Pere Aragonès ha vuelto a elevar hoy el tono de sus críticas al Gobierno por el ‘Caso espionaje’ visiblemente indignado por las filtraciones sobre su presunto papel al frente de los CDR en 2019. El presidente de la Generalitat ha dejado claro este miércoles que no habrá acuerdos con el Gobierno hasta que no se aclare quién autorizó el espionaje a dirigentes independentistas, el propio Aragonès entre ellos.

«Se equivoca quien crea que con el cese de Paz Esteban se acaba la depuración de responsabilidades» ha advertido Aragonès espoleado por JxCat en el Parlament. El líder de Junts en la cámara autonómica, Albert Batet, ha vuelto a presionar al número dos de ERC para que rompan definitivamente con el PSOE.

Aragonès ha coincidido con el diagnóstico de Batet y exigido «toda la transparencia» al Gobierno. Especialmente tras la información publicada hoy por El Mundo, según la cual el CNI espió a Aragonès por considerarlo el responsable de la coordinación de los CDR tras la sentencia del procés.

Filtraciones del CNI

Así, ha lamentado que el CNI solo haya dado explicaciones en la Comisión de secretos oficiales, explicaciones que no pueden hacerse públicas, mientras se producen «filtraciones a medios que afectan a la respetabilidad de algunas personas como a mi».

Por ello, ha exigido que se desclasifique «toda la información» del CNI sobre el caso. Y ha dejado claro que no acepta el argumento de los servicios de inteligencia, en el sentido de que solo son responsables de 18 espionajes autorizados por el juez. «Hay más de 60 afectados y necesitamos respuestas» ha advertido.

Hasta que no se aclare «quién permitió el espionaje y se deriven responsabilidades» ha advertido, «nadie puede dar ninguna crisis por matizada ni resuelta».

No responde a la conexión rusa

Sin embargo, Aragonès no se ha aplicado esa exigencia de transparencia al ser preguntado por la conexión del independentismo con el Kremlin. El portavoz del PP, Alejandro Fernández, le ha exigido explicaciones después de que el entorno de Carles Puigdemont haya admitido su encuentro con un emisario del Kremlin horas antes de proclamar la independencia.

«Si se sigue remontando al pasado acabará haciéndome responsable de las Cortes de Caspe» ha ironizado Aragonès, tras argumentar que él solo es responsable de las actuaciones de su gobierno. Un argumento que no ha convencido a Fernández.

«Seguirá sin condenar la relación de Puigdemont con Putin, sin investigar lo negociado, y manteniendo a gente en su gobierno que insiste en que Puigdemont es el president y el Consell por la República la Generalitat legítima» le ha preguntado sin éxito el del PP.

Fernández se ha referido también a las consecuencias del ‘Caso espionaje’, para lamentar que los socialistas «entreguen la cabeza de la directora del CNI» a los independentistas mientras estos «negociaban con la mafia convertir Cataluña en un paraíso de criptomonedas».