La Mesa del Congreso ha decidido personarse en el procedimiento abierto en el Tribunal Constitucional sobre el recurso de amparo del PP contra la tramitación de las enmiendas de la ley de sedición destinadas a la renovación de este órgano. La mesa, en la que el PSOE y Unidas Podemos tienen mayoría, lo ha hecho con el aval de los servicios jurídicos y pese a la oposición del PP y Vox.

Según ha informado Europa Press, los ‘populares’ y los de Santiago Abascal han mostrado su rechazo a la personación de la Cámara que ya anticipó a última hora de lunes la propia presidenta del Congreso, Meritxell Batet, quien defendió la actuación del Congreso y mostró su deseo de que la Cámara sea «oída» cuanto antes en el TC.

Fue el propio Constitucional quien, en la resolución emitida este lunes, emplazaba al Congreso a comparecer en el procedimiento en calidad de demandado y le daba un plazo de diez días para hacerlo.

Tras al debate suscitado en el seno del órgano de gobierno, la Mesa de la Cámara ha optado, con el aval de los servicios jurídicos de la institución, por tomar parte en el procedimiento para poder defender la autonomía del Congreso y su función legislativa.