Cataluña | España

Aragonès evita descartar al PSC como socio para aprobar los presupuestos

El nuevo Govern toma posesión marcado por la debilidad de su falta de apoyo parlamentario

El nuevo Govern de Pere Aragonès EFE/Quique García

Pere Aragonès se ha quedado hoy lejos de la contundencia con la que Oriol Junqueras descartó este sábado la aprobación de los próximos presupuestos de la Generalitat con el PSC. El presidente de la Generalitat ha comparecido tras la primera reunión de su nuevo Govern para asegurar que buscará el apoyo de Junts a las cuentas. Pero no ha vetado al PSC. «Paso a paso» ha pedido.

Aragonès ha insistido repetidamente en que su «prioridad» es aprobar las cuentas con JxCat y ha intentado descargar la presión sobre sus ex socios. «No se entendería que Junts se descarte de un acuerdo basado en unos presupuestos que han elaborado ellos» ha repetido.

Pero también ha pedido tiempo para que el nuevo equipo de Economía, liderado por Natalia Mas, estudie las cuentas y negocie el apoyo de los ex socios. «Iremos paso a paso, no especularé con pasos siguientes. Antes de llegar al PSC hay caminos por andar» ha añadido abriendo una puerta que Junqueras cerró el sábado.

Nuevo Govern

Aragonès ha hecho estas afirmaciones tras la primera reunión del Govern sin Junts y con la participación de Joaquim Nadal, Gemma Ubasart, Carles Campuzano, Meritxell Serret, Manuel Balcells y Juli Fernández. Cataluña tiene ya oficialmente un gobierno monocolor, aunque Pere Aragonès haya ido a pescar para formarlos en aguas del PSC, Convergencia o los Comunes.

Un gobierno con 33 diputados de 135, el 21% del Parlament como no dejan de repetir desde los 7 partidos de la oposición, cuyo principal reto será conseguir apoyos para sacar cualquier iniciativa adelante.

Aragonès ha defendido, sin embargo, su «compromiso con la independencia con más convicción que nunca» y ha rechazado que la incorporación de independientes procedentes del PSC, Comunes y Convergencia rebaje ese compromiso. «Yo no abandono, no deserto ni renuncio» ha afirmado refiriéndose a su voluntad de pactar un referéndum de autodeterminación.

El president ha rechazado además la falta de legitimidad que Laura Borràs atribuye a su nuevo ejecutivo. «Todas instituciones tienen toda la legitimidad» ha apuntado, lo que no ha sido óbice para insistir en que «sería bueno» que se resuelva la interinidad en la presidencia Parlament forzada por la negativa de Borràs a dimitir.

Momento difícil

«El Govern inicia nueva etapa con un equipo nuevo» ha anunciado Aragonès. Una nueva etapa sin grandes cambios en la estructura del Govern: mismo número de consejerías, aunque Territorio pierde Políticas Digitales, que pasan a Presidencia, y recupera Vivienda. Y leves cambios de nomenclatura para marcar las prioridades ideológicas de ERC: Acción Exterior añade ahora la Unión Europea, y Justicia la Memoria Histórica.

En este contexto, el presidente de la Generalitat ha agradecido a los nuevos consejeros su responsabilidad al «dar el paso adelante sin dudar» tras la llamada de Aragonés. Y les ha instado a trabajar por «la Cataluña entera», en el actual «momento difícil».

El Govern, ha dicho Aragonès, inicia «una nueva etapa con un equipo renovado, que incorpora experiencia, voluntad de mejora y creatividad», para «continuar trabajando con la capacidad de pensar, escuchar y hablar a la Cataluña entera, al país entero, sin olvidar a nadie y sin menospreciar ningún territorio».

Te puede interesar

Comentar ()