España

La Nochebuena de los presos de ETA: sólo 14 la pasarán en cárceles alejadas de Euskadi

Las prisiones vascas cuentan ya con 119 presos de la banda terrorista y una decena en Navarra. Los colectivos de apoyo a los presos de ETA organizan movilizaciones en su apoyo durante estos días que culminarán con una gran manifestación el 7 de enero.

Mesa en recuerdo de diez presos de ETA encarcelados instalada en Galdakao.

Mesa en recuerdo de diez presos de ETA encarcelados instalada en Galdakao.

Sólo quedan 14. Cabrían todos en una mesa de Nochebuena. La mayor parte han sido trasladados a cárceles vascas en los últimos meses y semanas, antes de estas Navidades. Pese a ello, esta noche en algunos municipios vascos volverán a denunciar que no están cerca, en casa, que se les sigue aplicando una “política de venganza”, de “excepción” a los presos de ETA. Quizá lo hagan una vez más representando su ausencia con una mesa navideña en la plaza del pueblo, con sus nombres. Quienes seguro que no estarán en muchas cenas de Navidad serán sus víctimas.

Quienes aún no han sido acercados a prisiones vascas o navarras o próximas a Euskadi y Navarra cumplen en la mayoría de los casos condena por delitos muy graves. La mayor parte del colectivo de presos de ETA pasará esta Navidad en una prisión próxima a su lugar de origen. El final de la política de dispersión aplicada desde 1989 por el Gobierno de Felipe González contra el colectivo de presos de ETA la ha dejado prácticamente liquidada Pedro Sánchez como parte de los acuerdos alcanzados con su socio, EH Bildu.

La cena de Nochebuena de la mayor parte de los presos de ETA tendrá lugar en una cárcel vasca. Los centros penitenciarios de Basauri, Zaballa y Martutene tienen en sus celdas a 119 presos de la banda terrorista, casi el 70% del total. La mayoría está ingresada en la prisión de Zaballa, en Álava, donde cumplen condena 66 internos de ETA. En Martutene (Gipuzkoa) lo hacen 30 y en la prisión vizcaína de Basauri, 23. A ellos se suma la decena de internos de la organización armada que está interna en la cárcel de Pamplona. Quienes siguen alejados de Euskadi y Navarra ya no lo hacen en las prisiones más alejadas de Andalucía o Extremadura, como ocurría hace dos años sino en un radio no superior a 350 Km.

La distancia de quienes aún no han sido acercados se ha acortado. Están encarcelados en cárceles como la de Mansilla de las Mulas (León), que es la que más presos de ETA alberga, 4, seguida de las prisiones de Logroño (2), la palentina de Dueñas (2) y la de Daroca, en Zaragoza (2). El resto de los reclusos que cumple condena lejos del País Vasco lo hace en la cárcel del Dueso (Cantabria), Soria, Alcalá en Madrid y Estremera, con un interno de la banda terrorista en cada una de ellas.

Movilizaciones navideñas

A todos ellos hay que sumar los que cumplen condena bien en prisiones del sur de Francia, donde sigue apenas una docena de presos, o bien en régimen de arresto domiciliario. En esta circunstancia se encuentran 16 presos, algunos de ellos con enfermedades graves. En dos casos los presos están en centros asistenciales por requerir atención sanitaria.

El entorno de apoyo al colectivo de presos ha vuelto a impulsar su campaña no sólo para cerrar la dispersión pendiente sino también para reclamar la vuelta de los cinco “deportados políticos” que asegura que aún no pueden regresar. Se trata de históricos miembros de ETA que residen en Cuba, Venezuela y Cabo Verde.

En las movilizaciones que estos días multiplican los colectivos de apoyo a los presos etarras, destacan las peticiones para revertir las revocaciones de progresión de grado con los que se está encontrando el colectivo de presos de ETA. Por el momento, media docena de terceros grados concedidos por el Gobierno vasco, actual responsable de la gestión penitenciaria en Euskadi, han sido anulados por la Audiencia Nacional y han supuesto el reingreso en prisión de internos de ETA.

