España

La filósofa socialista Amelia Valcárcel califica la Ley Trans como una "monstruosidad que busca crear pánico"

Clausura unas jornadas del PP en el Congreso, celebra la implicación de los 'populares' y los califica como "partido de Gobierno"

La vicepresidenta del Real Patronato del Museo Nacional del Prado, Amelia Válcarcel

La vicepresidenta del Real Patronato del Museo Nacional del Prado, Amelia Válcarcel EP

La filósofa socialista y miembro del Consejo de Estado, Amelia Valcárcel, ha calificado la Ley Trans como una «tropelía» y una «monstruosidad» que, a su juicio, «busca crear pánico». «Es algo más que una ley mordaza, es la antinomia de lo que debe ser una ley, que no dice los derechos que no respetamos porque es incapaz de enumerarlos, que en el procedimiento cambia la carga de la prueba y que amenaza multas a las que no llega el pecunio de la mayoría de los mortales», ha declarado.

Valcárcel ha clausurado unas jornadas sobre esta norma organizadas por el PP en el Congreso, en las que ha celebrado la «implicación» del principal partido de la oposición en esta materia y le ha calificado, ante esta actitud, como «partido de Gobierno».

En su intervención ha criticado que su participación se haya producido en estas circunstancias y no, como a su juicio debería ser, en el contexto de la tramitación de la norma, en la Comisión de Igualdad. Este órgano ya aprobó el texto este lunes.

La experta ha asegurado que nadie «en su sano juicio» tramitaría una norma de las características de la Ley Trans (con procedimiento de urgencia) como lo ha hecho el Gobierno y tampoco la aprobaría en el día en que se hará en el Pleno (el jueves 22 de diciembre), en referencia a las fechas cercanas a la Navidad y en una sesión extraordinaria en la Cámara baja. «Estamos ante una anomalía», ha lamentado.

Y, en este sentido, ha advertido de que gobernar un Estado «no es como cuando uno hace retóricas en la facultad». «Puede ser divertido, en una ley de Estado puede tener consecuencias graves«, ha declarado, para añadir: «sobre todo si está mal hecha». Valcárcel ha señalado, al respecto que una norma aprobada a nivel estatal afecta a toda una sociedad.

Expertos y asociaciones

Antes de la intervención de Valcárcel, ha participado también en la jornada el director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental y jefe de Servicio de Psiquiatría del Niño y el Adolescente, Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Celso Arango, quien se ha mostrado a favor de «despatologizar» la transexualidad, pero apunta esta situación «no significa que no se tenga que hacer una buena evaluación de lo que esta pasando», especialmente en menores.

Según ha indicado es habitual que adolescentes que se autodenominan trans lo hagan como «solución mágica» a su falta de adaptación social y apunta que, en muchos casos, copian a otras personas de su entorno. En este sentido, ha comparado la transexualidad con la bulimia o la bigorexia. «Es una moda. Son cosas que se transmiten», ha declarado.

De forma similar se ha expresado Ana Hidalgo, representante de la Confluencia Movimiento Feminista, que se ha referido a las enseñanzas que, sobre esta materia, reciben los niños y adolescentes en los colegios, «fomentando y celebrando» que se unan a ellas. A su juicio, en los centros escolares «se predica la anticiencia» y, según ha denunciado, con la nueva ley «negarse» a pensar así «es transfobia».

Sobre esta situación ha hablado también la estudiante de psicología y desistidora (abandonó el proceso de transición antes de comenzarlo), Nagore Goicoetxea. En su caso, según ha indicado, creía ser trans por susproblemas de encaje social y bullying que había sufrido y fue gracias al tratamiento psicológico que descubrió que eran estos el origen de su malestar. Goicoetxea ha rechazado que la norma del Gobierno deje «como única opción» la autodeterminación y convierta en «terapia de reconversión» las consultas para que un paciente ahonde en su situación psicológica.

Junto a ella, la portavoz de la Agrupación de Madres de Adolescentes y Niñas con Disforia de Género Acelerada (AMANDA), Marta Oliva, ha señalado que sus hijas llegaron a esta situación con problemas de salud mental previos, como Autismo, trastorno límite de la personalidad o un trastorno de la atención, así como situaciones previas de violencia en el colegio o en el entorno familiar.

«Sufren mucho y quieren dejar de sufrir», ha relatado, antes de señalar que muchas de ellas buscan soluciones en las redes sociales y las encuentran en perfiles que les auguran la felicidad si transicionan.

La endocrinóloga Isabel Esteva, por su parte, ha lamentado que el Ejecutivo «no haya oído» a las personas trans o a las destransicionadoras para redactar la ley. Para la experta, esta es la razón por la que la norma mezcla conceptos sexo y género, además del legislativo y el registral.

Te puede interesar

Comentar ()