España | Tribunales

Delgado podría acabar investigada en el Supremo si insiste en nombrar al fiscal afín

Si los recurrentes presentan incidente de recusación de sentencia, se resuelve en el mismo sentido y la fiscal mantiene su propuesta, aunque es un escenario "poco probable que sólo se adoptaría en última instancia", según fuentes del alto tribunal

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado. EP

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, podría acabar investigada en el Tribunal Supremo si insiste en el nombramiento de Eduardo Esteban Rincón como fiscal de Sala de Menores a pesar de que la Sala Tercera del Tribunal Supremo anuló su nombramiento por falta de motivación.

Sólo sería en caso de que se demuestre una rebeldía mantenida en el tiempo contra la decisión del Supremo. Un escenario que se ve poco posible y muy lejano pero que las fuentes del alto tribunal consultadas por este diario no descartan «en última instancia».

El pasado 5 de abril, en dos sentencias que resolvieron sendos recursos del otro fiscal que aspiraba al mismo puesto José Miguel De la Rosa Cortina y de la Asociación de Fiscales, la Sección Cuarta de la Sala Tercera anuló el nombramiento del fiscal de la asociación de la que procede Delgado, Unión Progresista de Fiscales (UPF). Es la asociación de la que forman parte la mayoría de los últimos fiscales que ha propuesto la fiscal general, según denuncia la asociación mayoritaria y conservadora.

En dichas sentencias, los magistrados acordaron retrotraer las actuaciones para que Delgado motivara el nombramiento puesto que se consideró que no respondía a las razones de mérito y capacidad exigidas. Atendiendo a los recurrentes, que vieron «arbitrariedad» en la decisión y consideraron que la elección respondió a razones de «índole estrictamente subjetiva», los magistrados destacaron la «gran diferencia» entre la trayectoria profesional de Esteban y De la Rosa, subrayando la dilatada trayectoria del segundo respecto del primero, que llegaron a decir que es «escasa».

«Potestad de efectuar nombramientos discrecionales»

La fiscal general del Estado redactó un escrito de motivación del nombramiento de 22 páginas y elevó una nueva propuesta a favor de Esteban aprobada en Consejo de Ministros.

En ésta, Delgado reivindicó los «amplios márgenes de discrecionalidad en el ejercicio de sus funciones», entre ellas la de «elevar propuestas de nombramientos al Gobierno».

Los recurrentes ya han manifestado que estudian acudir de nuevo al Tribunal Supremo porque consideran que Delgado ha incumplido la sentencia que anuló el nombramiento y conseguir así que desista de nombrar a Esteban. En caso de que presenten un incidente de ejecución de sentencia, el alto tribunal volviera a ver que el nombramiento sigue sin estar suficientemente motivado, insistiera en que se retrotraigan las actuaciones y la fiscal general no lo hace, entonces la Sala Tercera podría deducir testimonio ante la Sala Segunda del mismo tribunal por desobediencia o por prevaricación, consideran las fuentes consultadas.

Deducir una responsabilidad penal sería el último escenario y sólo en caso de que haya una contumaz oposición

En todo caso, las fuentes del Tribunal Supremo consultadas por El Independiente aclaran que, aunque no se descarta dicha posibilidad en última instancia, quedarían muchos pasos para que se llegara a esa situación y no es lo mismo el ámbito penal que el contencioso-administrativo, donde es habitual la presentación de recursos cruzados entre las partes de una disputa en la que una de ellas es un organismo público o un poder del Estado. «Deducir una responsabilidad penal, acudir a esta vía, sería el último escenario y sólo en caso de que haya una contumaz oposición a cumplir lo indicado por el tribunal», explican.

Después de que se presente el incidente de ejecución de sentencia -en caso de que los recurrentes opten finalmente por esta vía- el Supremo debería dictar un nuevo auto. Posteriormente, y en caso de que siga yendo en el mismo sentido que las dos sentencias, la fiscal general podría dejar la plaza vacante o presentar una nueva motivación. Si los magistrados siguieran considerando que siguen sin respetarse los límites exigidos a la fiscal general para los nombramientos, entonces sí que podría llegar el momento de deducir testimonio. Pero ahora mismo se ve muy lejano tener que acudir a la vía penal.

Comentar ()