España

La exaltación a ETA crece un 139% este año: 546 actos de apoyo a sus presos y un 'ongi etorri'

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco documenta 226 pancartas y pintadas, 47 'fiestas populares' de apoyo, 174 manifestaciones reclamando amnistía y 44 homenajes a etarras fallecidos, entre otros actos.

Pintadas a favor de los presos de ETA en Errentería.

Pintadas a favor de los presos de ETA en Errentería. MIKEL SEGOVIA

Los actos de apoyo a ETA y sus presos se han multiplicado a lo largo de este año. Lo han hecho de manera mucho más numerosa que el año pasado. El Observatorio de la Radicalización del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha documentado en los últimos doce meses hasta 547 actos de apoyo a la banda terrorista, lo que supone un incremento del 139% respecto al año pasado, cuando pudo registrar 228 actos de este tipo.

En una nota en la que Covite ha realizado el balance de actos promovidos por los sectores afines a la banda, destaca que en cambio sí han disminuido de modo importante los actos de bienvenida u ‘ongi etorri’ que se venían realizando a los presos de ETA a su salida de prisión. Este año tan sólo se ha podido documentar un acto de este tipo, en concreto la bienvenida dada al preso de ETA Ibai Aginaga el pasado 13 de marzo, en la localidad guipuzcoana de Berango. Para la presidenta del Colectivo de Víctimas, Consuelo Ordóñez, esta disminución ha sido posible gracias a la denuncia que asociaciones como la suya han venido realizando contra estos homenajes de bienvenida a los presos de ETA al recuperar la libertad con «actos humillantes e indignos». Denuncia que se ha mantenido constante desde 2016 y que ha dado como resultado «el rechazo de la mayoría de la sociedad vasca, navarra y española a los ‘ongi etorris’, así como la condena de la mayoría de las instituciones y fuerzas políticas a los mismos exceptuando a EH Bildu».

A lo largo de este año la vía de homenaje y apoyo a los presos de ETA más frecuente ha continuado siendo la aparición de pintadas y pancartas, con 226 actos documentados, con «ensalzamientos explícitos a ETA y sus presos«, recuerda Covite. Además, se han producido al menos 174 manifestaciones reclamando la amnistía para los etarras encarcelados -la tipología de acto que más ha aumentado este año-, 47 ‘fiestas populares’ celebradas de modo específico para ensalzar a la banda u hostigar a la Guardia Civil, como es el caso del ‘Ospa Eguna’ de Alsasua o el ‘Gudari Eguna’, además de 44 homenajes públicos a etarras fallecidos. A todos ellos se suman 55 actos de distinta índole en los que también se ha mostrado apoyo explícito a ETA, como es el caso de las cenas de navidad instaladas en distintas localidades con imágenes de los presos de ETA.

El «culto a ETA», lejos de desaparecer

El Colectivo de Víctimas subraya que estas cifras revelan que «el culto a ETA» está «lejos de desaparecer». Del total de los actos realizados, 197 han tenido lugar en Vizcaya, 192 en Guipúzcoa, 69 en Navarra, 47 en Álava, 14 en otras provincias –8 en Cataluña, 2 en Madrid, 2 en Castilla y León, 1 en Galicia y 1 en Canarias– y 28 en el País Vasco francés.

Ordóñez recuerda que «las calles y los espacios públicos en Euskadi y Navarra siempre han sido un escaparate de las reivindicaciones de la izquierda abertzale, y todavía hoy lo son»: «Centenares de jóvenes están creciendo con la idea de que los etarras son héroes. Reivindicar la amnistía para quienes están en la cárcel por crímenes gravísimos podrá ser legal, pero es un claro síntoma de anormalidad moral y democrática. ¿Acaso vemos en Francia a cientos de personas en las calles pidiendo la excarcelación de terroristas yihadistas?».

Covite lamenta que «pese a que el fenómeno de la radicalización violenta a favor de ETA en el País Vasco y en Navarra no disminuye, «las instituciones continúan sin tratar este asunto con la seriedad y la urgencia que merece». Critica que los esfuerzos de prevención de radicalización, incluido el Plan Nacional de Prevención, «se hayan centrado durante todos estos años en el
yihadismo y hayan ignorado el principal foco de radicalización que teníamos y tenemos en nuestro país».

Ha responsabilizado a los políticos de la izquierda abertzale de ser quienes «más contribuyen a esta radicalización violenta, al llamar ‘presos políticos’ a los asesinos de nuestros familiares y ‘refugiados’ a los etarras prófugos de la
justicia». Ordóñez recuerda que «este mismo año, con motivo del aniversario del fin del terrorismo de ETA, Arnaldo Otegi insistió en que los presos de ETA son tan víctimas como los asesinados por ETA y que la solución para la convivencia pasa por su excarcelación, es decir, por la impunidad, porque siempre han creído y siguen creyendo que matar o ayudar o a matar no estuvo mal, y que por ello no merecen estar en la cárcel. En Covite no nos vamos a acostumbrar nunca a estas provocaciones de los
líderes de la izquierda abertzale».

Comentar ()