Los principales líderes políticos de Europa han compartido este sábado mensajes de pésame tras el fallecimiento del papa emérito Benedicto XVI, de origen alemán, recordando la importancia histórica de su figura y el legado teológico. Uno de los primeros en hacer públicas sus condolencias ha sido el canciller de Alemania, Olaf Scholz, compatriota de Benedicto XVI, a quien ha descrito como «un teólogo inteligente», así como «un líder especial para la Iglesia» capaz de trascender fronteras.

También la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, ha expresado su pesar por el fallecimiento de «un gigante de la fe y de la razón», de «un grande de la historia al que la historia no olvidará» aunque pasen los años. «Puso su vida al servicio de la Iglesia universal y ha hablado, y seguirá hablando, al corazón y a la mente de los hombres con la profundidad espiritual, cultural e intelectual de su Magisterio», ha enfatizado en Twitter.

A nivel de la Unión Europea, la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula Von der Leyen, ha querido destacar la «fuerte señal» que Benedicto XVI envió con su renuncia al cargo, ya que demostró que «se veía a sí mismo primero como un siervo de Dios y de la Iglesia». «Una vez que su fortaleza física menguó, siguió sirviendo con la fuerza de sus oraciones», ha añadido Von der Leyen.

Por su parte, la presidenta de a Eurocámara, Roberta Metsola, ha dicho que «Europa llora» el fallecimiento de Benedicto XVI, de quien ha recordado una declaración: «No tengas miedo del mundo, ni del futuro, ni de tu debilidad».

Condolencias compartidas

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha expuesto en Twitter sus condolencias: «Mis pensamientos están con los católico de Francia y del mundo, enlutados por la partida de Su Santidad Benedicto XVI, que trabajó con alma e inteligencia por un mundo más fraternal».

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha descrito a Benedicto XVI como uno de los mayores teólogos de nuestro tiempo y ha llamado a continuar su «gran legado», mientras que el canciller de Austria, Karl Nehammer, se ha referido a él como una «figura histórica notable», incidiendo también en que fue el primer Papa en abdicar en la historia reciente.

En España Alberto Núñez Feijóo o Santiago Abascal han querido despedirse del papa emérito, Benedicto XVI, a través de sus redes sociales. El líder de la oposición ha compartido una foto del viaje del papa en 2010 a Santiago de Compostela por el año santo. «Siempre lo recordaremos como un peregrino más por su intelectualidad y cercanía», ha escrito Feijóo.

Por su parte, Santiago Abascal ha recordado al papa emérito como alguien que «nos invitó a ser minorías creativas que fermentan la sociedad con Bien, Verdad y Belleza».

«Profunda huella»

Otras figuras importantes de la Iglesia española como el Arzobispo de Madrid Carlos Osoro Sierra o la Conferencia Episcopal han tenido palabras de agradecimiento y cariño hacia Benedicto XVI por su labor en la Iglesia.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha destacado este sábado la «profunda huella» que Benedicto XVI dejó en los católicos españoles durante sus ocho años de pontificado en los que visitó nuestro país hasta en tres ocasiones y aprobó la mayor beatificación de la historia al proclamar beatos a 498 españoles.

En un comunicado, la CEE destaca que el papa emérito Benedicto XVI, fallecido este sábado ne Roma a los 95 años, alentó a la iglesia española en su fe en numerosas ocasiones, con sus gestos, discursos, actos y visitas a España.

En la Catedral de la Almudena las campanas han tocado a difunto para anunciar al pueblo de Madrid la muerte del Papa emérito Benedicto XVI.