España

"Los guardias civiles que estaban allí formados también le habrían pitado si hubieran podido"

Críticas a Interior por la invocación a la enseña nacional para que cesaran las protestas al ministro durante el acto por la festividad de la patrona: "Le pitan a él en señal de protesta por lo que está haciendo con lo que esa bandera representa"

El ministrro Grande-Marlaska, durante el acto conmemorativo del Día de la Patrona de la Guardia Civil en León.

Grande-Marlaska, durante el acto central del Día de la Patrona de la Guardia Civil en León. M. INTERIOR

Guardias civiles consideran que el abucheo recibido por Grande-Marlaska este domingo en León durante el acto central de la festividad de la patrona del Cuerpo -la Virgen del Pilar- refleja el «gran descontento» existente entre la ciudadanía con la gestión del titular de Interior, al que reprochan que no se haya ocupado de lo «realmente importante» durante sus más de cuatro años de mandato.

Cuando el ministro había pasado revista a los agentes en formación y se dirigía a saludar a las autoridades antes de colocarse en el palco para presidir la ceremonia, algunos de los ciudadanos allí congregados comenzaron a pitar y a proferir gritos a su paso. Segundos después, se leyó el siguiente mensaje por megafonía: «Se recuerda al público asistente la presencia de la bandera en formación. Se ruega que permanezcan en silencio como testimonio de respeto a nuestra bandera, a lo que representa y a la ceremonia que la Guardia Civil está celebrando en la ciudad de León».

No era la primera vez que el ministro del Interior era pitado en la calle. Ya le sucedió el pasado año durante el acto central de la festividad de la Virgen del Pilar -con Córdoba como escenario- y el pasado mes de mayo durante la jura de nuevos agentes de la escala básica (XXXVI promoción) en la Escuela Nacional de Policía de Ávila, donde se concentraron representantes del sindicato Jupol para reivindicar la equiparación salarial, la jornada laboral y los procesos selectivos.

«Los guardias civiles que estaban allí formados también le habrían pitado si hubieran podido, pero los habrían mandado a callar como hicieron por megafonía con el público», señalan desde la Asociación Escala Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC). «Vemos absolutamente normal que la gente pite y abuchee al ministro y a la directora general, María Gámez. La Guardia Civil está totalmente abandonada, no han hecho absolutamente nada por nosotros», añaden.

Como botón de muestra, ASESGC llama la atención sobre el hecho de que se hayan modificado artículos de la Ley de Personal en la modificación que se está tramitando para reservar una cuota de plazas a las mujeres -a fin de que aumente la presencia de agentes en el Cuerpo- mientras «hay cosas importantísimas que se quedan en el tintero». O la «discriminación» existente respecto a la Policía Nacional en materia de enseñanza, indican.

Ese abucheo es el sentimiento de cómo ve el Cuerpo a Marlaska y a la directora general», dicen guardias civiles

A juicio de esta asociación, es «bochornoso» que el ministro se «escudara en la bandera» para acallar los pitidos y «no pasar un mal trago». «Ese abucheo es el sentimiento de cómo ve el Cuerpo al señor Grande-Marlaska y a la directora general. Es el grito de los guardias civiles aunque ellos no pudieran darlo», agregan.

El mensaje lanzado por megafonía cuando empezaron a silbar al ministro ha causado estupor entre algunos veteranos oficiales del Cuerpo, que consideran «insólita» la invocación a la enseña nacional para que cesaran las protestas. «Marlaska ha utilizado la bandera de España como burladero para evitar que los ciudadanos le piten, intentando hacer creer a los asistentes que, si le pitaban a él, ofendían a la bandera. Es todo todo lo contrario, le pitan a él en señal de protesta por lo que está haciendo con lo que esa bandera representa».

En este sentido, Jucil recuerda que la crítica «va en el cargo» y lamenta que el titular del Interior afirme que no se producen ya actos de homenaje a etarras cuando «van más de 200». «Marlaska se expone a sus políticas, falta de seriedad y traición a una parte de sus subordinados. Nos preocupa que sus socios [de investidura, en alusión a EH-Bildu] pidan la expulsión de la Guardia Civil del País Vasco y que diga que no hay ongi etorri. Se lo creerán en China, que no saben de qué va esto…», declara su portavoz, Agustín Leal.

En vísperas del Día del Pilar, patrona de la Guardia Civil, la coalición abertzale ha lanzado una campaña a través de redes sociales en contra de la presencia del Cuerpo en Euskadi bajo el lema ‘Fuera de aquí, es tiempo de paz’. Según proclaman, «frente a los esfuerzos por negar nuestra identidad nacional» y ante «la presencia de las fuerzas de ocupación», el 12 de octubre «no hay nada que celebrar».

«Descontento de los ciudadanos»

«Aunque el ministro del Interior intente ocultarse detrás de la enseña nacional no puede acallar los abucheos que muestran el gran descontento entre los ciudadanos con su gestión al frente de Interior. En diversas ocasiones hemos solicitado la dimisión de Grande-Marlaska por el retroceso de los derechos de los trabajadores de la Guardia Civil. Quien sólo impide avances y no reconoce derechos entre los hombres y mujeres de la Guardia Civil sólo puede ser recibido entre abucheos», sostiene el portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Pedro Carmona.

Esta asociación mantiene actualmente un pleito en los tribunales contra la cúpula de Interior por el incumplimiento de varias de las cláusulas del acuerdo para lograr la equiparación salarial con las policías autonómicas, como incentivar económicamente el reingreso al servicio activo del personal de segunda actividad sin destino y reserva no ocupada. El procedimiento lo tramita el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo 1, que ha requerido ya a Interior tanto el dictamen en el que el Consejo de Estado concluía que los compromisos adoptados por el equipo de Juan Ignacio Zoido (PP) en marzo de 2018 no vinculaban jurídicamente a Grande-Marlaska como una copia íntegra del expediente de elaboración y tramitación del acuerdo alcanzado por el ministerio con cuatro sindicatos policiales y siete asociaciones profesionales de la Guardia Civil para recortar la brecha retributiva con los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza.

Por su parte, la Asociación Profesional de Cabos de la Guardia Civil (APC-GC) defiende que la ceremonia con motivo de la festividad de la patrona no es el escenario adecuado para expresar la crítica. «No se debe utilizar el desarrollo de un acto institucional en que está formada una representación de guardias civiles y presente la enseña nacional para exteriorizar tal o cual postura. Los guardias civiles no se merecen, por lo desagradable de la situación, que el desarrollo del acto quede ensombrecido por una legítima muestra de libertad de expresión pero que no es el lugar ni el momento para expresarla», manifiestan.

Te puede interesar

Comentar ()