España

Zarzuela intenta zanjar la polémica por la espada de Bolívar: "Los símbolos son el himno y la bandera"

Iglesias y Echenique apuntan a la responsabilidad de Sánchez y Albares por haber refrenado ese comportamiento | Yolanda Díaz guarda silencio

Felipe VI al paso de la espada de Bolívar EFE

Podemos sigue alargando la polémica en torno a la toma de posesión del colombiano Gustavo Petro y de la decisión de Felipe VI de no levantarse al paso de la inopinada presencia de la espada de Simón Bolívar, símbolo emancipador de Hispanoamérica en su lucha contra el dominio español. El ex líder morado y ex vicepresidente del Gobierno y el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Iglesias y Pablo Echenique, respectivamente, siguen alimentado el tema y reclamando que el jefe del Estado se disculpe ante las nuevas autoridades de Colombia.

Pero desde Zarzuela subrayan a El Independiente que los símbolos constitucionales del país «son, a día de hoy, el himno y la bandera», al tiempo que destacan que en Colombia este asunto «no ha ocupado la atención» de la opinión pública ni de los medios de comunicación. Las mismas fuentes explican cómo el presidente Petro «pidió que llevaran la espada al lugar del acto» lo que supuso que la ceremonia se interrumpiera durante cuarenta minutos hasta que se la acercaron al sitio del acto.

«No figuraba en la previsión protocolaria y nada más»

«No figuraba en la previsión protocolaria y nada más», zanjan desde Zarzuela intentando desactivar un asunto que ha generado larguísimos hilos de Twitter tanto de Iglesias como de Echenique, en un intento por mantener vivo el asunto.

«Los demócratas debemos tomar nota de la osadía de Felipe VI en Bogotá porque significa muchas cosas. No fue, ni mucho menos, un gesto improvisado de soberbia senil como el tristemente famoso “por qué no te callas”», ha escrito Iglesias en su cuenta de Twitter en alusión al enfrentamiento en 2007 entre su admirado Hugo Chávez y el entonces jefe de Estado, Juan Carlos I.

Suma y sigue: «Pero lo verdaderamente importante del incidente provocado por Felipe VI no es su significado, sino la inquietante pregunta que deja: ¿quién diablos se ha creído el rey que es para dar mensajes políticos en nombre de España?».

Y como sus palabras no han encontrado eco entre los que fueron sus socios de Gobierno, el ex vicepresidente ha aludido directamente al PSOE, al que ha calificado de cobarde, no sin augurarle un negro futuro por lo que llama «represión reaccionaria». «La progresía y el PSOE creen que su otanismo (sic) y su cobardía con las élites empresariales, judiciales y militares les servirá de salvoconducto si la reacción ocupa el Consejo de Ministros. Ingenuos aquellos que piensen que la represión reaccionaria se conformará con indepes y podemitas».

El PSOE ha respondido con la indiferencia y Yolanda Díaz con el silencio

Echenique ha seguido esa estela ante la indiferencia socialista, que se ha negado a elevar el asunto más allá de la categoría de mera anécdota, pero también ante el silencio de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, quien visitó a Petro el pasado mes de enero. Para el portavoz parlamentario «es obvio que llevarse bien con teocracias árabes y mal con los países hermanos de Latinoamérica es un modus operandi de los borbones. Y está claro que a ellos les ha ido bien. Lo que no es tan claro es que sea una política exterior inteligente para España».

Pero también apunta a Moncloa cuando se pregunta si el «insulto» Felipe VI al pueblo colombiano tenía «el refrendo del ministro competente según el artículo 64 de la Constitución española. ¿Lo tuvo o no lo tuvo?». Alude el portavoz morado al punto 1 de ese artículo que establece lo siguiente: «Los actos del Rey serán refrendados por el Presidente del Gobierno y, en su caso, por los Ministros competentes», esto es, Pedro Sánchez y el titular de Exteriores, también presente en el acto en Bogotá aunque en otra tribuna.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha calificado la actuación del Rey en Bogotá de «detalle sin demasiada trascendencia y totalmente menor», mientras que el titular de Cultura, Miquel Iceta, ha animado a “mantener las cosas en términos razonables, sin desmadrar pequeños gestos que no tienen esa trascendencia”. Podemos se resiste a dejar de estirar la serpiente de verano, pero los socialistas ya han dejado claro que no se van a dejar arrastrar.

Te puede interesar

Comentar ()