España | Tribunales

Balaguer no desiste de la presidencia del TC y el grupo progresista se reúne para cerrar filas

El miércoles está previsto el Pleno en el que los magistrados del Alto Tribunal elegirán a su presidente, optando al cargo tanto el ex fiscal general del Estado Cándido Conde-Pumpido como la catedrática de Derecho Constitucional María Luisa Balaguer

María Luisa Balaguer y Cándido Conde-Pumpido.

María Luisa Balaguer y Cándido Conde-Pumpido. EFE

Los cuatro nuevos magistrados del Tribunal Constitucional tomaron posesión de su cargo en un solemne acto en el tribunal de garantías este lunes durante el que el presidente saliente, Pedro González-Trevijano, se despidió con un discurso plagado de alusiones indirectas a los partidos políticos.

Pero el foco del acto al que asistieron diversas personalidades y medios de comunicación no estuvo en ellos, sino en otros dos protagonistas: los magistrados Cándido Conde-Pumpido y María Luisa Balaguer.

Ambos se disputan la presidencia del tribunal de garantías en la nueva etapa de mayoría progresista (siete magistrados de dicha tendencia frente a cuatro conservadores) que se ha iniciado este lunes con la salida del presidente González-Trevijano, el vicepresidente Juan Antonio Xiol y los magistrados Antonio Narváez y Santiago Martínez-Vares.

Una vez los nuevos magistrados Juan Carlos Campo y Laura Díez (nombrados por el Gobierno) y César Tolosa y María Luisa Segoviano (nombrados por el Consejo General del Poder Judicial) tomaron posesión de su cargo, todos los miembros del Alto Tribunal tendrán que elegir a su presidente en una votación secreta.

El Pleno se retrasa un día

El magistrado de mayor edad del tribunal, Ricardo Enríquez, ocupará la presidencia de manera momentánea hasta que se produzca la elección, cuando se da por hecho que será él quien resulte elegido vicepresidente por ser el miembro más antiguo entre los conservadores. Este lunes convocó el Pleno para votar al presidente, que se celebrará el próximo miércoles.

Estaba previsto que dicha reunión tuviera lugar este martes, 24 horas después de la toma de posesión, pero finalmente se ha retrasado un día. Fuentes del tribunal indicaron que se decidió así para que los nuevos magistrados tuvieran tiempo de celebrar el nombramiento con sus familiares y tomar contacto con el propio tribunal.

Sin embargo, de manera extraoficial las citadas fuentes reconocen que la celebración del Pleno se ha retrasado porque los magistrados progresistas necesitan más tiempo para cerrar filas, puesto que quieren ir a la reunión con un único candidato y sin fisuras. Este martes mantendrán una reunión.

Será difícil conseguirlo puesto que la magistrada Balaguer, catedrática malagueña de Derecho Constitucional, feminista y de ideología socialista, no desiste de optar a la presidencia en favor del ex fiscal general del Estado y magistrado coruñés de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Cándido Conde-Pumpido, próximo al Gobierno de Pedro Sánchez.

En la votación del Pleno, cada magistrado puede votar al candidato que considere o a sí mismo. De esta manera, Pumpido y Balaguer tienen la misma posibilidad de reunir seis votos (los de los cinco progresistas Juan Carlos Campo, Laura Díez, Inmaculada Montalbán, Ramón Sáez y María Luisa Segoviano más el suyo propio) frente a cuatro (los de los conservadores César Tolosa, Enrique Arnaldo, Ricardo Enríquez y Concepción Espejel).

En este sentido, el voto de María Luisa Segoviano, que aún es una incógnita puesto que a pesar de su trayectoria y su tendencia progresista fue propuesta por el bloque conservador del Consejo General del Poder Judicial, será clave para el desempate.

Sea Pumpido (74 años) o Balaguer (70 años) quien finalmente resulte elegido presidente, ocupará el cargo por un período de dos años y medio, puesto que ambos fueron nombrados a propuesta del Senado en 2017 y su mandato vencerá en 2026.

Te puede interesar