España

Yolanda Díaz encargó un registro discreto de Sumar a una concejal de Compostela

La vicepresidenta segunda se apoya fundamentalmente en un equipo formado por gallegos y catalanes para sacar adelante su proceso de escucha

Yolanda Díaz participó este jueves en un foro sobre el futuro del trabajo Europa Press

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, encargó a una concejal compostelana de su entera confianza la inscripción en el registro de la asociación Sumar, marca con la que desarrollará su campaña de escucha por toda España pero que no determina que ese sea el nombre de la alianza electoral con la que se presente a las próximas generales, si es que finalmente, da el salto.

Se trata de Marta Lois, concejal de Compostela Aberta, según ha podido saber El Independiente de fuentes próximas a Díaz. El objetivo de derivar hasta Galicia el registro de esta asociación no es otro que «crear un instrumento legal y transparente para separar el proceso de escucha de la actividad del Ministerio», explican las fuentes consultadas.

De hecho, una vez se conoció la noticia del registro, adelantada por El Periódico de España, desde vicepresidencia se apresuraron a asegurar que carecían de confirmación por parte del Ministerio del Interior -a quien corresponde el registro de partidos políticos– por lo que no era oficial ni se informó oficialmente. Y es que en vicepresidencia no estaba previsto que la noticia trascendiera todavía y no pudieron ocultar cierto malestar.

Díaz se apoya fundamentalmente en un equipo formado por gallegos y catalanes para sacar adelante su plan

Sumar no es una plataforma ni un partido político para presentarse a las elecciones generales. Esa decisión no está tomada y, en todo caso, corresponderá al colectivo de personas que se sumen al proyecto de Díaz, según la voluntad de la vicepresidenta.

De momento, en el equipo que trabaja para sacar adelante el proceso de escucha se encuentran muchos nombres catalanes y gallegos, algunos de la antigua Iniciativa como el de su director de gabinete, Josep Vendrell, que fue determinante en la negociación andaluza.

También destacan el diputado gallego Antón Gómez Reino así como el economista Manuel Lago, del mismo territorio que Díaz. Rodrigo Amírola, que fue jefe de gabinete de Jéssica Albiach -candidata de los comunes a la presidencia de la Generalitat-, marca discurso y estrategia. Además hay apoyos externos que, desde la sombra, se han implicado en la construcción de este espacio y, de paso, orillar a Podemos.

En Galicia, donde los morados perdieron toda su representación en el parlamento autonómico, se apoya en concejales como Marta Lois. El principal problema de Díaz es que, al carecer de partido, tampoco dispone de organización territorial y depende de las «marcas» de cada región para construir su alianza electoral.

Algunos de estos nombres están trabajando en el nuevo calendario del proceso de escucha para «adaptarlo a después de las elecciones andaluzas», cuando se supone que, por fin, arrancará tras sucesivos aplazamientos. En enero fue la negociación agónica de la reforma laboral; el 13 de febrero las elecciones en Castilla y León. A finales de ese mes Rusia invadió Ucrania y, finalmente, hubo convocatoria andaluza para antes del verano. Esta vez Díaz no podrá desentenderse de los resultados que obtenga la coalición Por Andalucía, aunque sean malos.

Atraer a Errejón era fundamental para la vicepresidenta

Y aunque no es exactamente el proyecto en el que está pensando puesto que la alianza en Andalucía se ha construido sobre la base del reparto de cuotas de poder, que Íñigo Errejón se haya sumado al proyecto con antiguos compañeros de viaje era uno de los objetivos prioritarios de la gallega.

Hay, en todo caso, otro apoyo orgánico no menor aunque públicamente se niegue cualquier tipo de implicación partidaria. Se trata de Comisiones Obreras. Asegura su secretario general, Unai Sordo, que su sindicato «no va a alimentar ningún proceso político». Pero eso no es lo que dicen en el entorno de la ministra de Trabajo, donde el sindicato de origen comunista promueve su candidatura. Si hay unas siglas que identifican a Díaz, esas son las de Comisiones Obreras, en primer lugar, y las del PCE, en segundo. CCOO «no se va a vincular a ningún proceso, ni en el plano logístico, ni intelectual, en el plano político en España», dijo este miércoles en un desayuno informativo con periodistas.

Te puede interesar

Comentar ()