El paracaidista del Ejército del Aire y del Espacio ha logrado este miércoles aterrizar con éxito con la bandera de España frente a la tribuna presidencial del desfile del 12 de octubre pese a una «incidencia técnica» en el despliegue la enseña.

El soldado Óscar García, de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (PAPEA), ha sido el encargado de descender con una gran bandera para aterrizar frente a la tribuna ocupada por los Reyes y las autoridades del Estado.

El aterrizaje ha culminado con éxito, aunque para ello el militar ha tenido que solucionar en el aire un problema con la bandera, que se le ha enrollado en el cuerpo antes de desplegarse por completo.

Su unidad ha celebrado poco después en Twitter el éxito de la misión, que ha culminado «tras resolver con serenidad, aplomo y gran capacidad resolutiva» lo que ha calificado de «incidencia técnica» en el despliegue de la enseña nacional.

El salto paracaidista con la bandera es todos los años uno de los momentos más tensos de los desfiles, ya que requiere de gran habilidad y precisión técnica para hacerlo en el lugar indicado. Este año las grúas de la obra del estadio Santiago Bernabéu hacían aún más difícil la misión.

En el año 2019 el paracaidista que portaba la bandera, de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra, quedó enganchado a una farola convirtiéndose en protagonista involuntario del desfile.