España | País Vasco

Felipe VI: "Aquellos días se hizo la oscuridad, que lo vivido no caiga en el olvido"

El acto institucional en el 25 aniversario del asesinato de Miguel Angel Blanco, su hermana ha reclamado una memoria "de buenos y malos" y ha reclamado a Sánchez que no pacte con quienes aún no condenan el asesinato de su hermano.

Felipe VI, Pedro Sánchez, Iñigo Urukullu y Alberto Núñez Feijóo, en el homenaje en Ermua a Miguel Ángel Blanco.

Felipe VI, Pedro Sánchez, Iñigo Urukullu y Alberto Núñez Feijóo, en el homenaje en Ermua a Miguel Ángel Blanco. EFE

Ha sido una descripción en primera persona. Un relato de quien aún tiene muy presente el recuerdo de lo vivido. El rey, Felipe VI lo ha resumido con una frase, «aquellos días se hizo la oscuridad». Lo ha hecho rememorando su visita a Ermua en 1997 para asitir al entierro de Miguel Angel Blanco, el joven edil del PP asesinado por ETA «cuando tenía 29 años, la misma edad que tenía yo entonces». Ha sido la intervención institucional más emotiva de cuantas han tenido lugar en el acto que ha acogido el Polideportivo Miguel Angel Blanco de la localidad vizcaina. «Que lo vivido no caiga en el olvido», ha segurado el rey, «que el ‘Espíritu de Ermua’ nos recuerde, cada día, el valor de la paz, de la vida, de la libertad y de la democracia».

El Rey ha presidido un acto en el que también han participado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el lehendakari, Iñigo Urkullu, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet y la hermana de Miguel Angel, Mari Mar Blanco. A Ermua han asistido representantes de todos los partidos políticos vascos a excepción de EH Bildu. El líder de Sortu, Arkaitz Rodríguez, aseguró que el acto del 25 aniversario se había concebido como un homenaje «a la Monarquía y los CFSE».

El monarca ha comenzado su intenvención con un cercano mensaje hacia ella y recordando cómo él, «y el resto de la sociedad» vivimos «consternados, conmovido, desolado».

Tras el acto institucional ha tenido lugar una ofrenda floral ante el monolito de Agustín Ibarrola en honor a las víctimas del terrorismo. Ha sido uno de los momentos con cierta tensión por los silbidos y abucheos que una parte del público presente, que portaban una pancarta con el lema «Felipe VI une» ha proferido contra Sánchez en el momento que colocaba una flor ante el monumento. Un público que en cambio ha aplaudido de modo efusivo al Rey.

De igual modo, acto seguido el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha declarado ante los medios ignorando la intervención de Sánchez y destacando el mensaje «brillante» del monarca con el que ha mostrado estar completamente de acuerdo. Ha señalado que el PP participa del acto «por respeto a la Casa Real» no así al presidente del Gobierno. Ha incidido en su crítica al Ejecutivo por seguir negociando «con quien no condena» aún los atentados de ETA.

«En la playa tomando el sol»

De este modo, tanto Feijóo como Blanco han obviado la presencia del presidente del Gobierno. La hermana de Blanco ha evitado la polémica con el Gobierno durante su intervención, si bien antes de acceder al poliderportivo, en una comparecencia breve ante los medios, ha denunciado que el Ejecutivo de Sánchez negocie y se apoye en formaciones «que aún no condenan los asesinatos como el de mi hermano». «No se puede negociar con personas que hace 25 años decían que aquel fue un día normal, que estaba en la playa tomando el sol«, a recordado en referencia a las manifestaciones que en su momento hizo Arnaldo Otegi.

En su interevención en el acto institucional, Maria Mar Blanco ha agradecido el «cariño y respeto» que siempre ha demostrado el Rey Felipe VI». Sin referencias directas a Pedro Sánchez, cuya intervención no ha aplaudido, sí ha instado a recordar y preservar la memoria, «necesitamos que se respete la verdad, sin perversiones ni intoxicaciones». Ha asegurado que debe existir una historia colectiva «de buenos y malos, con vćitimas y verdugos, una memoria democrática». En el acto, al que han asistido cientos de representantes institucionales entre ellos el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo o la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas o Alfonso Suaŕez Illana.

En su larga intervención el Rey ha apelado a la necesidad de seguir defendiendo los valores que ETA intentó enterrar. «No nos podemos permitir que haya generaciones que ignoren lo que pasó esos dolorosos días de nuestra historia»: «Que no sepan cómo y por qué unió nuestra conciencia colctiva».

«Euskadi y España, dos países en paz»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha saludado con un «estimada Mari Mar» a la hermana de Miguel Angel Blanco, pero ha evitado dirigirse directamente a ella y menos aún responder a la petición de romper con EH Bildu que ésta viene reclamándole. Sánchez ha defendido que se debe «mantener viva» la historia de lo sucedido esos días «para que la sociedad no olvide». Ha afirmado ser «consciente» de que todos los actos de recuerdo a las víctimas no van a reparar su pérdida, pero al menos sí se puede preservar «su memoria» y no descuidar el afecto a todas ellas.

Sánchez ha subrayado el valor de las movilizaciones cívicas vividas en esos días de 1997 y gracias a los cuales comenzó a escribirse el final de ETA. «Si hoy Euskadi y España son dos países libres y en paz fue gracias a aquella movilización, también a la labor de la Justicia, de los CFSE, la Ertzaintza y la Policía Municipal y a la sociedad vasca y española».

Sánchez ha reiterado que fue en julio de 1997 cuando comenzó «aquel ultimátum nos cambió para siempre«: «Seríamos un país que nunca se doblegaría ante el terrorismo, nunca más tendríamos miedo».

Por su parte el lehendakari Iñigo Urkullu ha centrado su mensaje en la necesidad de consolidar 25 años después una convivencia justa en la sociedad vasca. «La violencia de ETA fue injusta. Una injusticia ética, política y democrática». Se ha dirigido a la izquierda abertzale para reclamarle «una reflexión valeinte y una autocrítica sinceera a quienes ejercieron y ampararon la violencia terrorista».

Tejer la paz y la libertad

El lehendakari ha afirmado que el País Vasco es aún un pueblo «golpeado, con heridas que tardarán en cicatrizar, pero un pueblo que tiene derecho a construir su presente y su futuro, libre de violencia y el terrorismo». Urkullu ha reivindicado un futuro «con memoria» sin hacer «borron y cuenta nueva como si nada hubiera ocurrido».

El alcalde de Ermua, Juan Carlos Abascal, ha recordado los momentos vividos en aquellos días en la localidad vizcaína. ha comenzado su intervención instando a las autoridades, con el rey a la cabeza, a seguir trabajando para «tejer la libertad y la pluralidad». Ha reconocido la valentía mostrada por los vecinos en aquellas horas de angustia, «aquella fue una lucha activa por la libertad». Ha recordado que la libertad y la pluralidad son siempre tareas inacabadas».

Abascal ha subrayado que pese al dolor dejado por ETA «no logró arrebatarnos la libertad ni la dignidad»: «A partir de entonces se reforzó la democracia»·. Abascal ha llamado a preservar la memoria para que nuestros jóvenes no se cuestionen si hubo o no un totalitarismo como el que practicó ETA».

Te puede interesar

Comentar ()