocolo. Un platón que se ha convertido en habitual tanto por parte del Ayuntamiento como de los independentistas.

Sí han recibido a los reyes las puertas del CCIB los ministros de Ciencia e Innovación, Diana Morant, y el de Universidades, Joan Subirats, -del partido de Colau-, junto a la delegada del Gobierno en Cataluña, Maria Eugènia Gay.

Premios de Investigación

Felipe VI ha asegurado en ese acto que España avanza cada vez más para ser un «país productor de innovación» con mayor autonomía estratégica que le permita afrontar impactos como los derivados de la pandemia o la guerra en Ucrania.

Los premios, creados en 1982, tienen como objetivo reconocer el mérito de los investigadores españoles. Este año han sido premiados Francisco José García Vidal, Hermenegildo García Gómez, Montserrat Vilà Planella, Luis Vega González, María José Alfonso Fernández, Jesús Fernando San Miguel Izquierdo, Purificación Muñoz Cánoves, Aníbal Ollero Baturone, Jordi Galí Garreta y Margarita Díaz-Andreu.