España

'Longebo', 'demagójica', 'discontínuo'... Así pone a prueba la Guardia Civil a sus opositores

El Cuerpo ha incluido por primera vez este año una prueba para evaluar los conocimientos gramaticales de los aspirantes (25.987 para 1.671 plazas): un dequeísmo y un laísmo, entre los casos incluidos en el examen

Jura de bandera de la 168ª promoción en el Colegio de Guardias de Valdemoro.

Jura de bandera de la 168ª promoción en el Colegio de Guardias de Valdemoro. EP

Longebo, demagójica o discontínuo son algunas de las palabras escritas de forma incorrecta con las que la Guardia Civil ha puesto a prueba los conocimientos ortográficos de sus opositores (25.987 para 1.671 plazas), que como novedad han tenido que realizar este año también un ejercicio de gramática. Las plantillas oficiales con las respuestas se han publicado este martes.

El Cuerpo llevó a cabo el pasado fin de semana los exámenes correspondientes a la primera prueba de la fase de oposición en 17 de las 19 sedes previstas (Alicante, Baeza, Cádiz, Calatayud, Gijón, Granada, León, Logroño, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Mérida, Murcia, Sevilla, Toledo, Valencia y Vigo), dado que las inclemencias climáticas derivadas del paso del ciclón ‘Hermine’ por el archipiélago obligaron a suspender las pruebas que se iban a desarrollar este domingo tanto en Gran Canaria como en Santa Cruz de Tenerife. La Dirección General tendrá que fijar ahora la nueva fecha para los grupos afectados.

Según se detalla en las bases de la convocatoria, publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) a finales del pasado mes de junio, la primera fase a la que se enfrentan los aspirantes es una prueba de contenidos teórico-prácticos en la que se plantean preguntas sobre ortografía, gramática, conocimientos generales y lengua inglesa.

En concreto, el test ortográfico consiste en un ejercicio con cinco frases -numeradas del uno al cinco- en las que aparecen subrayadas cuatro palabras identificadas con las letras A, B, C y D, debiendo el opositor marcar exclusivamente las que aparece mal escritas. Sólo son considerados ‘aptos’ los que cometan un máximo de cinco errores (sobre un total de 20 términos presentados).

Según ha podido conocer El Independiente, algunos de los vocablos que aparecían mal escritos en esta ocasión eran longebo (longevo), discontínuo (discontinuo) y demagójica (demagógica). Las fuentes aseguran que esta vez no se ha deslizado ninguna voz polémica, como sí ocurrió en 2019 al incluirse la palabra javaque. El tribunal de selección terminó anulándola al tratarse de un «error tipográfico», reconociendo que el término que debería haberse incluido era javeque: ésta hubiera sido la forma incorrecta de ‘jabeque’, nombre masculino con que se define la «embarcación de tres palos con velas latinas o triangulares con la que también se podía navegar a remo y que se utilizaba en zonas costeras poco profundas».

Según puede comprobarse en las plantillas de respuestas, en el test de ortografía se deslizaron 11 vocablos incorrectos en los dos tipos de exámenes presentados el sábado y nueve en los del domingo, día éste en el que se incluyó una frase con todas las opciones correctas.

La novedad de la gramática

Como novedad, este año era la primera vez que se realizaba una prueba de gramática, en la que los aspirantes debían responder qué frases -eran cinco preguntas con cuatro expresiones cada una- eran incorrectas desde los puntos de vista morfológico y/o sintáctico. Como en el test de ortografía, a partir de seis fallos se califica como «no apto» y se queda excluido del proceso selectivo, considerándose como erróneo tanto dejar de marcar una frase incorrecta como marcar una que es correcta.

Una de las expresiones que se han incluido en el examen han sido ‘No me gusta de que hagas eso’, opción que el opositor tenía que marchar como no válida al tratarse de un claro ejemplo de dequeísmo: uso de la secuencia ‘de que’ para introducir una oración subordinada que no admite ese régimen verbal, según el Diccionario de la Lengua Española.

Un dequeísmo y un laísmo, entre los casos planteados a los aspirantes en la prueba de gramática

También se ha deslizado intencionadamente un caso de laísmo (‘Hablé con ella y la conté lo que había pasado’, en lugar de ‘le conté’) y se incluyó una expresión en la que se cambiaba la tercera personal del presente de indicativo del verbo haber (ha) por la preposición ‘a’: ‘Juan a venido solo’.

Esta primera fase de oposición se completaba con la contestación a un cuestionario integrado por 100 preguntas tipo test extraídas del temario oficial (22 bloques con materias correspondientes a diversos campos) y cinco de reserva, ofreciéndose como válida una sola opción y penalizando exclusivamente las respondidas de forma incorrecta (no las no contestadas). El «apto» se consigue obteniendo al menos 50 puntos.

La cuarta y última prueba de esta fase es la relativa a la lengua inglesa, debiendo enfrentarse el aspirante a un cuestionario de 20 preguntas con un nivel equivalente al establecido para la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Este examen se valora de cero a 20 puntos, requiriéndose un mínimo de ocho para superarlo. 

Plantillas de respuestas

El tribunal de selección ha publicado este martes las plantillas con las respuestas correctas de las cuatro pruebas (incluidas por primera vez las de los test psicotécnicos), si bien durante el pasado fin de semana algunas personas -caso de quien utiliza en Twitter el nick @polilla_88, un guardia civil en excedencia que prepara a opositores- habían difundido oficiosamente las contestaciones para que los aspirantes puedan hacerse una idea sobre la prueba realizada.

Quienes hayan alcanzado la puntuación mínima en dichos test serán citados para el siguiente bloque de la oposición, consistente en las pruebas físicas, la entrevista personal y el reconocimiento médico. No se ha fijado la fecha en la que se llevará a cabo esta fase, si bien se baraja que pueda ser durante la segunda quincena de octubre.

De acuerdo con los datos facilitados la pasada semana por el Ministerio del Interior, 25.987 personas habían pagado las tasas para poder presentarse a la oposición para ingresar en la escala de cabos y guardias de la Guardia Civil. En liza hay 1.671 plazas, 420 menos que en la anterior convocatoria (2.091). Es la oferta más baja desde que en 2015 salieron a concurso 820.

De todos los aspirantes, 7.620 son mujeres, una cifra que no se había registrado hasta ahora. En cuanto al nivel de formación, 6.087 son titulados universitarios, de los que 1.554 tienen un posgrado y 18 cuentan con el título de doctorado. Por rango de edad, la mitad de los aspirantes se sitúa en la horquilla que va entre los 23 y los 30 años, situándose la edad media de todos los inscritos en 28 años.

Te puede interesar

Comentar ()