España LEY DE MEMORIA DEMOCRÁTICA

Francisco Franco: "Seguiré siendo señor de Meirás aunque el Gobierno no lo reconozca"

El nieto del dictador considera una "discriminación" que el Ejecutivo de Pedro Sánchez suprima títulos nobiliarios concedidos durante el franquismo y mantenga otros | “Es una mamarrachada que no tendrá ningún efecto práctico”, critica

Francis Franco, el día que se llevó a cabo la exhumación de los restos de su abuelo.

Francis Franco, el día que se llevó a cabo la exhumación de los restos de su abuelo. EP

«La supresión de los títulos es una mamarrachada que no tendrá ningún efecto práctico, más allá de que te quiten el reconocimiento oficial». Así opina Francisco Franco Martínez-Bordiú, nieto de Franco y una de las 33 personas que perderán automáticamente la merced nobiliaria cuando entre en vigor la futura Ley de memoria democrática. Serán dos los que pierda la familia del dictador junto con el ducado del que es titular su hermana María del Carmen, ambos con Grandeza de España.

En septiembre de 1988, Francisco Franco Martínez-Bordiú entró en la nobleza como segundo señor de Meirás, título que Juan Carlos I otorgó a la viuda de Franco seis días después del fallecimiento de éste. Con esta distinción, el rey quiso testimoniar su admiración por la «egregia figura» de Carmen Polo de Franco, «de singular relieve en una gloriosa etapa histórica de nuestra patria». Así se justifica en el decreto-ley de concesión, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 27 de noviembre de 1975.

Tomando el nombre del pazo gallego que la familia disfrutó hasta finales de 2020, el título escribirá su último capítulo sin haber cumplido los 50 años desde su creación. El proyecto de Ley de memoria democrática, que continuará su tramitación en el Senado tras aprobarse en el Congreso la pasada semana, lo ha incluido en la relación de 33 que serán extinguidos por suponer su concesión la «exaltación de la Guerra y la Dictadura». Todos fueron otorgados entre 1948 y 1978.

«Aunque le quiten el reconocimiento oficial, la gente lo va a poder seguir usando exactamente igual. Yo seguiré siendo señor de Meirás aunque el Gobierno no lo reconozca», declara a este diario Franco, que desde junio de 1998 -tras el fallecimiento de su padre, Cristóbal Martínez-Bordiú Ortega- ostenta también el marquesado de Villaverde. Éste queda fuera del periodo temporal que abarca la norma proyectada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez: fue creado en abril de 1670, durante el reinado de Carlos II.

«Discriminación»

Como ha informado este diario, no todos los títulos concedidos durante la dictadura serán abolidos cuando la futura ley se publique en el BOE. El Gobierno ha excluido una decena de la relación final, entre ellos el marquesado de Torroja -otorgado en 1961 y del que es titular actualmente Ana Torroja, la vocalista del grupo Mecano- y el condado de El Abra, creado en 1969 y ostentado por el ex presidente de honor del grupo Vocento Santiago de Ybarra Churruca desde 2012.

Concesión del Señorío de Meirás a Francisco Franco Martínez-Bordiú por parte de Juan Carlos I.

«Los títulos que dio el franquismo son todos. Si quitas unos y no otros hay una discriminación, lo cual es inconstitucional. ¿En base a qué? ¿Con qué criterio? ¿Han hecho una biografía o un estudio profundo? Ha sido al capricho, a la voluntad y al amiguismo de unos y otros. Me alegro por todos aquellos a los que no se los hayan quitado», indica el nieto varón mayor de Franco. Con todo, no cree que recurra en los tribunales la supresión de la merced nobiliaria que se le reconoció hace casi 34 años.

Francisco Franco defiende que los títulos otorgados por su abuelo buscaban el reconocimiento de personas que «hicieron cosas importantes para España basadas en la excelencia», en algunos casos «sin ser cercanos al franquismo» como el Premio Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal. A título póstumo, el dictador creó el marquesado de Ramón y Cajal en 1952, coincidiendo con el primer centenario del nacimiento del médico y científico navarro. Éste es uno de los ‘indultados’ por Pedro Sánchez.

La supresión de los títulos es una mamarrachada que no tendrá ningún efecto práctico»

FRANCIS FRANCO MARTÍNEZ-BORDIÚ

No así el marquesado de Kindelán, otorgado nueve años después al teniente general Alfredo Kindelán Duany. «Todo el mundo sabe que era monárquico y que, si bien al principio apoyó [a Franco], luego se puso en contra. Mi abuelo le dio el título porque fue un precursor de la aviación moderna y muy preparado. Él dio premios a la excelencia por los servicios prestados a España, cosa que no ha sucedido durante toda la historia. La monarquía ha dado títulos a la gente que hacía cosas por la Corona, no por España. Ésa es la gran diferencia», añade Franco.

En su opinión, la decisión de extinguir las mercedes nobiliarias es un «anticipo» con el que se persigue la «damnatio memoriae» [condena al olvido] y «apalear al muerto». «Es una consecuencia y un paso adelante de lo que yo llamo ley de venganza democrática. Vienen a deslegitimar la Transición y acabarán con la monarquía y con los títulos, que, por cierto, no ofrecen ventajas o prebendas», agrega.

Entre los 13 condados, 13 marquesados, cuatro ducados, dos grandezas de España y un señorío que se suprimirán figura un título que ostenta otra nieta del dictador. Se trata del ducado de Franco, otorgado por Juan Carlos I a la única hija del ex jefe del Estado en noviembre de 1975 (Carmen Franco Polo) y que desde mayo de 2018 ostenta María del Carmen Martínez-Bordiú tras el fallecimiento de su madre.

Te puede interesar

Comentar ()