España

El tijeretazo a los test de drogas 'mata': "Hay accidentes que se podrían haber evitado"

Los guardias civiles insisten en que este tipo de deficiencias "siempre se repercuten en los agentes y en la seguridad del ciudadano"

Un agente durante un control de tráfico de la Guardia Civil

Un agente durante un control de tráfico de la Guardia Civil EP

Los kits antidroga que recibe la Guardia Civil de Tráfico se han reducido drásticamente y con ello las pruebas realizadas a los conductores. Los agentes hicieron 12.236 test de drogas en febrero, casi cuatro veces más que un mes más tarde, con 3.336. «No sabemos por qué ha descendido así el suministro de kits antidrogas para la Guardia Civil. La realidad es que la prevención se nota. Hay accidentes que se podrían haber evitado si se hubieran llevado a cabo más pruebas y si el Cuerpo contara con las herramientas necesarias para hacer su trabajo», explica en conversación con El Independiente Pedro Carmona, secretario de Comunicación de AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles). ‘Análisis Toxicológicos en Accidentes de Tráfico de 2021‘ elaborado por el Ministerio de Justicia señala que «con relación al consumo de drogas se observa una tendencia al alza que alcanza un incremento del 8,6% en comparación con el año 2012 y que aumenta levemente (1,2%) con respecto al año 2020 (…) Desde 2016 se observa una marcada tendencia al alza (6,9%) en el consumo de cocaína entre los conductores fallecidos en accidente de tráfico.»

El descenso de test respecto a 2021 es evidente: sólo en enero y febrero se hicieron más que en el mismo período de un año antes, lo que se justifica por la reducida movilidad de aquel entonces debida al estado de alarma provocado por el coronavirus. Especialmente llamativos son los guarismos que corresponden a junio y julio, donde de un año para el otro se pasa de 11.253 y 10.032 test a 3.846 y 4.586 en la referencia más reciente.

Test de drogas realizados por la Guardia Civil de Tráfico mes a mes desde enero de 2021 a julio de 2022
  • Compartir
Test de drogas realizados por la Guardia Civil de Tráfico mes a mes desde enero de 2021 a julio de 2022 | AUGC

La reclamación de AUGC alza el grito contra las deficiencias con las que se topa la Agrupación de Tráfico para hacer su trabajo. «No hay vehículos, no hay ropa, no hay kits antidroga para los controles, no hay linternas… Pero luego llega el desfile del 12 de octubre y no se escatima en gastos», lamenta Carmona. El representante del sindicato policial apunta a temas económicos como posible porqué en la reducción de test de drogas para los controles de tráfico, aunque insiste en que «no sabemos si es que no los han comprado cuando debían o los gastos de las pruebas son muy altos». El precio del kit antidroga no es lo que infla la factura, sino el análisis de la prueba que se envía a laboratorio para confirmar los resultados. «Eso es lo que dispara el coste. El control de alcoholemia es mucho más sencillo y barato porque sale al momento». Para el análisis de las muestras recogidas el Estado recurre a los servicios de una empresa externa.

‘Mercadillo’ con ropa de la Guardia Civil

La escasez acompaña a los guardias civiles de Tráfico y su queja se extiende más allá de la ‘desaparición’ de los test de drogas. «Los agentes han montado un mercadillo para para conseguir la uniformidad de invierno que la Jefatura no proporciona», indica AUGC en un comunicado. La chaqueta de invierno no ha llegado después de dos años de petición. Carmona explica que los afectados han montado un grupo de Telegram para comentar si disponen de alguna uniformidad oficial de invierno que sea de una talla que no utilicen». .De este modo, se podría producir algún intercambio. En el grupo ya hay más de 300 agentes y la actividad es continua. «La Dirección General de Tráfico (DGT) hace caso omiso. Pere Navarro -director- ni está, ni se le espera», afirma Carmona.

«Si a la Institución le preocupan poco los riesgos laborales de los guardias civiles, agrede nuestros derechos, nos mantiene en unas condiciones laborales que nadie tiene -sin turnos configurados y estables, a veces sin poder conciliar-, menor relevancia tiene aún el hecho de no tener el material adecuado. Ya ni tan siquiera para protegernos, sino para que podamos desempeñar nuestro trabajo. La última muestra es el reparto de los test de drogas», concluyen desde el sindicato policial.

Te puede interesar

Comentar ()