España

El Senado aprueba la derogación del delito de sedición y el abaratamiento de la malversación

El PP acusa al Gobierno de querer colocar a Pumpido en el TC para permitir la consulta de ERC

Javier Maroto, senador del PP por designación autonómica de Castilla y León

El portavoz del grupo popular en el Senado, Javier Maroto. EP

La reforma del Código Penal que deroga el delito de sedición y abarata el desvío de fondos públicos pactada entre PSOE, Unidas Podemos y ERC ha sido objeto de debate exprés en el Senado, donde ha salido adelante con 140 votos a favor, 118 en contra y tres abstenciones. De este modo, a partir de su publicación en el BOE, la sedición se convierte en un delito de «desórdenes públicos agravados» y la rebaja de la malversación distingue entre el enriquecimiento personal mientras suaviza los fondos desviados, aunque sea para fines ilegales, como el desafío independentista catalán.

Con esta votación culmina, a juicio del Gobierno, la agenda catalana, aunque ERC ya ha puesto sobre la mesa su exigencia de un referéndum de autodeterminación. El portavoz popular, Javier Maroto, ha acusado al Ejecutivo de ir dando cumplimiento a todas las exigencias de los republicanos independentistas con una única excepción, al menos, hasta ahora: la celebración de un referéndum de autodeterminación.

Pero para dar satisfacción a la enésima exigencia de la Generalitat, ha dicho, «necesita colocar a un magistrado, cuyo nombre empieza por Cándido y termina por Pumpido, para asegurarse de que cuanto esa consulta llegue el TC no sea un obstáculo», ha afirmado el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, en alusión a Cándido Conde Pumpido. Ahí creen los populares que reside el interés de Pedro Sánchez por cambiar las actuales mayorías en el tribunal de garantías, poniendo al frente del mismo a quien muchos apuntan como el auténtico estratega de las dos enmiendas de reforma del TC y del CGPJ.

Maroto, quien ha elevado el tono para reprochar que celebrar este debate en pleno sorteo de la lotería de Navidad, no es «una cuestión de urgencia si no de vergüenza», ha querido dejar claro que su partido reconoce la legitimidad del Gobierno de Sánchez. «Sánchez es un presidente legítimo porque fue la primera fuerza en las urnas y elegido en el Congreso acorde a nuestras normas». Significa, ha subrayado que «no es ilegítimo ni un okupa», dos argumentos usados por Vox. Pero, ha objetado el popular, «dado que estos días presume Sánchez de que hay que respetar lo que dicen las urnas, hacer todo lo contrario de lo que prometió es una actitud profundamente ilegítima».

Maroto admite que el Gobierno de Sánchez «no es ilegítimo ni un okupa»

Ha aludido Maroto a la promesa de tipificar los referéndum ilegales; no indultar a los cabecillas del procés; no gobernar con los independentistas; dejar a Podemos fuera del Gobierno «para conciliar el sueño» y la negativa a celebrar una consulta en Cataluña. «¿Por que ha traicionado todo aquello de lo que habló?», ha preguntado.

Un día después de que el Tribunal Constitucional se ratificara en su decisión de aceptar el amparo del PP, Maroto ha calificado a Sánchez de «mentiroso cobarde, pues es cobarde lo que ha hecho» al intentar disfrazar ambas reformas en otra ley para que el trámite parlamentario culminase antes de fin de año. Pero con el recurso de amparo del PP «les ha salido rana». Además, los populares, ha anunciado, recordarán «todos y cada uno de los días que queda de legislatura la tropelía que ha hecho Sánchez con el estado de derecho, no va a olvidar la traición de Sánchez a sus promesas y a España».

En definitiva, «se ha intentado solventar una cosa muy importante con una chapuza, con un error, y se han topado con el estado de derecho. Ni el PP ni el TC han dicho que esta ley no se puede hacer ni aprobar, lo que han dicho es que no se puede hacer ni aprobar así, ¿lo entienden?», ha interpelado a los socialistas.

Tras negar la existencia de un «complot» entre el PP y el TC ha concluido que «lo más grave es legitimar el discurso del independentismo. Ponen al TC como herramienta para que construyan el siguiente relato. Tienen un problema con el concepto de la democracia», ha sentenciado. Precisamente, el presidente del Senado, Ander Gil, ha denunciado poco antes del arranque de la votación que el TC ha «imposibilitado el pleno ejercicio de las facultades del Senado de España», palabras jalonadas con los aplausos de los senadores del PSOE y de sus apoyos parlamentarios puestos en pie.

Te puede interesar

Comentar ()