En estos días navideños tanto la izquierda abertzale como las organizaciones que la apoyan en esta reclamación, Sare o Etxerat, entre otras, han aprovechado para realizar convocatorias en forma de concentraciones o manifestaciones para volver a salir en apoyo a los presos de ETA para acelerar su salida de prisión y el “regreso a casa”.

Las ferias de Santo Tomás, muy populares en Euskadi, se aprovecharon el pasado día 21 para realizar concentraciones. Sobre el calendario se habían incluido actos similares para este viernes y Sábado en Vitoria y Bilbao y para el día 31 en San Sebastián, además de en numerosos municipios vascos. El objetivo es retomar la reivindicación y movilización entre sus seguidores de cara a la manifestación convocada para el día 7 de enero por Sare en Bilbao en favor de la vuelta a casa de los presos de ETA.

«No pararemos hasta que estén en casa»

Para estos días hay previstas incluso concentraciones a las puertas de algunas prisiones, como la de Basauri, en Bizkaia, el próximo día 31. El programa de actos incluye un certamen de ‘bertsos’ (Competición de versos y rimas improvisados y oral en euskera sobre una temática propuesta) en la localidad guipuzcoana de Oiartzun. En ella intervendrán algunos de los principales ‘bertsolaris’ vascos, como la reciente vencedora del Campeonato de Bertsolaris, Maialen Lujanbio. 

En los últimos días la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, ha salido en apoyo del Gobierno vasco en su gestión penitenciaria. Lo ha hecho acusando a la Audiencia Nacional de impedir que prevalezca el criterio de las Juntas de Tratamiento de las cárceles vascas, “están vetando sus decisiones bien fundamentadas” y “ninguneando” su criterio: “Debe finalizar este bloqueo de la Audiencia Nacional”.

La movilización en apoyo a los presos se está intensificando de modo especial entre algunos colectivos de jóvenes, que apenas conocieron los años de violencia de ETA. El día 17 en Villava, (Navarra) bajo el lema ‘Gertu ditugu, gaude’ (Los tenemos, estamos, cerca) se celebró el ‘Htxrock’ un festival que suma 27 ediciones y en el que el apoyo a los presos de la banda lo escenificó la hija de un preso de la banda, condenado por el asesinato en 1995 del concejal del PP Gregorio Ordóñez. Fue la encargada de leer un comunicado de apoyo a los presos en los que les trasladó que “estamos preparados para traer a todos a casa”: “No pararemos hasta que el último preso esté en casa”.

Sortu ve una «venganza insaciable»

También la izquierda abertzale ha elevado el tono ante la decisión de la Justicia de revocar algunas de las progresiones de grado de los presos de la banda terrorista. Califica de “venganza insaciable” las peticiones de condena para “presos políticos” como Asier Ezeiza hechas esta semana por la Fiscalía. Justifica su crítica en que once años después del final de “la acción armada” de ETA se sigan reclamando hasta 19 años de cárcel a acusados por terrorismo con el único afán de “llenar las cárceles”, asegura Sortu. La formación principal de EH Bildu llega incluso a acusar al Estado de tener como “rehenes” a los presos de ETA y a la sociedad vasca para evitar “arreglar el problema político subyacente al conflicto”. 

Sobre la mesa la Audiencia Nacional aún debe resolver varios recursos presentados por la Fiscalía contra la concesión de grados de semilibertad a presos de ETA y sobre los que por ahora no ha habido nuevos pronunciamientos. Desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) han recordado, tanto al Ejecutivo Vasco como a la Audiencia Nacional, que se debe ser más exigente en los requisitos que se reclaman a los presos, en particular en su colaboración con la Justicia en el esclarecimiento de crímenes de ETA sin resolver y en el cumplimiento de la responsabilidad civil impuesto a los internos.

En este sentido, la AVT ultima la remisión de información sobre presos que podrían estar implicados o conocer información relevante sobre este tipo de atentados sin esclarecer y a los que se les debería reclamar colaborar antes de poder acceder a una progresión de grado.   

Comentar ()