España | Tribunales

Sánchez confía en cerrar el acuerdo del CGPJ en una segunda reunión con Feijóo

El presidente del Gobierno afirma que si alguien queda fuera del consejo de jueces no es por "vetos" sino porque no cumple los requisitos pactados, en clara referencia a la magistrada y exdiputada de Podemos, Victoria Rosell

Pedro Sánchez en Nairobi (Kenia).

Pedro Sánchez en Nairobi (Kenia). EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confía en poder sellar en los próximos días el esperado acuerdo de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tras una segunda reunión con Alberto Núñez Feijóo.

«Nunca hemos estado tan cerca del acuerdo como en este momento», ha afirmado en una conversación informal con periodistas en Pretoria, durante su viaje oficial a Kenia y Sudáfica.

Según sus declaraciones recogidas por EFE, el presidente ha afirmado que «nunca es tarde si la dicha es buena» y ha unido la renovación del tercio del Tribunal Constitucional que está de salida al desbloqueo del consejo de jueces que está «muy cerca». Ocurrirá una vez se produzca la reunión con el líder de la oposición de la que no ha querido dar más detalles para asegurar el éxito de las negociaciones en su último tramo.

El presidente del Gobierno y el líder de la oposición se reunieron hace dos semanas en La Moncloa para abordar la anomalía democrática que supone que el CGPJ lleve caducado desde hace casi cuatro años por la falta de acuerdo político para nombrar nuevos miembros. Además, al estar en funciones no puede nombrar a la cúpula judicial, lo que está dejando al Tribunal Supremo al borde del colapso, ya con un 20% de su plantilla de magistrados jubilados sin haber sido sustituidos. El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, presentó su dimisión precisamente para forzar la reunión entre ambos líderes políticos, argumentando que mantenerse en su cargo le haría «cómplice de una situación que aborrezco».

Victoria Rosell se quedaría fuera

En las citadas declaraciones, Sánchez no ha querido dar nombres pero sí ha afirmado que si alguien queda fuera del órgano de gobierno de los jueces no será por un «veto» a personas, sino porque no se cumplan con los requisitos acordados entre las dos partes de la negociación.

Se trata de una velada, aunque clara referencia a Victoria Rosell, la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, magistrada y exdiputada de Podemos a la que el partido morado se ha empeñado en introducir en el Consejo. Dicha exigencia supuso un escollo en las últimas conversaciones entre el ministro de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, y el vicesecretario de Institucional del Partido Popular, Esteban González Pons, que han llevado las negociaciones pero finalmente el Gobierno parece haber aceptado las condiciones de su interlocutor. El partido de Núñez Feijóo exigió que los candidatos no procedan directamente de la política. Las dos partes de la negociación han pactado también que los jueces que entren en política no puedan volver a la Justicia hasta dos años después, para evitar las puertas giratorias.

Te puede interesar

Comentar ()