España | País Vasco

Estatuto de Gernika, la promesa incumplida de Sánchez que 43 años después divide a los vascos

Los partidos valoran y conmemoran de modo diferente y por separado este aniversario de la norma a la que el presidente del Gobierno se comprometió a desarrollar de modo íntegro. Aún restan 25 competencias por transferir.

Fue el primero en ser aprobado. Lo hizo tal día como hoy, pero de 1979. Desde entonces Euskadi, gracias a su Estatuto de Autonomía, ocupa un lugar privilegiado en el protocolo autonómicos del Estado. Un marco de encaje territorial en España que a pesar de ser el más antiguo sigue siendo el más incumplido, con decenas de competencias aún por transferir. Convertido en moneda de cambio en los procesos de negociación entre Gobiernos durante las últimas décadas, este curso político se había convertido en la esperanza de que el sueño de su desarrollo íntegro que siempre reclamaron los nacionalistas vascos se viera cumplido.

No lo será. En el País Vasco creyeron tocar con los dedos el cumplimiento total del Estatuto de Gernika cuando el Gobierno de Pedro Sánchez se comprometió a devolver el apoyo del PNV a su investidura con un cronograma de plazos que culminaría con la transferencia de todas las materias pendientes, incluido un estudio sobre la cesión del régimen económico de la Seguridad Social.

A la legislatura de Sánchez le restan en el mejor de los casos diez o doce meses y en el tintero aún siguen pendientes de ceder a la Administración vasca casi 25 competencias. Cedida la gestión de prisiones hace un año, una de las que más críticas generó, el Ejecutivo central afronta ahora traspasar una nueva materia, en esta ocasión la gestión de los trenes de cercanías en Euskadi.

Relación con Sánchez

En Sabin Etxea son conscientes de que la gran oportunidad que vislumbraron se agota, que la mayor promesa de Sánchez, cerrar definitivamente esta legislatura un incumplimiento que data de 1979, tendrá que esperar. Al inicio del curso político Urkullu había reclamado al presidente del Gobierno una prueba de “confianza” en forma de aceleración del calendario de competencias o incluso con la conformación de una comisión permanente para el desarrollo del Estatuto. Sigue esperando.

El 43 aniversario de la aprobación del Estatuto de Gernika llega no sólo en un momento de enfriamiento y cierta resignación en la relación con Sánchez sino de aplazamiento en el proceso de renovación iniciado la pasada legislatura. El documento que debía superarlo una vez completado descansa en el Parlamento Vasco. Las tres propuestas de texto articulado del llamado nuevo estatus vasco siguen sin avanzar en la Cámara de Vitoria.

El lehendakari Urkullu aseguró ayer que es momento de “actualización y profundización” del Estatuto de Gernika aprobado hace más de cuatro décadas para incorporar en él aspectos “que entonces ni se imaginaban”, recordó en un foro sobre autogobierno celebrado en Bilbao. Un nuevo estatuto que deberá incluir entre sus herramientas mecanismos que permitan “cortocircuitar tentaciones recentralizadoras”.

Poder judicial propio

El lehendakari reclamó ayer un nuevo estatuto en el que se reconozcan aspectos como un poder judicial propio : «Un derecho inalienable a ser juzgado por nuestros propios jueces», reclamó ayer. Urkullu señaló que no se puede menospreciar «la trascendencia de poder contar con un poder judicial propio». Una cuestión que ya recoge el borrador del texto articulado de nuevo estatuto presentado por el PNV con el apoyo parcial del PSE y Elkarrekin Podemos.

Este aniversario se celebra entre insatisfechos, enfrentados y ajenos. Entre los primeros, los del PNV. En la división, nacionalistas contra PSE y PP y quienes viven ajenos a la jornada, la izquierda abertzale que siempre ha abogado por romper el vínculo estatutario con España. Muestra de ello es que este 25 de octubre, otrora festivo en Euskadi, las celebraciones serán por separado o inexistentes. Si ayer el PSE celebró un acto para reivindicarlo como “el guardián de la identidad entre diferentes” y no una “suma de competencias arrancadas a la Administración central”, el PP lo reivindicará hoy en solitario en un acto en la Casa de Juntas de Gernika. 

Te puede interesar

Comentar ()