España | Tribunales

La invitación de la Casa Real británica a Juan Carlos I le beneficia en su batalla judicial con Corinna

Su presencia en el funeral de Estado de Isabel II contradice las razones de los jueces ingleses que le deniegan la inmunidad más allá de su abdicación porque consideran que no forma parte de la casa de Felipe VI ni le apoya "en su trabajo"

El Rey Don Juan Carlos sale de la Zarzuela después de haberse reunido con su familia y se dirige al aeropuerto para regresar a Abu Dabi

El Rey Don Juan Carlos sale de la Zarzuela después de haberse reunido con su familia y se dirige al aeropuerto para regresar a Abu Dabi EP

El Rey emérito está en la lista de representantes mundiales que irán al histórico funeral de Estado de Isabel II en la Abadía de Westminster este lunes. Y dicha asistencia puede ayudarle en el procedimiento por presunto acoso y hostigamiento que instó a abrir contra él su examante, Corinna Larsen, precisamente ante los tribunales británicos.

A finales de julio, los jueces del Tribunal de Apelación de Inglaterra y Gales permitieron a los abogados de Juan Carlos I recurrir la decisión del juez Mathew Nicklin de denegarle la inmunidad como exjefe de Estado para ser investigado en Reino Unido por actos privados. Circunscribieron la capacidad de impedir que se le investigue a raíz de la denuncia de la empresaria alemana a los hechos contenidos en ésta entre 2014 y 2020. Es decir, a partir de su abdicación. El Tribunal consideró que el emérito sólo puede intentar que le proteja la inmunidad como jefe de Estado (para evitar ser investigado) hasta que abdicó en su hijo Felipe VI.

Su defensa alega que más allá de dicha fecha también está protegido por esa protección porque «es miembro de la familia de su hijo y sucesor, el rey Felipe VI, formando parte de su casa (household)». Sin embargo, los jueces expusieron en julio sus dudas de que Juan Carlos I forme parte del núcleo familiar del Rey cuando «no vive con su hijo (ni siquiera en el mismo país) ni participa en el apoyo a su trabajo».

Extracto de la resolución del Tribunal de Apelación del pasado 26 de julio.

Ese aspecto de la participación de Juan Carlos I en la actividad de la Casa Real, así como su papel institucional en ésta, será determinante en el aspecto nuclear de la batalla judicial con Corinna Larsen, el de la inmunidad y hasta dónde puede protegerle.

Juan Carlos I continúa siendo miembro de la Familia Real, compuesta por los reyes Felipe VI y Letizia, la Princesa de Asturias, la infanta Sofía y los reyes eméritos. Precisamente el juez Mathew Nicklin llegó a afirmar en la resolución con la que le denegó la inmunidad para actos de su vida privada que habría agradecido que alguna autoridad española le aclarase cuál es la posición de Juan Carlos I en el organigrama real.

Ahora Buckhingham, la más alta autoridad de Reino Unido, ha cursado una invitación personal para Juan Carlos I y la reina Sofía a través del Ministerio de Asuntos Exteriores británico a la embajada de España en Londres deseando que asistan al funeral de Isabel II, lo que le proporciona una buena baza de defensa como representante de la Casa Real española.

Moncloa: «Felipe VI representa a España»

El emérito se desplazará directamente a Londres, sin pasar por Madrid, al funeral de Estado en el que coincidirá con su hijo Felipe VI y la reina Letizia, así como con otros líderes mundiales.

El Gobierno español insistió esta semana, después de conocer su asistencia, en que Felipe VI es quien representa a España en el funeral de Estado y la presencia de su padre responde a una invitación «de carácter personalísimo», igual que la de la reina Sofía. La familia real británica también ha invitado a la princesa Beatriz de Orange, de los Países Bajos, que renunció al trono en 2013 en favor de su hijo Guillermo Alejandro, así como a Alberto II de Bélgica que abdicó el mismo año.

Te puede interesar

Comentar ()