Felipe González ha asegurado que los incendios forestales van a ir a más si no se llevan a cabo políticas público privadas de prevención. «Nos está ganando el fuego y nos va a seguir ganando», ha lamentado.

Felipe González ha hecho estas declaraciones en el diálogo que ha mantenido con el expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, en el Monasterio San Jerónimo de Yuste, sobre los retos futuros de colaboración entre la UE y América Latina ante problemas globales.

En ese sentido, González ha empezado su disertación con el argumento de que los incendios son un problema global que exige la colaboración de todos y ha recordado que no solo arden España, Portugal o California, sino que este fenómeno, que «va a ir a más», afecta también gravemente a Chile, Bolivia, Argentina o Suecia, al igual que «lleva años ardiendo la tundra en Siberia».

Tras recordar que cuando un incendio llega a 2.000 grados «da igual el agua que se le eche encima», ha advertido del riesgo de no prevenir, porque «más combustible se va acumulando en la tierra». «Y más nos puede terminar ganando la partida» finalmente, avisado

Felipe González ha recordado que ha muerto un brigadista con 62 años en Zamora y ha denunciado que un hombre con esta edad «ya no puede correr en medio del monte luchando contra el fuego», aunque puede dedicarse a otras tareas de coordinación o prevención.

Por ello, el expresidente, que ha destacado que España cuenta con grandes especialistas en incendios forestales, ha abogado por contemplar dos partes de las políticas públicas y publico-privadas, primero cómo se mejora la lucha contra los incendios desde el punto de vista técnico y «la otra parte, que no está empezada ni siquiera a aflorar en serio, es cómo se previene el fuego».

Por tanto hay que reflexionar, a su juicio, sobre «qué se hace con el monte durante el invierno para prepararlo», para «aprovechar las energías renovables que se pueden producir de una buena ordenación y de una buena explotación» y que las administraciones puedan así compensar el gasto de sus políticas públicas en este área.

Felipe González ha dejado claro, además, que los fuegos no tienen que ver exclusivamente con el abandono de las tareas rurales en el monte, como puede ocurrir en España, ya que también hay incendios en otras zonas del mundo en los que no se da esta situación, en países como Bolivia o en Estados Unidos, donde «la gente ve cómo se queman sus casas en California».